PUBLICIDAD

Opinión

No nos dejemos engañar

Todos los gobiernos tienen el derecho inalienable de construir su plan de trabajo, priorizando en el ejercicio público los aspectos más relevantes según su visión

Andrea Chávez
Analista

viernes, 11 noviembre 2022 | 06:00

PUBLICIDAD

Todos los gobiernos tienen el derecho inalienable de construir su plan de trabajo, priorizando en el ejercicio público los aspectos más relevantes según su visión, pero este deberá priorizar la eficiencia del gasto en todo momento, de acuerdo a las necesidades más apremiantes. En este sentido, el Presupuesto de Egresos para el Ejercicio Fiscal de 2023 busca dar continuidad al compromiso del presidente Andrés Manuel López Obrador de consolidar la política económica y social, destinando recursos a programas de rescate social y a proyectos de infraestructura estratégicos a fin de garantizar el bienestar de las familias mexicanas en todo el país.

Sin embargo, los acérrimos opositores al Gobierno federal siguen con resentimientos desde que, en la discusión del Presupuesto de Egresos para 2019, se eliminó toda posibilidad de que unos cuantos privilegiados continuaran beneficiándose a costa del pueblo. En Chihuahua, el bloque conservador sostiene un discurso de “ahorcamiento presupuestal'' por parte del Gobierno federal. Pero, es falso que se nos reduzca el apoyo, al contrario, se ha aumentado y prueba de ello son:

PUBLICIDAD

El aumento de siete mil 667 millones de pesos en el presupuesto federal para el estado en 2023. En total serán 67 mil 137.8 millones para nuestro estado, lo que representa un incremento en términos reales de 8.1 por ciento, respecto de este año.

Las participaciones federales, esas que dicen que presentan una reducción, serán de 37,608.6 millones, registrando un aumento nada desdeñable de 13.5 por ciento. Asimismo, las aportaciones federales serán por 25, 851.3 millones de pesos, un incremento de casi el dos por ciento.

No hay que olvidar los proyectos de desarrollo que se impulsan en nuestra entidad, como es el caso del Hospital General Regional de Ciudad Juárez, aquél que en más de una década de gobiernos panistas se dejó en el abandono, convertido en un edificio cascarón. Hicieron un estudio que costó 10 millones de pesos, supuestamente para hacer el sondeo de qué proyecto quería la ciudadanía; dinero tirado a la basura porque ningún Gobierno estatal se dignó en terminarlo.

Gracias a la 4T, el Hospital ubicado en la avenida Antonio J. Bermúdez y Vicente Guerrero, ahora sí será terminado, y se prevé un presupuesto de mil 600 millones de pesos, beneficiando a más de un millón 200 mil derechohabientes del IMSS en la localidad; tendrá 260 camas y será el más grande que el Instituto haya construido en los últimos años.

Que no culpen al Gobierno federal de sus malas finanzas, porque si no les alcanza el dinero seguro será por derrochar en hacerse publicidad a costa del erario; por endeudar al estado con proyectos que emergen de la opacidad, como la Torre Centinela, un proyecto multimillonario que no solucionará la inseguridad, o como “La Golondrina y su Príncipe” una obra teatral de 12 presentaciones que nos costará cerca de 35 millones de pesos. Ridículo.

¿Por qué no invertir esa suma en espacios dignos para las y los chihuahuenses? En servicios básicos como son la educación y la salud, o en políticas sociales. Las y los habitantes de la Sierra Tarahumara se nos mueren de hambre, y eso no indigna a la derecha, eso no lo ve. Para los conservadores, la inversión en programas sociales no son más que dádivas. No entienden que es lo mínimo que puede ofrecerse a un pueblo que durante décadas ha padecido la miseria y la precariedad que les coloca en una situación de vulnerabilidad extrema.

Tenemos un Gobierno federal que desde el inicio posicionó a la frontera norte de México como una prioridad, pero a pesar de ello, en Chihuahua, con el gobierno del PAN no se distribuye de manera justa el recurso público y eso tiene que cambiar. 

Las y los representantes de la 4T en Chihuahua no claudicaremos en nuestra encomienda: erradicar la corrupción y terminar con el despilfarro que durante años ha sometido al pueblo chihuahuense a la marginación, a la pobreza, a la exclusión y a la criminalidad. No nos dejemos engañar.

 

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

close
search