Opinión
OPINIÓN

No dejará ni los trastes en la cocina de Palacio

Tenemos que acaba de despacharse con otros tres créditos bancarios más de los llamados de corto plazo por la friolera de 600 millones de pesos y a razón de 10 por ciento de intereses, en promedio

LA COLUMNA
de El Diario

martes, 08 septiembre 2020 | 06:00

-No dejará ni los trastes en la cocina de Palacio

-Nueva causa contra exsecretario duartista

-Una ‘alianza’ tardía y sin pólvora real

-Cubrebocas nomás para las fotos

Ni trastes en la cocina de Palacio de Gobierno dejará en su partida Javier Corral Jurado. Está raspando los sartenes para amarrarlos limpios junto al menaje que cargará en la mudanza hacia el nunca vuelvas.

Tenemos que acaba de despacharse con otros tres créditos bancarios más de los llamados de corto plazo por la friolera de 600 millones de pesos y a razón de 10 por ciento de intereses, en promedio. Tasa fija más sobre tasa.

Acaban de estampar su firma en el fallo correspondiente el flamante doctor, secretario de Hacienda, Arturo Fuentes Vélez; el subsecretario de Egresos de la misma institución, César Bolado Rubio; y el subsecretario de Ingresos, de la propia Hacienda, Juan Pablo García Delgado.

Ninguna explicación ofrecen a los chihuahuenses Corral ni sus funcionarios. Sólo piden y piden; se gastan el dinero, y hasta el momento no sabemos en qué.

Ayer publicó El Diario que licitaron compras de pavos por cinco millones de pesos para los amigos del gobernador y de sus funcionarios. Indudablemente el dinero saldrá de esos préstamos. La obviedad dice que para sueldos, oficialmente no explican ni preguntándoles en conferencias de prensa.

El próximo diciembre será el último de Corral y su grupo en el gobierno. Deberán tener suficientes fondos para aguinaldos, bonos, finiquitos y todos los arrimadijos que su creativa imaginación conciba.

Los créditos de corto plazo deben ser pagados tres meses antes de concluir la administración. Lleva acumulados Corral durante el presente año préstamos de esta naturaleza por casi dos mil 700 millones de pesos y aproximadamente 11 mil millones durante los cuatro años de su gobierno. Echemos números a los intereses sólo promediando el 10 por ciento.

No olvidemos que esa es la deuda “chiquita”. Fuentes Vélez, sus asesores y el patrón Corral, han manejado aparentemente con las extremidades inferiores la deuda grande, la de largo plazo.

En conjunto la cifra por deuda pública debe andar rozando los 60 mil millones, o hasta más, si tuviéramos claridad en los números generales.

No sabemos quién o quiénes todavía, pero queda claro que en comisiones por arriba y por abajo del agua, deben estar quedando al menos unos cinco mil millones, pues oficialmente el pago total de intereses debe rondar los 20 mil millones de pesos.

Igual que Duarte, no dejarán ni pagar la nómina de septiembre del 2021... o posiblemente antes, para como pintan las cosas.

***

Mañana tendrá otra audiencia de vinculación el exsecretario general de Gobierno, Raymundo Romero Maldonado, quien se encuentra sujeto a un proceso penal previo.

En la nueva causa penal contra quien pasó la Nochebuena pasada en el Cereso de Aquiles Serdán, todo parece indicar que quien la libró fue un fugaz secretario de Hacienda del sexenio de César Duarte, José Luis “La Pitaya” García Mayagoitia.

Es el caso, reseñado en días pasados, basado en el pago de unas conferencias que dieron los españoles Antonio Navalón y Baltazar Garzón, entre otros, en la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez. Era el primer tercio de la administración estatal anterior.

Según una promoción de la defensa de Romero (la imagen del oficio puede verse en la versión digital de La Columna), el exsecretario pide no ser el único crucificado por un supuesto desvío de recursos. Enlista a siete para que también sean declarados en la causa penal 1578/2019.

El duartista hace referencia a los dichos del testigo protegido REAL7L21V77/2019 en los que se involucra no sólo a él, sino a una firma española de abogados, a Navalón, Garzón y cuatro exfuncionarios del sexenio pasado de la Secretaría de Gobierno y la de Hacienda, incluido “La Pitaya”; eso hace pensar que a García Mayagoitia ya le aventaron un salvavidas de la selectiva Operación Justicia.

A Romero Maldonado lo salva de la prisión su edad avanzada y un grave padecimiento, factores que no lo libraron de la primera detención, así haya sido por unas horas. Pero el proceso lo mantendrá ocupado y bajo reflectores ahora que la pandemia deja de ser distractor y los tiempos políticos con que se maneja la justicia demandan nuevos elementos.

Selectiva como es, la operación seguramente no irá por quienes se beneficiaron de los contratos millonarios entregados por el duartismo. Se limitará hacer ruido únicamente con los que están a la mano de la Fiscalía y no se meterá en líos con los tiburones internacionales de las leyes.

***

Fue un rosario de lamentos el encuentro de los gobernadores de la “alianza Pacífico-Norte” y sus secretarios de Economía, Salud y Gobierno. Las reuniones clave fueron cerradas, en privado, para tener escenarios controlados y alejados de las manifestaciones callejeras, pero al final trascendieron los acuerdos plagados de obviedades.

La falta de oposición política sólida a la administración federal y la ausencia de recursos extraordinarios ante la emergencia sanitaria fueron los temas que marcaron la agenda.

Aparte de la mesa que formaron Javier Corral y ocho más de los gobernadores del país (Coahuila, Nuevo León, Guanajuato, Michoacán, Durango, Jalisco, Tamaulipas y Colima), se desarrollaron reuniones de trabajo con los secretarios de cada entidad, encabezados por los anfitriones, Luis Fernando Mesta, Alejandra de la Vega, Jesús Mesta y Eduardo Fernández.

La marca general fue la queja por la situación financiera y la cerrazón federal. De ahí derivó el pronunciamiento político que sin novedad alguna fijó al comienzo Corral y al final el resto de los mandatarios.

La postura sobre permanecer o no en la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago) e insistir en una Convención Nacional Hacendaria pasó a segundo plano con la respuesta tácita de la federación: hoy será enviado al Congreso el paquete económico federal 2021. Y será tan normal como siempre, salvo con más recortes y cero recursos adicionales a los estados.

Así que llegó muy tarde la alianza y sólo para hacer algo de ruido, porque implicaciones reales no tendrá el pronunciamiento político de los mandatarios. Únicamente habrá de ahondarse la confrontación con el gobierno federal y el divisionismo con el resto de los estados que van a permanecer en la Conago.

***

Los gobernadores de Chihuahua y Jalisco, Javier Corral y Enrique Alfaro, han sido dos de los que han aprovechado la pandemia para sacar al pequeño dictador que llevan dentro. Hasta con multas han amenazado a la gente que no porte el cubrebocas y no sigan las medidas dictadas en sus acuerdos emitidos en el marco de la contingencia sanitaria.

En la entidad no ha llegado la represión al extremo de lo ocurrido en el estado que gobierna Alfaro, pero el manejo político del semáforo de riesgo ha servido de muestra para ilustrar cómo desde el poder se castiga a unos con el naranja sin explicación alguna.

En fin, ayer en el encuentro de la alianza de gobernadores ambos sirvieron de mal ejemplo. Usaron el cubrebocas sólo para tomarse algunas fotos. Corral incluso lo aventó a la mesa al dar su discurso de bienvenida porque -así les ha dicho a quienes se atreven a reprenderlo- se distorsiona su voz cuando habla con la prenda puesta.

Puede verse en las fotos que mostramos en la versión digital de La Columna cómo en un encuentro privado a la plenaria de gobernadores, tanto Corral como Alfaro estaban en verde en su muy particular semáforo epidemiológico. Dicha reunión fue en salón Rojo, antes de salir al patio central del Palacio de Gobierno.

Más tarde aparecieron en público con cubrebocas, antes de que el chihuahuense se lo quitara para dar el discurso que toda la República estaba esperando. Simulación para las fotos, pues, en vez de predicar verdaderamente con el ejemplo.