Opinión

¡Muy agradecidos! ¡Muy agradecidos!

Eufóricos, felices por la tarea realizada, culminada la sesión en la que se aprobó el presupuesto 2022, los diputados del bloque gobernante (Morena, PT y PVEM) festejaron en grande el 68o. cumpleaños del presidente López Obrador

Luis Javier Valero Flores
Analista

jueves, 18 noviembre 2021 | 06:00

Eufóricos, felices por la tarea realizada, culminada la sesión en la que se aprobó el presupuesto 2022, los diputados del bloque gobernante (Morena, PT y PVEM) festejaron en grande el 68o. cumpleaños del presidente López Obrador.

El festejo no fue en cualquier lugar -¡No, qué va, si para eso somos gobierno!- “Tomaron” la “Tribuna más alta de la Nación”, la de la Cámara de Diputados, y desde ahí entonaron las Mañanitas al nacido en Macuspana.

N’ombre, tienen razón en festinar al presidente. 

Sin lugar a dudas, todos, absolutamente todos, le deben sus jugosas dietas, arrimadijos y demás privilegios de la clase política, esa a la que tanto repudian. Sin la candidatura  presidencial de Andrés Manuel, la mayoría -si no es que todos- no habría llegado a ese lugar.

Nos hicieron recordar, a muchos mexicanos de entonces, al ya desaparecido cantante Pedro Vargas en su programa, en el que hizo famosa su frase, la que le da título a la presente colaboración editorial.

Sin duda que son agradecidos, pero ¡po’s si cómo no! Si el presidente los elogia una tarde y otra también. Ya los quisiera Don Porfirio, pero no Muñoz Ledo, sino el viejo general que gobernó 30 años al país; nunca tuvo tantos diputados tan obedientes, tan sumisos y tan disciplinados como ahora los de la 4T.

Por eso acuñaron una de las más famosas de las frases del porfiriato: -¿Qué horas son? Preguntaba el presidente. Y el diputado, presuroso, le contestaba -Las que usted diga, Señor Presidente!

Más agradecidos están de que el mandatario ya nada dice de que deben vivir en “la sana medianía” de los funcionarios públicos.

¡Ah, pero eso sí, son rebuenos para “echar” discursos en defensa de la 4T y del presidente y en denostar al pasado, como únicos argumentos, casi hasta con las mismas expresiones presidenciales!

Y el presidente, que también es muy agradecido, les felicitó en una reunión convocada para tal efecto en Palacio Nacional. -Faltaba más, que para eso el pueblo nos entregó el gobierno.

¿Y por qué tan contentos?

Es que, sólo de mencionarlo da pena ajena: 

¡Porque aprobaron el presupuesto 2022, sin cambiarle ni una sola coma al proyecto enviado por el presidente!

Es increíble.

¿Cómo es posible que en un país tan complejo, de la diversidad y la dimensión como el nuestro, el equipo del presidente no haya tenido un solo error, ni una sola omisión en el proyecto presupuestal?

¿Cómo es posible que ni siquiera uno solo de los casi 300 diputados de la coalición gubernamental haya encontrado que algún proyecto de obra o servicio, de su distrito, haya quedado fuera del proyecto presidencial?

Más ¿es imaginable que ni uno solo de los diputados tuviera en mente proponer algún beneficio para su distrito, municipio o entidad?

No, nada de eso pasó.

Pero lo que sí pasó -y nos rebasó a velocidad turbo- fue aquella frase de que el presidente propone y el Congreso dispone.

No, esa que fue, durante largas décadas, en el viejo régimen, la aspiración de que en el país existiese una auténtica división de poderes, con el arribo de la 4T quedó mucho más lejos que en los tiempos de la antigua “mafia del poder”.

Hoy todo debe hacerse al más absoluto y apego del gusto presidencial. 

Ni una sola coma se le cambian a las pretensiones presidenciales, de ahí que celebrarle el cumpleaños, en el recinto que debiera ser el abanderado en la exigencia del respeto a la división de poderes, es pecata minuta.

Y para que vean que todo lo pueden, sin respeto alguno a todos los mecanismos, organismos autónomos, reglas y normas construidos a lo largo de más de medio siglo, la transmisión del festejo de los legisladores al presidente fue transmitido por el ¡canal del Congreso!

Tendremos tiempo y oportunidad para arrepentirnos, la 4T ha efectuado profundas transformaciones en la vida política del país, la mala noticia es que son exactamente en el sentido contrario al que la izquierda mexicana soñó a lo largo de un siglo de permanente lucha para derrotar al viejo régimen.

Los que ahora gobiernan, una abigarrada mezcla de exmilitantes de miembros de los partidos del viejo régimen, acompañados de un pequeño grupo de antiguos militantes de la izquierda que, al igual que el resto de sus compañeros, se unen alegre y fastuosamente a los festejos del culto a la personalidad de quien tiene en sus manos el presupuesto público.

En tanto, mañana tras mañana, los jefes militares rinden informes de la seguridad pública, tarea que les está prohibida, constitucionalmente, desempeñar permanentemente, en la que es la más abyecta abdicación de las responsabilidades de quien es el titular del Poder Ejecutivo.

asertodechihuahua@yahoo.com.mx; Blog: luisjaviervalero.blogspot.com; Twitter: /LJValeroF

Fuente de citas hemerográficas antiguas: Información Procesada (INPRO)

close
search