PUBLICIDAD

Opinión

OPINIÓN

Murió ‘El Güero’ entre amigos y familia

Fue la integrada por sus amigos, y socios en algunos casos, la familia ampliada del empresario, Rodolfo Martínez Montes, conocido en todo Chihuahua, en el país y en la frontera estadunidense con México, como 'El Güero'

LA COLUMNA
de El Diario

miércoles, 07 septiembre 2022 | 06:00

PUBLICIDAD

-Murió ‘El Güero’ entre amigos y familia

-El 11 por ciento de reos volvería a delinquir

PUBLICIDAD

-Buscan Morenos espacios en alcaldía

-Jáuregui Robles hace ojitos en el Senado

Fue la integrada por sus amigos, y socios en algunos casos, la familia ampliada del empresario, Rodolfo Martínez Montes, conocido en todo Chihuahua, en el país y en la frontera estadunidense con México, como “El Güero”.

Con ellos compartía el pan y la sal cuando sufrió el infarto cerebral que derivó en su muerte lamentable. Tras el ataque ya no se recuperó, duró seis días en terapia intensiva y falleció este lunes en la tarde-noche.

Cada martes comía Martínez con sus amigos los “Eugenios” Baeza, padre e hijo; Jorge Cruz; con su consuegro, Raúl Yáñez; Samuel Kalisch (Valdés y Seyfertt), Anwar Elías, “Polo” Mares, Víctor Cruz, Luis Lara Armendáriz, Carlos Carvajal, Óscar Corral, Alejandro Cano, Federico Mares y Víctor Silva. A veces acudían todos, en ocasiones faltaba alguno o varios.

El martes de la semana pasada estuvo la mayoría como siempre en un restaurante de la ciudad de Chihuahua. Repentinamente, “El Güero” bajó la mirada y dejó la conversación.

El infarto fue fulminante. Nada pudieron hacer los médicos a pesar de la intervención rápida y la cercanía literal a unos metros del hospital donde fue ingresado. Trataron con denuedo de salvarlo durante seis días. No recuperó ya el conocimiento.

Martínez Montes fue uno de los grandes emprendedores inmobiliarios del estado. Fue pionero en la ciudad de Chihuahua con el Grupo Roma y también en Juárez.

Acá fue muy lejos al construir el Centro Comercial Misiones, el más destacado de Ciudad Juárez, y el Fraccionamiento Misión de los Lagos. También incursionó en el negocio de los hospitales tanto en la capital del estado como en esta frontera.

Desde hace años sus hijos han ido tomando la batuta . Uno de ello, Rodolfo “El Güerito” Martínez Ortega, ha combinado en Juárez los negocios con la política. Fue candidato a presidente municipal del Movimiento Ciudadano y actualmente es aquí el representante naranja.

Sin duda el padre deja un ejemplo mayúsculo a seguir por sus hijos y un extraordinario legado entre los grandes capitanes de empresa de Chihuahua difícil de superar. Que en paz descanse.

***

Aún y cuando ya tiene algunos meses que se dio a conocer en términos muy generales la encuesta nacional de población privada de la libertad 2021, algunos de sus datos no han sido suficientemente socializados.

La encuesta en el caso de Chihuahua no se realizó en todos los centros penitenciarios, sino específicamente en dos; el 1 ubicado en Aquiles Serdán, y el 3, en esta ciudad.

Hay datos positivos en el caso del Cereso 3, como por ejemplo, que el 69.7 por ciento de los reclusos y reclusas realizan alguna actividad laboral, y que el 16.6 estudia.

Pero, hay elementos preocupantes en los datos arrojados, por ejemplo, que el 11.5 por ciento volvería a delinquir al salir, cuando a nivel nacional el porcentaje respectivo es de 4.5.

Tenemos la imagen de lo que respondieron los encuestados en este Cereso y en el resto del país. La media nacional es casi por debajo de la mitad de ese número.

Hay mucho que hacer en materia de readaptación social y programas de seguimiento al exterior, con esas personas.

Si el 30 por ciento no realiza actividades laborales y el 80 por ciento no estudia, hay ahí en ese aspecto un área de oportunidad importante como dicen los administradores.

Otros datos preocupantes: cuatro de cada 10 afirma que hay hacinamiento o está recluido con cinco o más reclusos, y tres de cada 10 identifica que no hay separación adecuada entre sentenciados y procesados.

Y más delicado, mientras dos de cada 10 se sienten inseguros en sus celdas, más del doble percibe ausencia de seguridad dentro del Cereso.

Es muy escaso el control directivo del gobierno en ambos penales mencionado; por eso se habla generalmente de autogobierno. Los directores son prácticamente de adorno.

***

Pasado el informe de la administración municipal, los integrantes de Morena que todavía no encuentran acomodo en el gobierno empezaron a pedir espacios al alcalde de Juárez, Cruz Pérez Cuéllar, para reforzar la presencia del ala morenista que lo ha apoyado desde su ingreso al partido.

Tal vez por eso, tanto el director del Instituto Municipal de Investigación y Planeación (IMIP), Roberto Mora Palacios, y el director de Desarrollo Social, Arturo Urquidi, preparan la limpieza en sus respectivas áreas, lo que ha sido tema de las mesas de café los días posteriores al informe del pasado domingo.

Tanto la evaluación del primer año como los resultados obtenidos en la batalla por el Consejo Estatal de Morena justifican la petición de los militantes guindas de tener más y mejores espacios en el gobierno de Pérez Cuéllar.

No es un secreto que en las diversas dependencias de la administración municipal hay direcciones y departamentos susceptibles de cambios porque no han alcanzado las metas propuestas en el primer año, así como porque tampoco dieron el ancho en la batalla interna morenista definida entre julio y agosto pasados.

Obviamente, hay quienes buscan desde hacer eficientes diversas áreas que no caminan al ritmo que marca el presidente municipal, hasta lugares idóneos para la operación política, pues sin duda al grupo juarense le hace falta ser un verdadero contrapeso a la facción de Juan Carlos Loera, que presume tener el control del partido.

Los refuerzos morenistas al gabinete municipal de la frontera, pues, son una necesidad real. Si no urgente, sí estratégica para apuntalar los objetivos del mediano plazo.

***

Por cierto, sin llamar la atención, quizá por guardar las formas, al primer informe de Cruz Pérez Cuéllar asistieron también la aguerrida diputada federal Susana Prieto y sus compañeros legisladores Daniel Murguía Lardizábal; y el joven, Jesús Briano Borunda.

Así que no fue sólo Andrea Chávez la única morenista de San Lázaro que acudió a darle respaldo al alcalde juarense, aunque sí la más vista y más solicitada por todos debido a la forma en que ha despegado.

Lo anterior habla del espaldarazo que morenistas de hueso colorado le dieron al alcalde juarense, pues fueron parte de un movimiento al interior de Morena, denominado “Morenaje”, tanto Chávez como Briano Borunda, aunque éste último se ha manejado con discreción extrema.

***

Inconfundibles ambos, pueden verse de lejos en una foto (imagen en versión digital) el nuevo presidente de la Cámara de Diputados, el panista Santiago Creel, de espaldas, y de frente el exsecretario de Gobierno de Chihuahua, César Jáuregui Robles.

La imagen es del día 2 de septiembre pasado, cuando tomó posesión Creel Miranda como cabeza de la Mesa Directiva para el nuevo año de la legislatura federal. En la instalación del período de sesiones apareció el también exconsejero de la Judicatura Federal y exsenador, seguramente para brindar asesoría de alto nivel a su compañero panista.

Entre los panistas chihuahuenses que todavía se mueven en la estructura nacional del PAN corrió rápido la noticia de que Jáuregui Robles habría de regresar a San Lázaro a un cargo importante.

La sola presencia de quien fuera secretario de Gobierno hasta que lo cansó Javier Corral despertó algunas inquietudes de los albiazules, que ven la cercanía del chihuahuense con el exsecretario de Gobernación como una conexión importante del panismo estatal con el grupo nacional que encabeza Creel Miranda.

Precisamente por esos días, Santiago repitió lo que desde junio había dicho públicamente, que no le caería mal ser el candidato presidencial (del PAN o de la frágil alianza Va por México) en 2024; antes, en enero pasado y de visita en Chihuahua, había candidateado a Maru Campos para ser la abanderada.

No es una contradicción de Creel propiamente ni tampoco la suma temprana de Jáuregui Robles al proyecto del diputado federal que llegó a darle su toque de sensatez y prudencia a las sesiones de la Cámara Baja.

Al contrario, la asesoría del chihuahuense en San Lázaro, que hace pocos días también anduvo en su vieja oficina saludando a su tocayo, podría representar una importante sumatoria de fuerzas azules, independientemente de los proyectos políticos que persiga Jáuregui que ya acumula muchos “ex” en su currículum.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search