Muertos o en prisión los angelitos del jefe

'Parece que los trajimos a Chihuahua nomás a que los maten o los encarcelen', es la queja, reclamo y lamento recurrente del comisionado estatal de Seguridad, Óscar Aparicio, al fiscal general, César Peniche

LA COLUMNA
de El Diario
sábado, 16 marzo 2019 | 06:00

• Muertos o en prisión los angelitos del jefe


• Stefany privilegió dignidad y congruencia


• Priista le saca jugo a la viaticada del Congreso


• ‘Tisca’: cada quien debe ocuparse de sus olas


Parece que los trajimos a Chihuahua nomás a que los maten o los encarcelen”, es la queja, reclamo y lamento recurrente del comisionado estatal de Seguridad Óscar Aparicio al fiscal general César Peniche.

Se refiere a sus agentes, todos unos “angelitos”, importados del sur del país a ocupar puestos de mando u operativos en la Comisión Estatal de Seguridad, principalmente en la Sierra, Juárez y Chihuahua, ya fuera para tomar el control de las policías municipales y de vialidad o para grupos especiales que laboran en la más absoluta opacidad. Transas como ellos solos. Mala fama para su origen, la Policía Federal.

Fueron “prestados” al Estado, que les paga un sobresueldo, independientemente de las prestaciones y salarios que reciben de la corporación federal.

En efecto, los federales de Aparicio llegaron al estado adjuntos al nuevo amanecer con la idea de traer paz y tranquilidad, pero llegaron con actitudes de conquistadores, se enfrentaron con la maltratada tropa policiaca estatal o de plano aprovecharon para delinquir y hacer sus ahorros por costales y maletas.

En un somero recuento aparecen cuatro agentes asesinados, de los más de 30 estatales que van en este gobierno, cercanos a Aparicio y a su primo el jefe operativo de la CES, Álvaro Serrano.

Pero además van dos mandos detenidos en Cuauhtémoc y un mando y dos agentes en Namiquipa por delitos como levantones y homicidios. Esto sin contar otros que terminaron presos vinculados por extorsión y otros señalados hasta por protección a huachicoleros.

En la zona serrana, para rematar, son incontables las denuncias de que andan de centaveros, tanto con la población civil por infracciones simples o delitos menores, como con los delincuentes.

Sus nombres no se mencionan a propósito pero aparecen en los propios boletines de la Fiscalía General del Estado, esos que no checan los oficiosos jueces enemigos del ejercicio periodístico y de la libertad de expresión.

Pobrecitos los angelitos importados por Aparicio, si ellos nomás han llegado a recuperar la paz y la tranquilidad a Chihuahua. Los resultados son los que todo mundo conoce.

***

La mujer tiene congruencia y tiene dignidad. Encajó sólo unos meses en el equipo de Javier Corral Jurado al iniciar la administración pero lo subsecuente ya era simulación e inmovilismo.

No pudo avanzar ella como secretaria de la Función Pública por el caudal de temas incómodos que son tratados en esa área y para los cuales el gobernador no quiso dar cauce ni político ni legal.

Prefirió el mandatario estatal aceptar de una vez por todas la renuncia de Stefany Olmos varias veces presentada, que admitir públicamente el desarrollo de procesos internos que hablan de las malas prácticas y corrupción a gran escala del nuevo amanecer.

Dos de esos asuntos en ciernes tienen que ver con la corrupción detectada en la compra multimillonaria de medicamentos encabezada por el exsecretario de Salud Ernesto Ávila y los negocios llevados a cabo por el excoordinador de Comunicación Social, Jesús Antonio Pinedo Cornejo... decenas más hay en su tipo.

El gobernador fue orillado a admitir la renuncia. No estaba todavía entre sus planes aceptarla pero la maestra Olmos no quiso permanecer un día más en el cargo.

Fue de esa forma que Corral Jurado no preparó adecuadamente el relevo. Dejó a Yadira Alanís como interina, una funcionaria menor de la propia Función Pública cuya única autoridad será firmar y cobrar su propio cheque .

Si antes la fila larga de funcionarios (as) sometidos a diversos procesos internos no mostraba preocupación de sufrir sanción real, hoy podrán seguir durmiendo a pierna suelta. Su gobernador los seguirá cuidando como enfermos de un virus que avergüenza a la familia. Cuarentena garantizada hasta que concluya la administración.


***

Comentamos en este espacio el 2 de marzo la renuncia de Stefany. Su salida era inminente pero por salud biliar el gobernador buscó aplazarla lo más posible para no conceder la razón a El Diario. Por eso ella misma decidió romper la liga.

Bueno, junto con la ahora exsecretaria de la Función Pública, es inminente también la separación de su gran amiga y aliada la fiscal especializada en Control, Análisis y Evaluación de la Fiscalía General del Estado, Georgina González.

Ella está en la mira de todos los grupos internos buenos y malos tanto de la Policía Ministerial como las fuerzas estatales a las que no ha podido ni ha querido someter a control. 

Llegó más a fuerza que con ganas a esa área y permanece obligada por las circunstancias. Su pertenencia está más en la Ciudad de México, donde tiene residencia y su principal círculo de amistades. 

Después de Stefany sigue en la lista el secretario de Hacienda, el ingeniero (¡!) Arturo Fuentes Vélez, y después de este continuará la de Cultura, Concepción “Concha” Landa, a quien los propios empleados de dicha dependencia definen como “una joya cultural invaluable… si fuera lo que se cree o lo que presume. Es una princesa poblana que ha soñado con ser chilanga y por lo tanto nos ha salido carísima”, dicen.

Apenas regrese ella del viaje que realiza ahora por Europa dejará la secretaría; Fuentes Vélez lo hará cuando pase la otra reestructuración de la deuda pública estatal, mayo-junio.

Malas decisiones en los nombramientos, malos resultados.


***

La coordinadora de asesores del PRI en el Congreso del Estado, Imelda “Kale” Beltrán, sabe disfrutar de la austeridad republicana.

La también exdiputada de Balleza en horas de trabajo se sale a pasear por los comités tricolores de la zona serrana, en pura talacha partidista, nada que ver con la sacrificada función legislativa que debe servir a los legisladores de su disminuida bancada.

Supuestamente se va a esos recorridos a instalar oficinas de enlace para los diputados priistas, pero en la misma Torre Legislativa lo desmienten quienes cargan con las ausencias de la también exsecretaria particular de Bertha Gómez de Duarte en el sexenio pasado. Su Face la desmiente (foto en la versión digital de La Columna).

No es la primera vez que en horario laboral doña “Kale” se da sus escapadas, con el mismo pretexto que ya nadie se traga. Pero a ella le vale que su equipo se moleste y vaya con quejas a los legisladores que se supone son sus jefes.

Que hablen lo que quieran, mientras pueda seguir gozando de la viaticada legislativa.


***

Tenemos ahora el derecho de réplica amablemente solicitado por Fernando “El Tisca” Tiscareño, excandidato a la alcaldía de Chihuahua, que se deslinda de haber propalado el supuesto embarazo de la subsecretaria del Bienestar, Ariadna Montiel, como obra del jefe del Gobierno federal de Chihuahua, Juan Carlos Loera de la Rosa. Tema abordado ayer en este espacio.

Dejamos enseguida los parrafitos textuales de “El Tisca”:

“De entrada tendría que señalar que tengo la firme convicción de que cada quien se debe de hacer cargo de las olas que provoca”.

“En segundo lugar puedo afirmar que jamás la descalificación o la mentira han sido parte de mi actuar, pues soy un firme convencido de que trabajo mata grilla y creo que la vida personal de los políticos en lo que atañe a sus relaciones sentimentales, no deben ser asunto público”.

“Así que niego categóricamente estar involucrado o tener opinión alguna sobre lo que se ha dicho de la vida personal de algún funcionario, político o ciudadano de ambos sexos”. 

“Creo que en este momento hay mucha esperanza en la gente que votó por un cambio verdadero y quienes trabajamos en la cuarta transformación no podemos fallarles”.

“El camino a la transformación de nuestro país y en particular de nuestro estado conlleva mucha coordinación entre los distintos liderazgos al interior de esta fuerza transformadora y en eso están enfocados mis esfuerzos”. 

“Desde la pasada campaña en la que tuve el honor de representar a Morena como candidato a alcalde de la capital, mostramos que el trabajo político siempre será de la mano de la ciudadanía, ayudando desde la trinchera que sea y buscando siempre la unidad en torno a un proyecto que vea por los que menos tienen”. 

“La oportunidad histórica que tenemos de hacer un verdadero cambio, no nos debe permitir distraernos en banalidades”.