Momentos Gutenberg

La presentación más interesante de la 82 Convención Nacional Bancaria no corrió, a mi juicio, a cargo ni de un banquero ni de un político

Sergio Sarmiento
Periodista
lunes, 25 marzo 2019 | 06:00

Acapulco— La presentación más interesante de la 82 Convención Nacional Bancaria no corrió, a mi juicio, a cargo ni de un banquero ni de un político, sino de un pensador nacido en la India, educado en Canadá y que ha hecho buena parte de su trabajo en Estados Unidos, Salim Ismail, quien fue director fundador de Singularity University y es coautor del libro Exponential Organizations.  

Ismail advirtió que "en el siglo XV la humanidad vivió un momento Gutenberg, cuando la imprenta cambió todo; pero hoy estamos viviendo alrededor de 20 momentos Gutenberg que están teniendo lugar todos al mismo tiempo". Ahí están la biotecnología, los drones, el bitcoin y el hyperloop, un sistema de transporte de alta velocidad que busca enviar a gente de un punto a otro en cápsulas o tubos. También están la inteligencia artificial y los sensores. Cada tecnología se está duplicando por sí sola, pero cuando "confluyen añaden un efecto multiplicador profundo".

"Tenemos un ejemplo dramático en energía solar. Las células solares están duplicando su desempeño en relación a su precio cada 22 meses y lo han venido haciendo a lo largo de los últimos 40 años. A este ritmo, podremos satisfacer el 100 por ciento de la demanda con energía solar en dos décadas. Esto significa que la energía, que ha sido escasa a todo lo largo de la historia de la humanidad, está a punto de volverse abundante".  

Los "sistemas de inmunidad" de muchas empresas, sin embargo, han impedido que se adopten estos cambios a tiempo por lo que las firmas han perdido relevancia o han desaparecido. Un caso notable es Eastman Kodak, que inventó la cámara digital pero descartó usarla y terminó declarándose en bancarrota en 2012. "Cualquier empresa diseñada para el éxito en el siglo XX está condenada al fracaso en el siglo XXI", cita Ismail a David S. Rose.

Muchas instituciones actuales "se diseñaron para el mundo de hace 100 años", afirma Ismail. Es el caso de la educación, en la que se enseñan conocimientos que no reflejan el mundo que está cambiando, o la democracia representativa, inventada en un tiempo cuando la información era escasa y podían pasar varios días o semanas para que una noticia llegara de California a Washington. Incluso el matrimonio, dice con un gesto que genera risas entre los banqueros, "se diseñó hace 5 mil años cuando la vida promedio era de 25 años. No estaba diseñado para durar 50 o 60 años".  

En muchos negocios se está registrando una "desmonetización conforme los costos tienden al cero". Los periódicos, la música y la televisión se encuentran en estos procesos. El costo de un sistema de LIDAR, la serie de dispositivos electrónicos que permiten que funcione un vehículo sin conductor, ha bajado de 75 mil dólares a sólo 70 por vehículo.  

Ismail no lo dice, pero la conclusión es inevitable. Mientras la revolución tecnológica cambia al mundo, México se aferra a unas reglas que están desapareciendo. En lugar de apostar a la energía solar, tan abundante en nuestro país, estamos reactivando termoeléctricas de carbón y construyendo una nueva refinería. Queremos también devolver al sindicato el control del sistema educativo. No solamente perdimos las grandes oportunidades de transformación del siglo XX, queremos hacer lo mismo en el siglo XXI.  

 

Incluyente

La elección de Luis Niño de Rivera de Banco Azteca (propiedad de Grupo Salinas, al igual que TV Azteca, empresa con la que colaboro) como nuevo presidente de la Asociación de Bancos de México apunta a una apuesta por una mayor inclusión financiera. La meta, declaró el viernes al recibir el mazo de mando de los banqueros, es construir una "prosperidad incluyente".  

Twitter: @SergioSarmiento