PUBLICIDAD

Opinión

Mochilas de ida y vuelta: estudiantes de la frontera

El reloj suena a las cuatro de la madrugada, hay oscuridad en el cielo y los ojos apenas se abren

Hernani Herrera
Analista

lunes, 19 septiembre 2022 | 06:00

PUBLICIDAD

El reloj suena a las cuatro de la madrugada, hay oscuridad en el cielo y los ojos apenas se abren. Una nueva rutina, siempre igual y siempre a la expectativa, para un estudiante de la Universidad de Texas en El Paso. Vive en Juárez, pero después de arreglarse y tomar un ligero desayuno, emprende camino hacia el Puente Libre, desde donde cruza el umbral fronterizo para formarse en otro idioma y otro país.

Ya sabe que tiene que cumplir con ese sagrado recorrido cual manda; preparar sus documentos, esperar en la fila que vuela sobre un río inexistente y un muro que sin dudas existe. Llega como siempre ante un oficial de imponente uniforme y de apellido “mexa”. Logra pasar como todos los días.

PUBLICIDAD

Ya lleva haciéndolo así desde hace tres años que cursó la “high school”, para este punto ese ritual es imposible no imaginarlo como parte de su vida. Al finalizar la jornada escolar sus libros vuelven a la mochila y parten de regreso a ese Puente Libre. Que por cierto, de libre no tiene nada. 

Sus pasos cansados se sienten en esa cuesta de regreso, mientras va pensando cómo aprovechar al máximo el resto de su día. Al fin llega a su casa con un estómago hambriento y al llegar la noche este ciclo se reinicia. Esta es la historia de un buen puñado de amigas y amigos que van de ida y vuelta con sus mochilas a cuestas. Un fenómeno social tan cotidiano que parece olvidarse parte de la frontera.

El ir y venir diariamente de esa juventud, tiene una implicación particular en nuestra región, pues definitivamente cuando le hablas de esto a alguien del interior del país resulta sorprendente. Para empezar, la decisión de estudiar del “otro lado del charco”, lleva al hecho de vivir entre dos mundos que se matizan y mezclan. 

Esto crea una identidad muy particular que tiene un efecto en las expresiones orales, forma de vestir, de pensar y de entender el mundo. Es asimismo, alterar esa noción rígida de lo que se concibe frontera, al ser en sí mismo un portador de interculturalidad en mayor o menor medida.

Estos estudiantes que van de un lado al otro, dan cuenta de una frontera cultural que es porosa y deja intercambiar muchos rasgos. Así, esa frontera cultural no es una línea divisora que nos indique los Estados Unidos y México como algo que no se toca. Quienes vivimos en frontera sabemos que es todo lo contrario y esa es una característica muy importante que configura nuestra comunidad binacional.

Esos estudiantes son parte de tal configuración cuando sus conocimientos, ideas, modas, vivencias y sentires, existen en un constante flujo internacional. Y no se malinterprete, no hablo en ningún momento de superioridad por estudiar en Estados Unidos, sino que describo cómo este fenómeno social nos impacta como ciudades.

En este momento me refiero al grupo estudiantil como componente de la cultura fronteriza, pero bien podemos hablar de trabajadores, migrantes y visitantes temporales. No obstante, deseo particularizar para tener una mirada específica de un grupo que en su mayoría es infantil y juvenil. Son quienes se encuentran en plena formación y creación de su propia identidad, mientras se hayan en un intercambio entre dos mundos.

Su propia función social de estudiantes, donde su labor es aprender, se destaca por difundir esa mezcla cultural entre sus grupos sociales. Complementando la transmisión cultural que se puede dar por otras vías como las redes sociales o los medios tradicionales.

De cierta forma, estos estudiantes son uno de los vectores culturales entre Ciudad Juárez-El Paso. A éstos se les agregan muchos grupos más, con características diversas que forman todo un enramado de lo que entendemos por cultura.

Por ahora, cada que pasemos por el Puente Libre y veamos esas mochilas de ida y vuelta, movidas por pasos firmes, pensemos en toda su implicación. Creando una gran comunidad estudiantil binacional, donde su propia naturaleza es ser agentes de cambio, contribuyendo a la transformación de nuestras ciudades.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search