Opinión

México es alfombra roja para “polleros”

El comercio de personas es invisible para el Gobierno de la República

Manuel Narváez
Analista

lunes, 20 septiembre 2021 | 06:00

El comercio de personas es invisible para el Gobierno de la República.

El tráfico de personas es muy rentable para quienes se dedican a esta ilícita actividad y cuenta con la complicidad de autoridades de cualquier orden, de los países por donde transitan.

Cuando no son asesinados, como ocurrió en Tamaulipas donde un grupo de 70 indocumentados fueron acribillados en San Fernando, durante el gobierno de Calderón, otras son explotadas sexualmente en el caso de las mujeres, o simplemente son enganchados por “polleros” que luego los abandonan a su suerte.

El más reciente escándalo sucedió en Chihuahua capital, donde al menos 340 personas indocumentadas fueron rescatadas de una bodega al sur de la ciudad.

Según las autoridades locales y la Fiscalía General del Estado, las personas se encontraban hacinadas en un espacio reducido y tenían ya dos semanas en ese lugar a la espera de que sus enganchadores los trasladaran a la frontera y eventualmente cruzarlos a los Estados Unidos.

Miles de personas tratan de cruzar a diario en busca del ‘sueño americano’ desde Ciudad Juárez, pero esto acarrea problemas de inseguridad y salud, a los que los gobiernos estatal y municipales hacen frente mientras que el Gobierno de la República se hace el occiso, como lo hizo el Instituto Nacional de Migración en la ciudad de Chihuahua con el caso en comento.

Todos los intentos por contener las caravanas que periódicamente salen de Centroamérica y Haití han fracasado, como el ridículo programa “Sembrando vida” que el gobierno de López Obrador financió en El Salvador y Honduras, pues no rinde frutos ya que familias enteras siguen abandonando sus lugares de origen.

Tampoco ha sido eficaz la contención de la Guardia Nacional en la frontera sur, donde millares de centroamericanos continúan superando los obstáculos para avanzar a la frontera norte.

Ni las amenazas de ser reclutados o asesinados por el crimen organizado, ser discriminados en México o deportados por la “Migra” estadounidense, detienen el éxodo de migrantes olvidados por sus gobiernos.

La situación es insostenible y está cerca de generar mayores conflictos entre la población y con nuestros celosos vecinos del norte.

En lo personal, aún no alcanzo a descifrar cómo carajos un migrante en su desesperación por huir de la pobreza y la violencia, es capaz de reunir el equivalente a 100 mil pesos para dárselos a un criminal con la promesa de cruzarlo a Estados Unidos.

Si son capaces de juntar esas cantidades, mejor hagan la polla y se planten frente a sus propios gobiernos para que, en un esquema de pesos por peso, desarrollen cooperativas que les ayuden a generar riqueza y a salir de sus problemas.

No es con demagogia ni reuniones con dictadores como se van a resolver los problemas de América Latina, ni migración ilegal en México.

Es imperativo que el presidente se tome en serio la responsabilidad de gobernar y comience a defender la soberanía nacional de la amenaza de la migración ilegal.

Urge que el INM haga su chamba, que la Guardia Nacional sirva de algo y selle las coladeras en que se han convertido la frontera sur y los puertos, marítimos y aéreos, y que la FGR, jejeje, la FGR estrene la inteligencia para desarticular esas bandas de polleros, al cabo que tiempo le sobra pues no persigue a los cárteles del narco.

Es cuanto.

close
search