Opinión

Maru, la opción

El título de este artículo refleja el resultado de un análisis que realicé de la manera más amplia posible sobre el actual proceso electoral

Francisco Llera / Académico

domingo, 30 mayo 2021 | 06:00

El título de este artículo refleja el resultado de un análisis que realicé de la manera más amplia posible sobre el actual proceso electoral para la gubernatura de Chihuahua. Comparto estas reflexiones buscando enriquecer la cultura política ciudadana de cara al inminente ejercicio cívico del próximo 6 de junio.

Inicio recordando a Aristóteles, quien planteaba que una democracia en la que no hay cultura política, da pie a la demagogia. También sostenía que el reto de los políticos es reducir las contradicciones sociales en una sociedad. Así, después de más de 50 días de campaña, hago este ejercicio de reflexión para identificar la opción política que concentra más condiciones para reducir las contradicciones sociales estatales. Analizo a los dos candidatos que de acuerdo con las encuestas concentran más preferencias: Maru Campos y Juan Carlos Loera. Me concentraré en cuatro elementos: honestidad, legitimidad, experiencia y propuesta.

Comienzo con la legitimidad y honestidad. Respecto a legitimidad, Maru es la única candidata a la gubernatura que se sometió a un proceso de votación interno entre los miembros de su partido. Loera fue nombrado candidato a partir de un método de encuesta.  Desafortunadamente, la ausencia de transparencia en la presentación detallada de datos por cada participante demerita en un alto grado la legitimidad democrática de ese método utilizado. En cuanto a honestidad, tanto Maru como Loera cumplen constitucionalmente con el requisito. Objetiva y jurídicamente, la honestidad de un ciudadano(a) se evalúa a partir de la ausencia de impedimentos para ejercer sus derechos con toda plenitud. Argumentar que un(a) candidato(a) es más o menos honesto(a) por estar vinculado(a) a un partido de cierto color o a x personaje(s) es un absurdo y una forma de manipular la opinión pública. 

Experiencia de gobierno. Este aspecto marca diferencia porque se traducirá en la forma como se administrará al Estado. Al respecto, Maru administró eficientemente durante cinco años la segunda ciudad más grande del estado y logró dar fin a todo endeudamiento en esa ciudad. Adicionalmente, su experiencia previa como diputada federal y local le facilitaría trabajar con entendimiento ante el Congreso del Estado. Por su parte, Loera carece de experiencia en la administración de gobierno. Su carrera ha sido más bien partidista. Fue candidato a alcalde de Ciudad Juárez, diputado federal plurinominal por breve tiempo y designado por el Gobierno federal comisionado en Chihuahua por dos años. Tal vez el hecho que evidenció la necesidad de experiencia y preparación para enfrentar los retos que presenta la administración pública fue el conflicto por el agua, donde se requería de sensibilidad política para mediar con los agricultores del sur del estado.

La propuesta. Aunque este espacio impide un análisis detallado, hablemos de las dos urgencias del estado: seguridad y reactivación económica. En materia de seguridad, Maru plantea usar alta tecnología de vigilancia y educación para prevenir la drogadicción en todo el estado. Loera, apuesta por estrategias culturales para la paz y sumarse a la estrategia federal. Para la reactivación económica, Maru propone establecer una red de centros en diferentes municipios para ayudar a crear negocios y una partida anual de 500 millones de pesos para créditos a Mipymes. Loera no aborda la reactivación económica en su plan, sólo propone convocar a un foro en julio y agosto para diseñar un programa al respecto.

En resumen, después de realizar el análisis de los aspectos anteriores, considero que la experiencia de gobierno que respalda a Maru Campos, su propuesta y su capacidad de conciliación con los sectores de la población de las diferentes regiones del estado, la hacen la candidata más apta. Creo que es tiempo de que una mujer gobierne Chihuahua y me parece que Maru ofrece a la ciudadanía chihuahuense las mejores condiciones para el renacimiento del estado.

Te Puede Interesar