PUBLICIDAD

Opinión

Manotazo

La noticia política de la semana fue lo que varios medios informativos llamaron un 'manotazo' de la gobernadora Maru Campos, cambiando a titulares de puestos clave de su gobierno

Arturo García Portillo
Analista

viernes, 20 enero 2023 | 06:00

PUBLICIDAD

La noticia política de la semana fue lo que varios medios informativos llamaron un “manotazo” de la gobernadora Maru Campos, cambiando a titulares de puestos clave de su gobierno. Por el número de movimientos y el alto perfil de involucrados, esto ha nutrido el análisis y las especulaciones de quienes se especializan en ello. 

Yo no soy analista político, solo un político que analiza, y siendo que quienes llegan y cambian son personalmente conocidos, cófrades de un mismo y gran equipo político, no es sencillo aplicar juicios a estos movimientos. Me confieso parcial. Pero allá voy. 

PUBLICIDAD

La primera pregunta es, ¿por qué los cambios? La propia gobernadora Campos adelanta las pistas de ello, y cito el boletín oficial del Gobierno del Estado. Lo hago entre comillas para indicar que son palabras suyas, no estoy copiando como hacen otros. “En su mensaje, la mandataria estatal aseveró que las circunstancias y los objetivos trazados desde el inicio de su administración requieren acelerar el paso, maximizar los esfuerzos y generar estrategias para brindar cada vez mejor atención a la ciudadanía”. Esto quiere decir, interpreto, que no se trata de cambiar, modificar, corregir, sino de subir de nivel, hacerlo mejor y más rápido. 

Supongo también que cambios de este calado no se habrán decidido de la noche a la mañana, y seguramente tuvieron su período de incubación, de días o semanas. Meditados y reflexionados, sopesadas las posibilidades. Una tarea como la que se señala requiere de habilidad, experiencia y virtudes específicas, y es lógico que hayan cuidado buscarlas de entre varias alternativas. 

Hay que ser claros y precisos: César Jáuregui Moreno, Roberto Fierro Duarte e Ignacio Galicia de Luna, aunque cambian de posición, permanecen en el gabinete estatal y ello se explica por varias cosas. Le tienen a la gobernadora una fidelidad absoluta, adamantina, sin fisura. Además son sumamente competentes, y hombres que quieren a Chihuahua y el bien de su gente. Seguro que harían cualquier esfuerzo grande o pequeño, por ayudar a que ella tenga buenos resultados. Y si colaboran en los movimientos laterales que se les pide, es porque comparten que ello derivará en mejores derroteros y pondrán su parte para que así sea. 

Hay quienes evidentemente quieren correlacionar el cambio en la Fiscalía con los eventos de Ciudad Juárez. No hay duda de que el área de los penales, sumamente compleja y deteriorada en cualquier estado del país que me digan, requería una sacudida, no es menor lo que pasó. Pero con los días hay dos datos que dimensionan mejor las cosas. Una es que en el marco mismo de los anuncios se informa que la tutela de los penales pasará por una reforma próxima a procesarse, a la Secretaría de Seguridad Pública Estatal, de donde implícitamente se advierte que este era un punto débil en el sistema. La otra es que apenas hace unos días conocimos que desde abril del año 2022, se había pedido a la Federación el traslado de reos peligrosos, y se señalaban los riesgos de no hacerlo. Así es que eso al menos comparte la responsabilidad con el orden federal. 

Como quiera que sea, la seguridad y la justicia son demandas de primer orden de los ciudadanos, las más sentidas y exigidas para el Gobierno estatal en Chihuahua, por encima de las del tipo económico. Y una tarea fundamental del nuevo fiscal César Jáuregui Moreno, que lo será a partir de que el Congreso del Estado decida su aprobación, será aplicarse en, como dijo la gobernadora, tener una mejor institución. Pero el movimiento oxigena la dependencia, hay resistencias que no se pueden vencer si no es por esta vía. Este es sin duda el mayor reto en la vida de Jáuregui, político veterano ya, exitoso en todas las encomiendas que se le han hecho, y de quien puede esperarse de nuevo que se aplicará para sortear este reto de enorme magnitud. 

Santiago de la Peña es una bocanada de aire fresco en ese espacio, y el contexto del gabinete estatal. Hábil político, nunca antes había colaborado profesionalmente con el equipo cercano de la gobernadora, pero calentó el brazo en el ampliado que es del municipio de la capital. Mario Vázquez que llega a Obras Púbicas, también es de todas las confianzas, como lo es Carla Rivas, nueva titular de Desarrollo Humano y Bien Común, aunque ella con la prometedora juventud por delante. 

Al final tampoco se trata del cambio de personas. Se trata de que el gabinete estatal, como uno solo, como un gran y complejo engranaje, funcione bien, tenga claro rumbo, metas, estrategias y resultados. Lo más difícil en esos niveles es lograr la coordinación de esfuerzos y talentos. En la película “la invención de Hugo Cabret”, escuchamos en algún momento: “El mundo es un enorme mecanismo. A las máquinas no les sobran partes, siempre tienen las piezas exactas que necesitan. Así que pensé que si el mundo es un gran mecanismo, yo no puedo ser una pieza extra, tenía que estar aquí por alguna razón…”. Y así es. Entran, se mueven y salen, por alguna razón. Cada pieza tiene sentido, ninguna sobra ni hace mal su función. Es el reto. 

PUBLICIDAD

Notas de Interés

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search