PUBLICIDAD

Opinión

Lo verdaderamente inadmisible

El ejercicio de todo gobierno democrático presenta limitantes: una de ellas es que los recursos públicos son escasos. Otra, que el tiempo en que se gobierna es finito

Deirdré Bazán Mayagoitia
Analista

domingo, 25 septiembre 2022 | 06:00

PUBLICIDAD

El ejercicio de todo gobierno democrático presenta limitantes: una de ellas es que los recursos públicos son escasos. Otra, que el tiempo en que se gobierna es finito. Una más versa sobre la obligación de las administraciones de priorizar las carencias y necesidades más apremiantes de la población, y la siguiente consiste en el reconocimiento de que el conocimiento y visión gubernamentales son parciales, por lo que es conveniente aprovechar los análisis e investigaciones generados por otros actores como los organismos internacionales, las universidades, centros de investigación o la sociedad civil organizada.

Refiero lo anterior en relación con unas declaraciones vertidas recientemente por el alcalde de Juárez, Cruz Pérez Cuéllar, que resonaron en los grupos de WhatsApp, en redes sociales y en las conversaciones de café; unos lo tomaron como ofensa o un chiste de mal gusto y algunas personas mostraban su incredulidad ante lo dicho y discutían sobre aquello de que es “inadmisible” que Ciudad Juárez no cuente con una arena de rodeo.

PUBLICIDAD

El edil justificó su comentario argumentando que el rodeo es un deporte que se practica tanto localmente como en los estados vecinos de Texas y Nuevo México; hizo una comparación con Chihuahua, ciudad que no tiene una, sino dos arenas, y señaló además que la necesidad de construirla responde a la posibilidad de que, al hacerlo, se incremente el turismo en la ciudad.

Lo cierto es que ningún tipo de infraestructura sobra en una ciudad del tamaño e importancia que tiene Juárez; todas las estrategias que promuevan el deporte, la convivencia ciudadana y que favorezcan la derrama económica, serán siempre positivas y deseables. Sin embargo, también es cierto que, ante el gran número de necesidades sociales y lo limitado del presupuesto, las autoridades deben hacer una seria reflexión y priorizar las soluciones a los problemas más graves.

Pero, ¿cuáles son esos requerimientos públicos que se deben privilegiar? ¿Cómo deben determinarse las soluciones para profundizar su impacto? ¿En qué debe invertir la autoridad antes que todo? Para dar respuesta a estos y otros cuestionamientos, los gobernantes tienen la obligación de elaborar un documento técnico de planeación que denominamos Plan Nacional, Estatal o Municipal de Desarrollo, en el que deben asentar con antelación las áreas de prioridad, estrategias y líneas de acción a seguir para alcanzar los objetivos propuestos durante sus respectivas administraciones.

El actual Gobierno municipal presentó su Plan Municipal de Desarrollo 2021-2024 y, efectivamente, plantea la estrategia “Deporte, Promotor de la Cohesión Comunitaria”, en donde establece como línea de acción 5.5.1.1. la creación y/o mejora de los espacios deportivos de la ciudad, así que el alcalde bien puede aducir que, al construir una arena de rodeo, está cumpliendo en parte con lo propuesto en su plan de desarrollo.

En este caso solo valdría la pena considerar si tener una arena de rodeo es más importante que la construcción o rehabilitación de las insuficientes canchas, gimnasios, ciclopistas y demás infraestructura deportiva de la ciudad. O bien, si en estos momentos de coyuntura de inseguridad, violencia, urgencia de bacheo y recarpeteo, es mejor privilegiar estos problemas públicos.

Para tomar las decisiones más adecuadas, los gobiernos tienen al alcance de su mano el trabajo serio y profesional que hacen al respecto diversas instancias públicas, privadas y sociales. Por ejemplo, podría consultar los estudios, informes e investigaciones que producen el Instituto Municipal de Investigación y Planeación,  la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez, o el Fideicomiso para la Competitividad y Seguridad Ciudadana,  por citar solo algunos.

También pudieran retomar los hallazgos del Índice Básico de Ciudades Prósperas (CPI por sus siglas en inglés) elaborado por la Organización de las Naciones Unidas, específicamente por ONU-Hábitat, que permite comprender, planificar y evaluar los efectos de las acciones y políticas públicas en el bienestar de las personas, mediante el análisis de seis dimensiones de la prosperidad: productividad, desarrollo de infraestructura urbana, calidad de vida, equidad e inclusión social, sostenibilidad ambiental y, por último, gobernanza y legislación.

En el más reciente de sus informes, que revisó datos e indicadores de 305 municipios mexicanos, Ciudad Juárez alcanzó un puntaje de 51.12, quedando por debajo de la media nacional, razón por la que se ubicó en un nivel de prosperidad moderadamente débil y que derivó en una serie de recomendaciones, específicamente sobre la mejora de cobertura y calidad de infraestructura social, de vivienda, de movilidad urbana y de conectividad.

Otra consulta obligada para las autoridades son los trabajos elaborados por la asociación civil Plan Estratégico de Juárez, que año con año presenta varios reportes, entre los que destaca el denominado “Así estamos Juárez”, que muestra indicadores demográficos, de vivienda, cultura, pobreza, desigualdad, seguridad, servicios públicos y economía, entre otros más.

La edición 2022 del informe se presentó apenas en marzo pasado y arroja datos de consideración para la toma de decisiones sobre el ejercicio presupuestal y las prioridades de las y los juarenses. Uno de ellos es que la mayor parte de las personas encuestadas coincidieron en que el principal problema público de la ciudad es la inseguridad y violencia. 

Otro dato al que podría ponerse atención es que en Juárez la recreación se desarrolla principalmente en los centros o plazas comerciales, pues entre otros factores, la infraestructura y oferta artística y cultural de la ciudad es insuficiente. Sobre esto habría que resaltar que la que se tiene es gracias a la noble labor de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez, de colectivos, fundaciones y agrupaciones ciudadanas, más que a la contribución gubernamental.

El informe encontró también que hay un importante descontento social en materia de servicios públicos; a nadie sorprende que el área de pavimentación sea la que menos logra satisfacer a los juarenses, y si a eso le sumamos todos los baches y daños vehiculares que se produjeron después de las lluvias de las pasadas dos semanas, el disgusto ciudadano es aún mayor.

Por cuestiones de espacio no retomaremos otros informes y estudios que deberían orientar el diseño y la implementación de las políticas, el gasto público, la correcta toma de decisiones y la determinación de lo que resulta insostenible en la ciudad. En nuestra opinión, lo verdaderamente inadmisible es que, la sexta urbe más poblada del país, con 1.5 millones de habitantes, que se ha consolidado como el principal centro manufacturero de exportación y generadora de una de las más altas participaciones en remuneraciones a nivel nacional, se mantenga como una de las ciudades más violentas no solo del país, sino del mundo. 

Tampoco es admisible que las autoridades propongan y lleve a cabo acciones que privilegien la popularidad personal y el futuro voto, como lo son los conciertos gratuitos, las ferias, las arenas de rodeo, etc., sobre las que mejoren la calidad de vida de la población, tales como la ampliación y mejora de la infraestructura en diversas áreas de la ciudad; la diversificación de espacios y opciones culturales y artísticas; la pavimentación de las cientas de calles y avenidas con baches de grandes dimensiones; el justo aumento salarial a diversos servidores públicos como policías, bomberos o personal de limpia, o bien, la implementación de acciones efectivas en materia de seguridad pública, entre otras tantas más.

Insistiremos en que Ciudad Juárez merece y requiere gobiernos responsables, profesionales en su actuar, ajenos a la improvisación y a la promoción de sus aspiraciones personales, y, sobre todo, enfocados en la generación de políticas y acciones que beneficien a los más y que satisfagan las demandas más urgentes de la población.

PUBLICIDAD

Notas de Interés

ENLACES PATROCINADOS

close
search