string(67) "lo-que-falta-en-medicinas-ella-lo-gasta-en-perrier-20190310-1488228"
Opinión

Lo que falta en medicinas ella lo gasta en Perrier

Con las maletas listas para un nuevo viaje a Londres, la secretaria de Cultura, Concepción Landa García-Téllez, seguramente también llevará sus botellitas de agua Perrier

LA COLUMNA
de El Diario
lunes, 11 marzo 2019 | 06:00

• Lo que falta en medicinas ella lo gasta en Perrier


• Traía cortitos a generales, fiscales, comandantes...


• Viene la gran batalla por el Sindicato de Salud 


• Otro regaño de Corral al capitán Escamilla 


Con las maletas listas para un nuevo viaje a Londres, la secretaria de Cultura, Concepción Landa García-Téllez, seguramente también llevará sus botellitas de agua Perrier.

Porque no toma de otras, según los que conviven rutinariamente con ella, pues prefiere pagar dos o tres veces más de lo que cuesta un agua mineral común, que andar dando penas con una Topo Chico o con una Canadá Dry.

Claro que no, qué oso. Ni que fuera una simple mortal, esas marcas no entran al Olimpo donde ella despacha, más conocido como Los Laureles... allá en la ciudad de Chihuahua.

Además las botellas son también señal de su estatus, que le da para eso y más.

Así le pongan enfrente los planes de austeridad de la administración de Javier Corral y de Andrés Manuel López Obrador juntos, la exdiputada de Movimiento Ciudadano de Nuevo León sigue en el camino de gastar excesivamente el erario. Todo sea por la cultura.

Las Perrier, por supuesto, las carga al presupuesto público. No deja ir peso. Ella gasta sin remordimiento y sin cesar mientras los hospitales no tienen medicamentos porque la otra secretaría estatal, la de Salud, debe cerca de 400 millones a sus proveedores.

Por esa razón sobran las apuestas que la que la candidatean para dejar el gabinete apenas pase el tiempo de promoción del Segundo Informe de Gobierno. Se pasa de lanza. Corral le brindó su confianza plena pero vemos que no valió la pena.

Ante el previsible reajuste al equipo del mandatario estatal, no hay quien le ponga una palomita a la secretaria, puras tachitas acumula, de diverso tamaño, en su penoso paso por la administración estatal de Chihuahua.


 ***


 Hace unos días se fue del estado Bárbara Jaloma, delegada del Centro de Investigación Nacional (Cisen), y con ella se fue la efectividad de la institución ahora transformada en Centro Nacional de Inteligencia (CNI).

En la Mesa de Seguridad del Estado extrañan a la funcionaria, que igual se ponía a las patadas con el fiscal César Augusto Peniche y el comisionado Óscar Alberto Aparicio, que con los comandantes de la Policía Federal y los generales y tenientes del Ejército.

No se diga con los alcaldes y jefes policiacos municipales, pues se sabía santo y seña de todos. Por lo tanto todos sabían que con ella no se podían andar por las ramas. Conocía hasta con quién dormían y a qué hora iban al baño.

Aun así la extrañan, sobre todo porque el desmantelamiento del Cisen a nivel nacional, desde la llegada de la Cuarta Transformación, acabó con el aparato de inteligencia del Estado mexicano y tuvo sus repercusiones en cada una de sus oficinas y delegaciones del país.

En Chihuahua fue un marrazo a la dependencia, que dejó de hacer inteligencia para limitarse a informar lo más básico de la situación de inseguridad. Nada más.

Es que la visión del Cisen que tiene el régimen actual es la antigua, la de una Dirección Federal de Seguridad no evolucionada. Muy lejos de la realidad está esa idea, pues sea como sea, el órgano de inteligencia había alcanzado otros niveles más cerca de la normalidad democrática que cuida su seguridad nacional y muy lejos de los turbios tiempos de la guerra sucia y sus demás antecedentes.

Peligrosamente el Cisen dejó de recabar la información importante, al dejar de ser parte de la Secretaría de Gobernación y pasar a la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana.

Se limitó a ser una dependencia más de la seguridad pública, que está por los suelos, y a suministrar inteligencia policial, que es sólo una pequeña rama de la verdadera inteligencia de Estado.

Así que pasó de ser una delegación federal de peso a sólo una especie de subcomandancia, que sólo junta reportes policiacos, además de que quedó descabezada.

Ahora solamente es un mal adorno el mentado CNI.


 ***

Mañana se define la batalla por la Sección 52 del Sindicato de Salud, con la votación a la que tienen derecho cerca de 6 mil 500 trabajadores dispersos en clínicas y hospitales de todo el estado.

Cada uno de los equipos de los aspirantes trae sus cuentas alegres, unas más que otras, de lo que habrán de hacer y los amarres que tienen en las principales plazas que están en la pelea, Juárez y Chihuahua, donde se concentra la mayor parte de los afiliados.

Además de las cuentas, traen amarres con las fuerzas políticas, que los han llevado a cantar victoria desde antes de que comience el último round.

Pero hay que ser fríos en este que es el tema político de la semana.

El puntero y rival a vencer es el actual dirigente Pablo Serna, aspirante a la reelección, quien en estos pocos días de campaña logró mantener su nivel de posicionamiento, además de que tejió donde tenía que hacerlo y aglutinó a la corriente oficial que comulga con el nuevo amanecer y a la opositora que mantiene conexiones con el PRI estatal.

Esa fuerza no la tiene ni Obama. El escenario de su triunfo es lo previsible. Su derrota sería la gran sorpresa e implicaría un alto grado de traición e hipocresía políticas, que parece imposible.

En un segundo sitio se ubica el doctor Adalberto de los Ríos, que pisa fuerte por el apoyo de la estructura de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado. Sus ligas políticas son tricolores exclusivamente, pero con una fuerza inusitada y duramente crítica contra los pactos y manejos de Serna Molina con la parte patronal, es decir el Gobierno de Javier Corral.

Sus detractores dicen que no le alcanza para ganar, pese a ello.

La doctora Verónica Castañeda aparece al final de la lista, pero no hay que descartarla del todo, pues si se suman los bandos que combaten a Serna, sería en su figura. Sus seguidores jamás apoyarían a De los Ríos, pero los de éste no ven con malos ojos a la mujer.

Ahí está el detalle y el factor por el que todavía no se puede anticipar con seguridad un resultado.


 *** 

Tras los abucheos en la visita presidencial pasada, el gobernador Javier Corral paró antenas, pero su jefe de Seguridad, el capitán Juan Manuel Escamilla, lo hizo meterse en otro brete minutos después al llevárselo por aire en el odiado helicóptero rojo del Gobierno del Estado a su informe en Delicias.

El mandatario se quería ir por tierra, pero Escamilla no quiso y se fueron por aire. El resultado fue la crítica por el uso de la aeronave y la molestia de Corral, pues el helicóptero fue captado en la presa Las Vírgenes.

Por eso el sábado pasado a Cuauhtémoc sí se fueron por carretera, a dar el informe y a hacer las paces con el alcalde Carlos Tena Nevárez... supuestamente las paces.

Ya encomendó Corral al nuevo secretario particular, Roberto “Betito” Fuentes, que le ponga freno al militar retirado, pues hasta en ese despacho, en tiempos de Pepe “El Siniestrillo” Luévano, daba órdenes a nombre del gobernador, algunas de las más absurdas, como prohibir el uso de los baños del Palacio de Gobierno.

También le debieron jalar las orejas porque en todas las trasmisiones en vivo que hace Corral por Facebook, invariablemente sale atravesado el capitán gritándole a sus muchachos instrucciones por el chícharo del radio, todo estresado.

Por si fuera poco, la leída de cartilla también fue porque a los agentes a su cargo les impide comer en las reuniones y eventos oficiales, aunque el mismo Corral los invite; y les tiene prohibidísimo pedirles favores a los funcionarios, aunque él sí tiene a un hijo en la Secretaría de Salud y fue de los que entregó una lista de recomendados para inscribir en Bachilleres.

El regaño a Escamilla puede terminar en algún movimiento o ajustes en la escolta del gobernador. Es lo que dicen, porque el militar no es muy receptivo que digamos.


 *** 

Hasta este lunes presidirá algunos eventos el gobernador en Juárez relacionados con el Día Internacional de la Mujer.

El Ichimujeres le preparó algo de ocho a nueve y media de la mañana con la Red de Mujeres (en restaurante algo ostentoso), y de diez a once y media una reunión con madres de víctimas de mujeres desaparecidas.

Comerá el señor en esta frontera, pero luego volará en el famoso jet de lujo King Air 350 a la ciudad de Chihuahua para sostener allá otro evento similar.