Opinión

OPINIÓN

Lo mandaron a la sala... pero de su casa

Aseguraba por todos los rincones del Poder Judicial que sería promovido como lucrativo secretario de una sala, pero terminó en la sala... de su casa

LA COLUMNA
de El Diario

jueves, 06 enero 2022 | 06:00

-Lo mandaron a la sala... pero de su casa

-Un mal Consejo de Salud afecta a todos

-Hoy de nuevo Poliplaza entre regidores

-La risa por ‘Corral periodista’

Aseguraba por todos los rincones del Poder Judicial que sería promovido como lucrativo secretario de una sala, pero terminó en la sala... de su casa.

Se trata de Juan Carlos Armendáriz, quien hasta las últimas horas fungía como titular de la muy influyente y poderosa dirección de Gestión Judicial en el Tribunal Superior de Justicia. Bajita la mano 100 mil pesos por mes con etcéteras sumados al sueldo, más la influencia impresionante por todo el estado, Juárez en particular.

El nuevo mandón del Consejo de la Judicatura, el juarense Abelardo “Bayo” Valenzuela, operó el cambio sin problemas junto con los otros integrantes del Consejo. Cero levantadas de cejas, menos rostros atufados a pesar de la famita que se carga el sucesor de “Juanca”, Armando Arreguín, originario de un juzgado para adolescentes.

Aseguran quienes lo conocen y lo han sufrido que sus padrinos deberán arrancarle al Pirrurris que carga piel adentro porque llegó a Gestión Judicial más odioso que el famoso cómico hijo de papi.

Le advirtió al personal que no esperaran ascender porque no hay presupuesto, que regresaría a muchos al lugar que les corresponde porque desarrollan funciones que no les toca (sin sueldo, por supuesto) y que se preparen porque el Consejo, a través de él, meterá guadaña total, limpia. Su tono más pirrurresco que el Pirrurris, más fresón que actor de telenovela de bajo presupuesto.

Seguro el operador “Bayo” conocerá a estas alturas el asunto y tomará cartas al respecto (literal y metafóricamente hablando).

Deben también saber Valenzuela y sus compañeros de la Judicatura que el enviado a la sala... de su casa, Armendáriz, aprovechó muy bien el cargo público para convertir a Gestión Social en la Oficina de Gestión Social Armendáriz y familia, como otras áreas del Tribunal con otras familias.

Un tal David Armendáriz, hermano de “Juanca” fue convertido en funcionario de Justicia Alternativa; su cuñado, Gerardo Enrique Baca Bonilla, sigue como Jefe de Ejecución de Penas (fue también ahijado favorito del magistrado Héctor Talamantes); su pareja es Luisa Sandoval, prima de la esposa de “Juanca”.

En otras áreas del Tribunal fueron sembradas también con excelentes sueldos la esposa de “Juanca”, Rocío Sandoval Mendoza, su hermana Susana Sandoval, su prima Gabriela Mendoza... ¡y cuatro hermanas más!

Ahora deberá Armendáriz dar gracias a Dios, o a quien considere, por haber sido enviado a la sala de su casa y no a la cárcel. Fueron muchos los abusos e irregularidades cometidas al frente de un encargo que le cuesta a los chihuahuenses muchísimo dinero en impuestos pagados e ineficacia en una área vital para la sociedad, la impartición de justicia. En versión digital la foto del susodicho.

***

En una muy sana, agradecible autocrítica, aceptó el secretario de Salud del Gobierno del Estado, Felipe Sandoval, que hubo confusión al momento de modificar las medidas restrictivas Covid del fin de semana y emitir el anuncio correspondiente.

Ahora lo que sigue es modificar la forma de operar del Consejo Estatal de Salud y también la forma de comunicar a la sociedad en general las decisiones que ahí son tomadas.

Es un absurdo en cualquier forma que la comunicación se reduzca al mínimo de informar que sesionará el Consejo pero que sus discusiones y posteriores resoluciones queden encerradas en las paredes virtuales donde son llevados a cabo los encuentros, si es que son virtuales.

Y más absurdo es que las determinaciones a grosso modo, en términos gruesos, no detallados, sean publicadas en una entelequia inaccesible a la sociedad como lo es el Periódico Oficial del Estado (POE), cuya periodicidad es movida según las necesidades gubernamentales tanto técnicas como políticas. El 99.9 por ciento de los chihuahuenses desconoce siquiera su existencia.

Las consecuencias sociales son altamente perniciosas. Las resoluciones del Consejo quedan vigentes a partir de la publicación en el misterioso y temible POE y los comerciantes, restauranteros, etc., a merced de las también temibles células Covid que cargan a los hombros de las empresas onerosas multas, mordidas  y hasta cierres... más por desconocimiento sobre nuevas reglas que por no acatarlas.

La integración y apertura del Consejo de Salud es otro asunto que debe ser resuelto a la brevedad. Queda en lo innegable que sigue teniendo ese órgano una influencia preponderante del corralato que manejó el semáforo Covid con las extremidades inferiores y con intereses políticos y económicos. Juárez sigue micro-representado.

Ahí continúan las dos operadoras de Javier Corral; la subsecretaria de Salud, la famosa comandanta Covid, Mirna Beltrán; y la directora de Prevención, Leticia Ruiz. Son ellas las que permanecen manejando números e indicadores.

El resto de los integrantes son representantes de áreas de gobierno, empresariales y educativos, mucho qué ver con la parte social pero nada con la epidemiología: los rectores de la UACh, y la UACJ, Index, Canaco, Congreso del Estado, Pensiones, Hacienda, Educación. La gobernadora y el Secretario de Salud a la cabeza.

Esos solos datos explican la innecesaria confusión si de buena fe presumimos en la nueva administración estatal.

Son urgentes los ajustes en la operación y la comunicación del Consejo del Consejo en bien del fin último, el beneficio de la sociedad.

***

Este jueves regresa al Municipio la polémica por el futuro del hospital privado Poliplaza como prestador del servicio médico a los trabajadores de la alcaldía en general.

Están citados los integrantes regidores de la Comisión de Salud para reunirse con la directora del área, la también controversial doctora, Daphne Santana, quien ha aprovechado las circunstancias para darle relevancia médica a un centro comunitario, el de Santiago Troncoso.

Los regidores, igual que el resto de quienes laboran en la Alcaldía y tienen dependientes afiliados al servicio médico municipal, en total unas 25 mil personas, siguen preocupados por conocer con claridad el presente y futuro del área.

Lo han dicho el presidente municipal, Cruz Pérez Cuéllar; y el secretario del Ayuntamiento, Héctor Ortiz, pero los diles buscan terapia política en la doctora Daphne. En una de esas se resbala y se la comen.

Con todas sus letras advirtió y cumplió Cruz con rescindir el contrato a Poliplaza a razón de casi 20 milloncitos mensuales. Muchas quejas de los usuarios, la justificación. Pero los dueños de Poliplaza no quedaron conformes con tal decisión e irán a un litigio de pronósticos reservados.

Mientras dure esa guerra legal, el Municipio no puede dejar de pagar ni el hospital de brindar servicio, buen servicio, por supuesto. De ninguna manera bajo protesta. Puede pasar un año y hasta más tiempo. No son enchiladas. No hay monjecitos de la caridad en ninguno de los bandos.

De cualquier manera los regidores de la Comisión de Salud, y quizá no directamente la aguerrida doctora Daphne porque ella está encuarentenada por Covid, tendrán su nueva explicación. Esa del anterior párrafo será, salvo que venga alguna sorpresa de las que nunca faltan.

***

Mueve a risa el mensaje colgado en redes sociales por parte de “Ciudadanos con Corral”, en Twitter, felicitándolo en el día del periodista.

“Hoy #DiaNacionalDelPeriodista felicitamos a @Javier_Corral, quien desde niño comenzó su labor en Tv, después en revistas y finalmente como columnista”, publicaron los supuestos aplaudidores del funesto exgobernador.

Su paso por el periodismo fue una estrategia de colocación acomodaticia. Terminó traicionando los principios de la noble tarea y a quienes lo impulsaron. Ahí están los dichos de Jesús Antonio Pinedo, su exjefe de prensa, retándolo inclusive a resolver las diferencias entre ellos como “hombres”.

Atacó sin piedad y con odio inaudito a los medios de comunicación que tanto defendió cuando fundó el bodrio de asociación dedicada al derecho a la información mediante el cual pretendió alcanzar notoriedad. Él mismo se hizo de delito al atacar directamente a varios colegas.

Como lo anticipó en su toma de protesta en aquel cuatro de octubre del 2016, vivimos como nunca la libertad de expresión, con ataques directos e indirectos, un catálogo indescriptible para la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Pero incluso fue mucho más allá, pretendió suplantar al sistema de comunicación social existente desde hacía décadas, con un pasquín al que debió desaparecer luego por caro e inútil, y con mensajes en radio y televisión, y las redes sociales, con altísimos costos de producción asignados.

El olor inocultable a corrupción por mal y caprichoso manejo, que afectó la información que la población necesita de manera indispensable por parte del gobierno en temas como salud o educación.

***

“Les informo que el 29 de diciembre estando en Houston me subió mucho la presión y se me reventó una arteria, nos trasladamos a Juárez y me operaron en Poliplaza. Ya estoy en reposo y recuperación”.

Así confirmó ayer en un grupo de WhatsApp, Enrique Serrano, sobre el quebranto de salud sufrido el fin de semana del que dimos ayer puntual cuenta en este espacio. (Captura de pantalla en versión digital).

close
search