Opinión

Lo inefable del preticor: investigación en Juárez

Preticor e inefable son conceptos susceptibles para utilizarlos en la presente opinión porque permiten establecer una buena analogía

Jorge Breceda
Catedrático

sábado, 27 noviembre 2021 | 06:00

Seguramente desconoce el significado de los términos preticor e inefable -no son conceptos socialmente utilizables- sin embargo, son susceptibles para utilizarlos en la presente opinión porque permiten establecer una buena analogía. 

El primero hace referencia al olor que se produce cuando llueve, particularmente en nuestra frontera donde la sequia es una característica cuasi permanente, pues el olor que se desprende, ese que usted por medio de un proceso neuronal se encuentra recordando en este momento; ese es el preticor. 

En este sentido, la limitante lingüística de explicar o conceptualizar el término mencionado, se le denomina inefable, es decir, aquellos conceptos que por las cualidades que contienen son de difícil definición o ilustración.

Ahora bien, nuestra ciudad permite realizar investigación de primera mano, temas referentes a derechos humanos, migración, violencia, vulnerabilidad, seguridad, política pública, entre otros, son tópicos que se encuentran de manera fáctica en el quehacer diario, es decir, las dinámicas de la ciudad permiten observar la materialización cualquier marco teórico relacionado a los anteriores.

La pregunta es ¿cuál es el impacto de la investigación que se realiza? Solo la pregunta tiende a establecer que existe un rastro post-investigación, un elemento de cambio en el objeto a investigar medido en el inicio y a la conclusión de la investigación. 

No se puede soslayar que de la investigación aplicada se derivan políticas públicas, reformas o adiciones gubernamentales, acciones afirmativas, entre otros efectos, sin embargo, lo que se intenta argumentar son los efectos derivados de la intervención del investigador a su objeto de investigación. 

Otorgando como cierta la premisa de la existencia del impacto, ¿cómo medirlo en el desarrollo de una investigación en la vida de la o las personas involucradas? Es decir, la transición de una emoción a otra -negativa a positiva-, la satisfacción de hacer catarsis -por medio de una entrevista-, empoderar a las personas respecto a sus derechos -talleres-, entre otros. 

Cómo establecer una medida en algo que no se intenta evaluar o computar en primera instancia pero que de manera indirecta tiene repercusiones trascendentales en las personas. 

Con relación a esto, es dable exaltar que a nivel ocho investigadores: Martínez Almanza, González Valles, Vidaña Gaytán, Castro Valles, Lozano Ramírez, Márquez Melchor, Dena Ornelas y quien suscribe, establecieron los vínculos necesarios con la Red CORYMI -cuyo interés es trabajar en beneficio de la salud, educación y bienestar psicosocial de las comunidades rurales y/o migrantes-. 

Es así como, a lo largo de más de seis meses de entrevistas, encuestas y talleres derivados de una investigación de nivel internacional, intervinieron en la realidad de personas migrantes, se logró modificar la entelequia o cosmovisión de cada uno de los participantes. 

Lo anterior, se puede cuantificar al decir que se realizaron más de cien encuestas, cincuenta entrevistas a profundidad, se visitaron cuatro centros en los que residen migrantes, entre otros datos cuantitativos, sin embargo, el valor de la investigación cuenta con un valor humano. 

Es por ello, que, así como, es inefable describir con puntualidad el olor del preticor, así resulta el impacto humanitario que tuvo la investigación social en las personas migrantes, porque  ¿Cómo se “inyecta” animo por vivir?, ¿cómo se llenan los bolsillos de derechos humanos?, ¿cómo se establecen unas palabras que brindan confort emocional después de haber sido victimas?, ¿qué impacto tiene para una persona que aun enferma de COVID-19 otro sujeto quiera entablar una conversación personal con ella?. 

Importante mencionar que no solo es un diagrama de flujo unidireccional, sino es mayormente un péndulo dialógico donde la riqueza y crecimiento retorna duplicada, para ello, le comparto una frase que se decía al unísono en cada uno de los albergues visitados y espero que el sentimiento que le provoque sea inefable, siendo:

“Vengo a Juárez porque me han dicho que aquí nos cuidarán y respetarán”, es decir, nos observan a los y las juarenses como una ciudadanía con una exaltada humanidad y amor hacia el otro, premisa que nos identifica en los países latinoamericanos, es decir, el amor y respeto que nos caracteriza como sociedad derrotó a las fronteras.

close
search