Opinión

Llegó la hora

La hora para el bienestar de Chihuahua ha llegado, la gran obra de la Cuarta Transformación tiene inmejorables condiciones para ser completada profundamente en Chihuahua

Juan Carlos Loera de la Rosa
Político

domingo, 04 abril 2021 | 06:00

En 2006 Andrés Manuel López Obrador después de haber gobernado con éxito la Ciudad de México, se presentaba como una franca esperanza para un cambio verdadero en nuestro país, que en primera línea de su proyecto de gobierno figuraba como una prioridad su objetivo de atención, primero a los pobres, lo cual redundó en un bono democrático que se mantuvo constantemente a la alza durante su gestión como gobernante, gracias a que realizó importantes obras de infraestructura como el segundo piso, el embellecimiento de Paseo de la Reforma y la recuperación del Centro Histórico, estas dos últimas se llevaron a cabo a la par de promocionar la inversión privada. También fortaleció la educación con becas y mediante la creación de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México; mejoró el transporte, y en materia de seguridad se evidenció de inmediato que la incidencia de delitos fue a la baja durante su gobierno, todo ello con la austeridad y transparencia que lo caracteriza.  

Pero al mismo tiempo, el entonces presidente de México, Vicente Fox se había manifestado como su principal adversario político, sin embargo, el gran respaldo popular a favor de Andrés Manuel, que se gestó en todo México, a Vicente Fox no le quedó otra opción que descarrilarlo de la contienda presidencial a través de argucias leguleyas para desaforarlo; no obstante, el tiro le salió por la culata y eso se tradujo en mayor aceptación y en el incremento de simpatizantes a favor de AMLO. Ya desesperado, Fox se alió con el poder económico fortalecido a partir de la instalación del régimen neoliberal, la colusión de políticos corruptos y el desmantelamiento del patrimonio nacional para emprender una nefasta guerra sucia y de terrorismo político basada en que Andrés constituía un supuesto “peligro para México”, pero ni eso fue suficiente para contrarrestar la confianza que el pueblo estaba dispuesto a depositar en AMLO, y fue así que como último recurso optaron por el fraude electoral que habría de robarle el triunfo a Andrés Manuel durante las elecciones de 2006, con la imposición de Felipe Calderón. 

Ese año colaboré, como miles de ciudadanos en Ciudad Juárez en la estructura para la defensa del voto como representante general para vigilar diez casillas. 

Remitiéndome al pasado, 10 años atrás, en el año de 1996 y luego de haber trabajado varios años en la industria maquiladora como ingeniero electromecánico, yo había emprendido ya mi actividad comercial, principalmente en Estados Unidos, lugar por el que he viajado, trabajado y en algún momento de mi vida emigrado para continuar avante con mis compromisos económicos y familiares. He sido uno más de los millones de mexicanos a los que la dictadura del dinero obligó a dejar su tierra, sus hogares y que ahora mismo se han convertido en el pilar económico de miles de comunidades en nuestro país, además de constituir la principal fuente de divisas para el país. 

Mi periplo por Estados Unidos, aunque parezca paradójico, me permitió conocer mejor a México a través de la voz, la mirada y el sentir de los migrantes mexicanos de todos los estados que conforman nuestro país, hoy, dispersos en todo el territorio estadounidense y cuya fuerza laboral ha sido clave para el desarrollo de la economía norteamericana, ya que el esmero, ingenio y responsabilidad que imprimen a su trabajo es sumamente apreciado por sus empleadores, y además, hay que decirlo, en la mayoría de los casos es justamente retribuido, pero debemos reconocer que también han sufrido inhumanas expresiones xenófobas. 

En 2012, desde El Paso, Texas, junto a mexicanas y mexicanos trabajadores agrícolas, estudiantes, académicos, obreros y empresarios emprendimos un franco apoyo a la candidatura de AMLO a la Presidencia de la República, nos organizamos como Movimiento de Regeneración Nacional en el exterior, para contribuir a la democracia en nuestro país, exigiendo al mismo tiempo para ellos el ejercicio pleno de sus derechos como mexicanos, entre ellos, el derecho a votar. 

Cuando hicimos presencia en su cierre de campaña en mi tierra natal -Juárez-, Andrés Manuel con su característico reconocimiento a las personas migrantes me invitó a dialogar para consultarnos acerca de nuestras demandas y propuestas. 

A partir de entonces, y de la consumación del segundo fraude electoral contra AMLO, decidí incorporarme plenamente a la lucha por la transformación del país y aquí estoy, trabajando con todo mi entusiasmo y capacidad para mi querido estado. 

El momento político para AMLO era infausto, la imposición de Peña Nieto, el pacto contra México al que se sumó el PRD y la traición de algunos gobernadores perredistas que fueron electos gracias al voto por AMLO. Por otra parte, la alianza PRI y PAN nos planteaban un escenario cuesta arriba para poder enfrentar un tercer proceso electoral; habría que elegir entre mantenernos en la resistencia o emprender la lucha electoral y pacífica de manera organizada; decidimos elegir la segunda opción. 

En el primer Congreso Nacional de Morena, resulté electo como secretario nacional de mexicanos en el exterior y política internacional, mi tarea fue organizar a las personas migrantes simpatizantes de nuestro movimiento, lograr la credencialización electoral en el exterior y el reconocimiento de derechos plenos, sin restricciones y no a cuenta gotas, también gestioné y organicé las giras de AMLO a otros países. 

En 2016, luego de haber sido el primer candidato de Morena a la Presidencia Municipal de Juárez, a propuesta de AMLO, el Consejo Nacional de Morena aprobó mi postulación como delegado del partido en Chihuahua, cuya principal responsabilidad fue organizar a los chihuahuenses en favor de la Cuarta Transformación del país, a lo largo y ancho de los 67 municipios del estado para conquistar la batalla electoral y que ningún pretendido fraude la pudiera evitar. A partir de entonces tuve la oportunidad de conocer la vasta geografía de Chihuahua, pero lo mejor fue conocer la amplia diversidad cultural, productiva, social, turística y la gran calidad humana de la gente de nuestro estado. Además, tuvimos la grandiosa oportunidad de conocer de primera mano los problemas que mayormente les aquejan y poder escuchar de ellos mismos algunas de las soluciones planteadas por quienes mejor lo saben y conocen: las y los chihuahuenses quienes caracterizan y representan la grandeza de Chihuahua, no por la dimensión de su territorio, sino por la grandeza de su corazón. 

Hoy 4 de abril, luego de haber consultado a cientos de miles de chihuahuenses ha llegado la hora de plantear el proyecto popular, incluyente, igualitario, que no deja a nadie fuera y que tampoco deja a nadie atrás; que establezca un verdadero estado de bienestar para todas y todos los chihuahuenses, que tenga por objetivo central acabar con las injusticias e instaurar una verdadera democracia en nuestro estado; que incluya, pero que no se limite a la jornada electoral, sino que la ejerza con la participación de las y los chihuahuenses en cada una de las acciones de gobierno, para lo cual es indispensable tener como prioridad acabar con los excesos de la burocracia dorada; eliminar los privilegios, la corrupción, impunidad, desigualdades, el deterioro del medio ambiente, la interferencia del poder económico con el poder político; la violencia de género, la exclusión, la discriminación y las injusticias. 

Ha llegado la hora de las y los chihuahuenses cuyas decisiones colectivas cultiven las tolerancias, el amor y la dignidad; ha llegado la hora de los términos medios y de abrir opciones y oportunidades en las que todos y todas estemos incluidos; que se cambie la realidad de los más pobres y marginados, que la honestidad del gobierno impere para generar mejores condiciones para los negocios donde coexistan ganancias para los empresarios y al mismo tiempo mejores salarios para los trabajadores; que la educación sea un eje rector para el desarrollo de nuestro estado con más y mejores profesionistas, que la atención a la salud sea integral desde la prevención de enfermedades y un robusto sistema de vacunación, que en la construcción de la paz, el camino seguro sea la atención a las niñas, niños y adolescentes generándoles mejores condiciones y mayores oportunidades para avanzar hacia el mejor desarrollo de los proyectos que tengan para su vida, haremos que se preserve y respete la cultura y la lengua de nuestros pueblos originarios, vigilaremos que el cuidado y aprovechamiento responsable del agua sea obligatorio para cualquier actividad productiva con el concurso y el apoyo gubernamental; que los agricultores temporaleros que cultivan los alimentos básicos estén en primera fila para ser apoyados desde el Gobierno del Estado; pugnaremos para que la diversidad sexual sea respetada y se acabe con las discriminaciones y por supuesto, una de las tareas más importantes será la educación, habremos de trabajar para que la sociedad reconozca el papel tan importante que desempeñan los maestros con su labor educativa y por su papel clave en la regeneración de nuestra sociedad formando a nuestras niñas y niños como los mejores ciudadanos.  

La hora para el bienestar de Chihuahua ha llegado, la gran obra de la Cuarta Transformación tiene inmejorables condiciones para ser completada profundamente en Chihuahua, hay un gran ánimo para ello; por eso asumo con gran responsabilidad, emoción, alegría, ecuanimidad y fortaleza ser el candidato de Morena, PT y Nueva Alianza a gobernador de Chihuahua, me comprometo a integrar todas las fortalezas humanas, naturales y materiales contenidas en nuestro estado para un mejor presente y futuro. 

Juntos hacemos historia en Chihuahua.