Opinión

Libre acceso a espacios públicos

Ciudad Juárez cuenta con uno de los espacios públicos más emblemáticos de todo el estado, la Plaza de la Mexicanidad. Sin duda un ícono de la identidad nacional y, particularmente, la juarense

Gabriel Madrid
Abogado

jueves, 13 enero 2022 | 06:00

En su fin último, la administración pública está en función de todas las personas. Esto quiere decir que se legisla y ejecutan acciones tomando en cuenta la dignidad de todos y cada uno de nosotros; un buen pavimento para calles, no es para los carros, es para el traslado de las personas; un buen servicio público de transporte no es para los concesionarios, es para los que no tienen automóvil; servicios básicos como drenaje, es para que las personas puedan vivir con dignidad independientemente de su estatus económico.

Por eso, el Estado (en cualquiera de sus niveles) debe velar porque la ciudad esté también en función de nosotros, y nunca, poner por encima de los ciudadanos intereses particulares o de negocios… y eso incluye que podamos andar seguros y disfrutar de nuestras calles y espacios públicos, cuyo mantenimiento sale de nuestros impuestos. 

Este es nuestro derecho, y se encuentra fundamentado en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en el artículo 115 en su fracción III inciso g) el cual no es otra cosa que el derecho a usar y disfrutar libremente de parques, plazas, monumentos, jardines, etc., en nuestra ciudad. Este mismo derecho se encuentra vinculado al artículo 4to de este máximo ordenamiento y reza de la siguiente manera: 

"Toda persona tiene derecho al acceso a la cultura y al disfrute de los bienes y servicios que presta el Estado en la materia, así como el ejercicio de sus derechos culturales".

Mucho daño le ha hecho los puristas culturales que siguen creyendo que la vida cultural pertenece a unos cuantos; todo lo contrario, las personas hacemos cultura al apropiarnos de nuestros parques, darles vida y disfrutarlos. Por eso, los municipios son los que se encargan de darle mantenimiento a nuestros parques y plazas públicas; son ellos los encargados de equiparlos dignamente para el disfrute de todas las personas. Siendo el municipio el ente de gobierno más cercano a la sociedad, tiene que trabajar por mantener estos espacios en condiciones dignas.

Ciudad Juárez cuenta con uno de los espacios públicos más emblemáticos de todo el estado, la Plaza de la Mexicanidad. Sin duda un ícono de la identidad nacional y, particularmente, la juarense. Es referente cultural en la frontera norte y nuestra región, así mismo a nivel nacional e internacional es reconocida como monumento cultural de identidad. La escultura monumental que la distingue es obra del escultor chihuahuense Sebastián, y en la cual plasmó un cúmulo de significados y símbolos de la cultura Azteca, centrando su visión en la “X” que se encuentra ubicada en el centro del calendario Azteca. Además, recoge en sí un gran significado gracias a la ubicación geográfica que habita: el límite de dos países vecinos, cerca del Río Bravo, de dos ciudades hermanadas en el tiempo y por los lazos que la constituyen como comunidad fronteriza. 

Por desgracia, el derecho al libre tránsito ha sido violentado en la Plaza de la Mexicanidad debido a circunstancias que empujaron a la administración pasada a restringir, desde antes de la pandemia, su paso al público en general colocando una malla ciclónica y malla sombra que imposibilita el acceso y visión del espacio público.

No escribo en contra de la Feria de Juárez, o los diferentes festivales de música que se hacen en la plaza, porque se reconoce el enorme bien cultural y económico que representa para la ciudad. La exigencia ciudadana demanda que se recupere esta icónica plaza para los juarenses y se desmonte la malla ciclónica que la rodea con el único fin de desterrar cualquier conjetura de pretender privatizarlo.

close
search