Opinión

Leyes abortistas

México, lugar donde es más importante salvar la vida de un perro que de un niño en potencia. Las leyes cada vez zona más laxas si se trata de la humanidad y libertad de un indefenso que del maltrato animal

Víctor Guzmán
Académico

miércoles, 06 octubre 2021 | 06:00

México, lugar donde es más importante salvar la vida de un perro que de un niño en potencia. Las leyes cada vez zona más laxas si se trata de la humanidad y libertad de un indefenso que del maltrato animal. Por supuesto, ningún caso es válido, pero no debe existir punto de comparación, mucho menos restarle valor a un ser humano.

Las nuevas disposiciones de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, dan jurisprudencia para poder asesinar a un bebé en proceso de gestación. Se hace de manera arbitraria, con el apoyo del gobierno de izquierda que da cabida a las disposiciones de la agenda internacional. 

Los ministros de la SCJN, dejaron vulnerable al inocente que está por nacer en el vientre de su madre, considerándolo una cosa insignificante y autorizando su muerte.

De la misma forma la SCJN, determinó que todo personal médico no podía ejercer la objeción de conciencia y excusarse de participar en la prestación de servicios que establecía dicha ley que fueran contrarios o se antepusieran a sus convicciones personales. Con ello, violan totalmente el derecho a la libertad de conciencia, de pensamiento libre y de creencias políticas, sociales o religiosas de los galenos, los cuales están subyugados coercitivamente, pudiendo ser sancionados.

Sin embargo, por más que traten de justificar, jamás habrá una razón válida para erradicar el derecho a la vida. Ya que antes que la libertad está la existencia, sin ella no hay libertad. 

Las instancias internacionales lo recalcan en sus apartados, como es el caso de la Convención Americana sobre los Derechos Humanos, que señala en su artículo 4.1: “toda persona tiene el derecho a que se respete su vida, este derecho estará protegido por la ley, y en general, desde el momento de su concepción. Nadie puede ser privado de la vida arbitrariamente”.

De la misma manera, la Convención sobre el Derecho de los Niños señala en su preámbulo: “La libertad, la justicia y la paz en el mundo se basan en el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana.  El niño por su falta de madurez física y mental necesita protección y cuidados especiales, incluso la debida protección legal, tanto antes como después del nacimiento”.

No me explico desde cuándo la irresponsabilidad de alguna persona se convirtió en una ley para justificar sus atroces actos. Parece que vamos en reversa, se aprueban leyes en perjuicio de la humanidad y se beneficia a los que cometen tropelías.

Es necesario proteger la vida desde la concepción. Debiera hacerse juicio político a los ministros de la suprema corte, por violar los tratados internacionales que protegen la vida.

Recordar que los abortos que se realizan en Coahuila, Ciudad de México, Oaxaca y Veracruz se cubren con nuestros impuestos, nos quitan dinero como mexicanos por el asesinato de futuros bebés.

Los congresos estatales donde tiene la mayoría Morena, seguramente pujarán con todo su ahínco para legalizar este asesinato de niños en toda la república.

En días anteriores se dejaron ver diversas marchas y protestas en diversas ciudades de la nación, donde se manifestaron en contra de las leyes abortistas, millones de personas inconformes y cansadas de las arbitrariedades y reformas que va ejerciendo el Gobierno federal en detrimento de la sociedad misma. Esperemos y paren estas tropelías y vean que el mayor porcentaje de la población del país no quiere esas leyes.

Notas de Interés

close
search