PUBLICIDAD

Opinión

Le arriman el chicotito por librería caliente

Al fin alguien decidió poner en su lugar al exgobernador, Javier Corral Jurado. Sin temor a la reacción de su lengua afilada, tóxica, le dejó claro ese alguien que no puede andar por la vida haciendo chilar y huerto con los reglamentos y leyes

LA COLUMNA
de El Diario

viernes, 20 enero 2023 | 06:00

PUBLICIDAD

-Le arriman el chicotito por librería caliente

-Frenan 490 millones de dólares para Anapra

PUBLICIDAD

-Porras del Inegi para Pérez Cuéllar  

-Impuestos al maíz ocasionará acaparamiento

Al fin alguien decidió poner en su lugar al exgobernador, Javier Corral Jurado. Sin temor a la reacción de su lengua afilada, tóxica, le dejó claro ese alguien que no puede andar por la vida haciendo chilar y huerto con los reglamentos y leyes.

Publicamos aquí el miércoles que el exgobernador usa el famoso “terreno caliente” pegado a su casa en Juárez, Costa Rica e Ignacio de la Peña, para fiestas ruidosas sin ser molestado... hasta la madrugada del domingo que le cayó la policía municipal por imploración repetida de los vecinos.

El lugar donde son desarrolladas las constantes pachangas fue obtenido por Corral irregularmente. Hizo transa con un particular, un abogado y hasta un juez para adjudicárselo. Forma parte el inmueble de una herencia de tres personas aun a estas alturas. Así obra en el Registro Público de la Propiedad.

Ayer quedó comprobado que en la ciudad de Chihuahua abrió un negocio sin solicitar al Municipio la correspondiente licencia de funcionamiento, un trámite obligado para toda persona.

Sonaba al menos extraña la apertura de esa librería bajo el pomposo nombre de Sandor Marai. Fue presentada por Corral Jurado como cafetería, con “estancia infantil”; y por supuesto, venta de libros, pero evidentemente sin ninguna área de comida y ni un solo cajón de estacionamiento. Claro, no había tramitado los permisos.

El Municipio clausuró el establecimiento justo por carecer de licencia de funcionamiento y Corral reaccionó como ha solido hacerlo a lo largo de décadas de infracciones a la ley, incluso con la utilización de su origen (paseño), de su nacionalidad.

Se abalanzó contra el presidente municipal de Chihuahua, Marco Bonilla y contra la gobernadora, Maru Campos. Sin prueba alguna, afirmó que ha cumplido con todos los requisitos de ley. No presentó ningún documento.

Adjudicó el acto de plena autoridad a venganzas políticas, pero solo como artilugio para justificar sus violaciones a la ley y seguir impune por la vida.

Ya era necesario, indispensable, el coscorrón, para quien manejó la gubernatura con abulia, pereza, ineptitud y corrupción; tanta que se ganó el mote popular de güevornador.

De pasadita, el Municipio echó a perder la inauguración de la librería que Corral tenía preparada justo para ayer con algunos chícharos como invitados. Hizo el evento en una placita ubicada atrás de la famosa casa que compró hace años a la familia de “El Bananas”, un reconocido blanquiazul capitalino que en paz descanse.

Para la historia las caras de huarache muy pisado del rostro corralista, esposa y hermana, tomada en imágenes por los fotoperiodistas (en versión digital algunas de ellas).

Nunca ha aprendido Corral a comer de las que cocina... nomás las rayadas.

***

Cuatro meses de atraso suma el proyecto del parque industrial de Anapra que RMSG (Real Estate Management and Services Group) no ha podido comenzar a construir, pues tiene todas las facilidades de los gobiernos estatal y municipal, pero en el nivel federal sólo ha encontrado cerrazón y burocratismo asfixiante.

El proyecto de la inmobiliaria industrial aglutina los esfuerzos de expansión de 65 empresas manufactureras y de diseño. Representa nada más 490 millones de dólares y entre 45 y 50 mil empleos para Ciudad Juárez, casi nada en estos momentos complejos.

El parque debió comenzar sus trabajos iniciales en septiembre del año pasado, pero además de las normas ambientales federales, que deben cumplirse a cabalidad por toda empresa, ha enfrentado frenos absurdos en la Secretaría de Economía, donde sigue estrenándose la exdirectora del Servicio de Administración Tributaria, Raquel Buenrostro.

La desarrolladora de parques industriales tiene presencia en los principales mercados del país en este ramo, así que nada de la normatividad le es desconocido.  

Por eso, ha cumplido con todo para obtener las anuencias de los gobiernos locales y ha logrado la coordinación adecuada para el desarrollo óptimo de las redes de agua y drenaje, tendido eléctrico, uso de suelo y demás garantías para la activación de 140 hectáreas que siguen ociosas en el norponiente de la frontera.

Sin embargo, el retraso para la inversión apunta a que cumplirá el medio año o hasta más, porque aparte de las disposiciones de la Norma Oficial Mexicana en materia de parques industriales, principalmente de Economía se han puesto más trabas al de por sí costoso desarrollo del proyecto.

La filosofía de RMSG de México busca evitar todo conflicto con las autoridades, porque operar parques en los principales mercados industriales del país obliga al diálogo constante y la negociación con los gobiernos, pero el caso de Juárez hasta levanta sospechas. Como si alguien no quisiera ver cristalizado tan ambicioso proyecto.

***  

Como pan caliente se distribuyó ayer entre la gente del alcalde juarense, Cruz Pérez Cuéllar, la encuesta de seguridad pública urbana del Instituto Nacional de Estadística y Geografía  (Inegi), correspondiente al último trimestre del año 2022.

Los resultados fueron estadísticamente significativos, para usar el término técnico, de los que sólo pueden hablar una quinta parte de las ciudades estudiadas por el organismo, con una comparativa entre septiembre y diciembre del año pasado.

La percepción de inseguridad entre los juarenses cayó del 80.9 por ciento al 73.4.  Sigue siendo un indicador muy alto en comparación con el promedio nacional, que ronda en 62 por ciento, pero una baja destacable que representa bastantes porras del Inegi para la gestión municipal Juárez.

En el caso de la capital, la percepción de inseguridad subió del 56.8 al 58.9 por ciento, alza poco significativa en términos estadísticos, pero incremento que tiende a acercarse a la media nacional elevada y a alejarse de los 20 puntos porcentuales en los que andan las ciudades más tranquilas del país.

Si bien la percepción a veces está influida por suposiciones, hay otro indicador de la misma encuesta sobre el porcentaje de población que experimentó conflictos o enfrentamientos. En este apartado la frontera también registró una baja del 29 al 25 por ciento.

También entre los puntos destacables del estudio está el porcentaje de población que tuvo contacto con autoridades de seguridad pública y experimentó algún acto de corrupción. En este caso, el 28.5 por ciento de los juarenses respondieron afirmativamente, muy por debajo del 40.1 por ciento de los capitalinos.

Los niveles de inseguridad reportados ayer por el Inegi siguen en niveles altos, pero en definitiva hay bajas importantes que demandan más esfuerzos para convertirlos en tendencias perdurables.

***

A partir de esta semana comenzaron a gravarse con un fuerte arancel del 50 por ciento las exportaciones de maíz blanco para consumo humano, medida dictada por la administración de Andrés Manuel López Obrador, con vigencia hasta el 30 de junio.

La decisión de política comercial llega a sumarse a la libre importación de cárnicos al mercado mexicano desde Sudamérica, tomada en el último tramo del año pasado.

Las dos medidas están orientadas a fortalecer el mercado interno y frenar el impacto de la inflación global en el consumo mexicano, fenómeno que ha causado estragos en todos los sectores, especialmente en el alimentario, donde los precios muestran incrementos impactantes.

En el caso del maíz, frenar la exportación busca impactar a la baja el precio de la tortilla, alimento de primer orden en la dieta nacional. Sin embargo, es muy probable que ocurra lo contrario, que haya acaparamiento de las grandes harineras de la producción nacional, luego especulación e incertidumbre, lo que podría llevar el precio al alza y no a la baja.

A nivel estatal, es relativamente baja la producción de maíz blanco, por lo que la tortilla como producto final depende de las harineras que garantizaron tener congelados precios sólo hasta el mes de febrero de este año.

En el caso de las fronteras del norte, entre ellas Juárez, es donde hay una mayor preocupación de los tortilleros, que han enfrentado una escalada de precios sin freno.

Basta recordar que el kilo de tortilla estaba entre 14 y 16 pesos en enero de 2022 y ahora no baja de los 20 pesos, salvo escasas ofertas de productores de mayor volumen en los grandes supermercados; por ser zona libre, el precio se había mantenido más bajo que en la capital del estado, pero ahora va que vuela para alcanzarlo.

Así, los empresarios del sector agroalimentario estatal ven con preocupación ese freno a las exportaciones. Si en el caso de la carne ha sido poco el impacto de liberar las importaciones, en el del maíz sí puede ser mayor el efecto, pero a la inversa de lo esperado.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

close
search