Opinión

Las ‘mañaneras’ electorales

El pasado 22 de diciembre PAN, PRI y PRD formalizaron la coalición electoral ‘Va por México’

Gerardo Cortinas Murra
Analista

lunes, 11 enero 2021 | 06:00

El pasado 22 de diciembre PAN, PRI y PRD formalizaron la coalición electoral ‘Va por México’, con la finalidad de “arrebatar a Morena, el partido del presidente, el control de la Cámara de Diputados… (y) para ganar la mayoría en la Cámara de Diputados, para restablecer el equilibrio de poderes”.

Para el dirigente nacional del PRD, “el presidente sabe que nuestra unidad (electoral) es veneno puro para su proyecto autocrático, porque Morena es un gigante de pies de barro”.

La respuesta de López Obrador no se hizo esperar. Afirmó que “ahora ya, como se está llevando a cabo una transformación en el país, se quitan las máscaras y se abrazan formalmente. Se agrupan para defender los privilegios, lo que significó la política neoliberal, el empobrecimiento del pueblo, la inseguridad, la violencia...”

Ante semejantes declaraciones presidenciales el PRD solicitó que una vez que arranque el período de campañas, el INE ordene que se suspenda la transmisión de las ‘conferencias mañaneras’ porque “representan una vil propaganda política a favor de Morena”. 

Diversos actores políticos coinciden en que las ‘conferencias mañaneras’ se traducen en “actos cotidianos de una campaña política”, que conllevan una “absoluta inequidad en la contienda, al intervenir en temas partidistas, descalificando a sus adversarios e impulsando a su partido”. 

Lo anterior, constituye “una clara intervención en el proceso electoral, prohibida en el artículo 134 constitucional, porque el presidente tiene la obligación irrestricta de emitir propaganda como un mecanismo de comunicación social, que sea meramente de carácter institucional y con meros fines informativos…”

Al respecto, hace unos días, la Comisión de Quejas y Denuncias del INE aprobó la aplicación de medidas cautelares para que el presidente “se abstenga de interferir, desde sus conferencias de prensa matutinas, en el proceso electoral de 2021 y evite pronunciarse en favor o en contra de actores político-electorales”.

La Comisión consideró que “no se trata de un hecho aislado, sino de una secuencia de actos dentro de una estrategia del presidente de la República para perjudicar a distintos contendientes del proceso electoral en curso, apartándose así del deber de neutralidad a que está obligado como servidor público”.

Por su parte, la Sala Superior del TEPJF aprobó una resolución que obliga al Consejo General del INE “a pronunciarse sobre la tutela inhibitoria que la Comisión de Quejas y Denuncias dictó en torno a las conferencias matutinas del presidente Andrés Manuel López Obrador.

En un comunicado, se dio a conocer que la Sala Superior determinó que el caso debe ser conocido y resuelto por el Consejo General “al tratarse de un asunto con particularidades trascendentales y novedosas… que se ubican en un contexto extraordinario y novedoso respecto del mecanismo de comunicación que representan las conferencias matutinas”.

Por ello, resulta oportuno citar el siguiente precedente jurisdiccional: “El poder público no debe emplearse para influir al elector, (ya que) no se permite que las autoridades públicas se identifiquen, a través de su función, con candidatos o partidos políticos en elecciones, ni que los apoyen mediante el uso de recursos públicos o programas sociales, en especial, propaganda en busca de inhibir o desalentar toda influencia que incline la balanza a favor o en contra de determinado candidato”. 

En efecto, la legislación electoral establece que la actuación del titular del Poder Ejecutivo “siempre es de carácter auxiliar, en apoyo a las autoridades electorales, siendo que cualquier actuación que vaya más allá implicaría la conculcación del principio de neutralidad constitucional que exige a todos los servidores públicos para que el ejercicio de sus funciones se realice sin sesgos, en cumplimiento estricto de la normatividad aplicable”.

Por mi parte, estaré presto para solicitar la nulidad de las elecciones locales, dada la perversa conducta de AMLO.