PUBLICIDAD

Opinión

Las dos caras de la misma moneda

Durante la época de la modernidad, una de las grandes características de este período histórico fue la escritura de las utopías

Juan Pablo Martínez Ponce
Analista

jueves, 28 julio 2022 | 06:00

PUBLICIDAD

Ciudad de México.- Durante la época de la modernidad, una de las grandes características de este período histórico fue la escritura de las utopías. Aquellas ciudades perfectas, en donde el hombre era feliz y todo funcionaba de maravilla, eran el reflejo del ideal de progreso que tenía el hombre moderno. Aunque estas utopías nunca llegaron a realizarse, pues de hecho la palabra utopía significa “sin lugar”, las personas se emocionaban al creer que una sociedad ideal era posible. Siglos más tarde, el interés por las utopías habría de desvanecerse, y la actualidad nos ofrece lo contrario: el pensamiento distópico. 

Contrario a la utopía, la distopía es el pensamiento de una sociedad caótica, incluso en ocasiones postapocalíptica, en donde todo lo que podía salir mal, sucedió. El hombre contemporáneo ya no piensa en utopías, sino más bien en distopías. Prueba de ello lo tenemos en el cine, en donde cada vez son más famosas las películas distópicas, que narran futuros en donde la sociedad humana pereció casi por completo, o bien, vive bajo la dominación tiránica o tecnológica. 

PUBLICIDAD

Uno de estos grandes ejemplos lo encontramos en la serie de Netflix titulada “Black Mirror”. Esta famosa serie narra diversas distopías, la mayoría relacionadas con la tecnología. Al final, como lo diría Herbert Marcuse, la instrumentalización tecnológica solo sirvió para la dominación del hombre por el hombre, y no para el bienestar común. Un capítulo de esta serie que me llama particularmente la atención, se titula “Caída en picada”. En él, se vive en un mundo distópico donde la sociedad es dominada por las redes sociales digitales. El lugar donde las personas viven, trabajan o incluso pasan un tiempo libre, está regido por la popularidad o cantidad de “likes” que cada quien tiene dentro de sus redes sociales. En tan solo un día, Lacie, la protagonista de este episodio, pierde toda su popularidad en las redes sociales y termina en la cárcel, sin nadie que quiera acercarse a ella. ¿Podría esto pasarnos en la vida real con las redes sociales?

Algo similar ocurre con la cultura de la cancelación. Este neologismo determina a la acción de retirar el apoyo, moral o económico, a personas u organizaciones que actúen de manera políticamente incorrecta. Principalmente ocurre en redes sociales, como una especie de linchamiento mediático. Si bien es cierto que este episodio no se encuentra muy lejano a la realidad, ahora es turno de cuestionarnos si realmente las redes sociales encierran en sí mismas los grandes pecados de la sociedad actual. ¿Son las redes sociales oportunidad del pecado, o será que podemos encontrar en ellas más bien un beneficio tecnológico para el mundo actual?

Antes de pensar que las redes sociales pueden evidenciar la vanidad, el egoísmo, o la avaricia de las personas, entre otras situaciones desagradables, bien vale la pena repensar las bondades que la tecnología nos brinda para facilitar nuestra vida a través de las redes. En primer lugar, la conexión personal dada a través de las redes sociales es real, y no solamente ficticia. Solemos creer que la mediación de las pantallas tiende a desaparecer el contacto físico, y por lo tanto las relaciones humanas pueden mermar. Sin embargo, la pandemia nos demostró la eficacia de poder seguir adelante en diversos aspectos, gracias a las mismas redes.

Que no nos sorprenda el aumento en la cantidad de docentes que pidan a sus alumnos usar Facebook, Instagram o Tiktok directamente en el aula, y no guardar el celular, so pena de castigo, como hasta hace poco estábamos acostumbrados. 

No son los instrumentos los que sacan lo peor del hombre. En este caso, si pudiéramos poner en una balanza, creo que las redes sociales nos aportan más de lo que nos perjudican.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search