PUBLICIDAD

Opinión

La visita de Biden y Trudeau a AMLO

La visita fue resaltada por los principales medios impresos del mundo, donde el New York Times, por ejemplo, hizo eco de la amistad que profirió Biden a AMLO

José Luis Contreras Cruz
Abogado

viernes, 13 enero 2023 | 06:00

PUBLICIDAD

Ciudad de México.- La visita de Joe Biden y Justin Trudeau al país fue significativa para México y Chihuahua (en el tema migratorio y del fentanilo), pero sobre todo para el presidente AMLO, pues con esta visita no sólo calló bocas de los opositores y los dejó con las ganas de que los presidentes de EU y Canadá mostraran signos de mala relación con su homólogo mexicano. También reafirmó el liderazgo en momentos cruciales para México sobre el tema migratorio y de narcotráfico y para AMLO por la sucesión presidencial, donde necesita proyectar y reafirmar, ahora más que nunca, su liderazgo y buenos resultados, para evitar que la oposición aproveche cualquier espacio para generar desconfianza o desinformación con la ciudadanía, de cara a las elecciones de este año para gobernador (a) en Coahuila y el Estado de México (el más importante por el padrón electoral y presupuesto), y la elección Presidencial el siguiente año. 

El resultado: un éxito. No se puede calificar de otra manera el resultado de dicha visita no sólo porque los mensajes de ambos presidentes norteamericanos así lo hicieron ver, refiriéndose a AMLO como amigo y con palabras de agradecimiento, también por los gestos que tuvieron con AMLO al aterrizar en el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA), a petición de nuestro presidente, con lo cual no sólo cerró paso a la narrativa de la oposición prianista y sus voceros (Loret de Mola, Brozo, López Dóriga, Chumel y otros más) señalando que en el AIFA jamás aterrizaría un presidente de Estados Unidos, también mostró la buena relación que López Obrador tiene con ambos países, destruyendo así otra de las narrativas de los detractores y malquerientes del presidente. 

PUBLICIDAD

La visita fue resaltada por los principales medios impresos del mundo, donde el New York Times, por ejemplo, hizo eco de la amistad que profirió Biden a AMLO al señalar: “Estoy agradecido de tenerlos a ustedes dos como socios —y, puedo añadir, amigos— mientras trabajamos juntos para llevar a cabo una visión compartida para Norteamérica”, y que Biden estaba enfocado en construir lazos personales con AMLO. Por supuesto que la visita de los líderes de ambos países a México tiene un interés para ellos mismos y sus naciones, para EU sobre el tema de la migración y el fentanilo y para Canadá por el tema de sus empresas que han invertido en materia energética en México y que se han visto afectadas por la política energética del presidente, donde ha querido rescatar a la industria eléctrica nacional para fortalecerla y depender cada vez menos de las empresas extranjeras, tema que también es relevante para Estados Unidos, temas donde por supuesto llegaron a acuerdos, pero más importante aún, se estableció una relación más cercana, que era lo que buscaba este encuentro de “amigos”.

Por primera vez en la historia de las visitas de EU a México se percibió un trato diferente hacia nuestro país, muchos mexicanos vimos con gusto y tranquilidad la visita del líder del país más importante del mundo, por tener a un presidente que no sólo no es entreguista y sumiso como anteriores presidentes, también que da a respetar a México a nivel mundial, cosa que los líderes de ambos países saben y es por eso la visita, los gestos y las palabras a nuestro presidente. Vinieron con respeto y en un ánimo de buenos vecinos, porque saben que esta vez, el líder de los mexicanos no los estaba esperando para decirles sí señores, a las peticiones, lo cual se pudo notar en los gestos diplomáticos que tuvieron, como aterrizar en el AIFA y donde Biden aprovechó para invitar a López Obrador a “La bestia”, la limusina más segura del mundo que transporta al presidente norteamericano, y platicar con él por aproximadamente una hora que duró el traslado, además de cómo se les observó a los tres líderes junto con sus esposas, como buenos amigos y vecinos. 

Los mexicanos nos pudimos sentir orgullosos por primera vez de tener a un presidente que da a respetar a nuestra nación ante las potencias extranjeras, y que se notó en su mensaje donde pidió el respeto a las naciones (y con ello a México) y cooperación sin intervención en los asuntos nacionales. Por primera vez no vimos a un presidente que se hacía chiquito y se asumía como inferior a las otras naciones. Ojalá y este sea el inicio de una permanente relación de respeto y buena vecindad de ambos países, (como ambos líderes extranjeros calificaron la visita) hacia México.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

close
search