Opinión

La violencia contra la mujer va en aumento

Ayer fue el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer, día que estuvo marcado por diversas manifestaciones de exigencia

Olivia Aguirre Bonilla
Académica

jueves, 26 noviembre 2020 | 06:00

Ayer fue el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer, día que estuvo marcado por diversas manifestaciones de exigencia a las autoridades por colectivos feministas de Ciudad Juárez, pues para nadie es secreto que la violencia contra las mujeres en esta ciudad va en aumento, tan solo en el delito de violencia familiar, según datos de la Fiscalía del Estado de Chihuahua Distrito Zona Norte, este ha ido en aumento con un total de 254 denuncias hasta el mes de octubre, siendo el mes de agosto el más alto con 33 denuncias, inclusive solo en el mes de octubre se han realizado 125 vinculaciones a proceso por este mismo delito por parte del Poder Judicial del Estado.

Sumado a lo anterior, hasta el día martes 24 de noviembre, había 170 mujeres privadas de la vida en lo que va del año, 10 de ellas durante noviembre, informó la Fiscalía Especializada en Atención a Mujeres Víctimas del Delito por Razones de Género, como lo indica información publicada en este medio informativo (El Diario 25/11/20).

Por otro lado, el Ejecutivo estatal efectuó una ceremonia en alusión a este día, en la Cruz de Clavos, frente al Palacio de Gobierno en la ciudad de Chihuahua, precisando entre otros puntos que por efecto de la pandemia y el confinamiento se han aumentado los casos de violencia doméstica, en los que son las mujeres las más afectadas.

Pero, además, debemos definir que por “violencia contra la mujer" según la Declaración sobre la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer, se entiende todo acto de violencia basado en la pertenencia al sexo femenino que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o sicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la vida privada.

Aunado a ello no se debe pasar por alto la obligación que tiene el Estado de combatir la violencia contra la mujer pues esta constituye una violación de los derechos humanos y las libertades fundamentales e impide a la mujer gozar de dichos derechos y libertades, lo cual implica el deber de proceder con la debida diligencia a fin de prevenir, investigar y castigar todo acto de violencia contra la mujer. 

Esta obligación estatal ha pasado desapercibida por parte de las autoridades quienes han omitido prevenir, investigar y castigar, a pesar de ser visible la violencia continua y endémica.

Por el lado de la prevención, no se han emprendido acciones concretas para las mujeres víctimas y posibles víctimas, al menos en lo local, no hay campañas de información, de concientización, de orientación, en ocasiones las mujeres desconocen que son víctimas de la violencia porque ni siquiera lo perciben como tal, esto se debe precisamente a la falta de información accesible.

Por otro lado, en la labor de la investigación, parece que la pandemia efectivamente ha afectado el acceso a la justicia de las mujeres, porque parece mentira, pero cuando más aumento hay en el delito de violencia familiar, menos personal labora en las instituciones de gobierno. Si una mujer hoy en día desea enfrentar un proceso judicial ya sea por la vía familiar o por la vía penal, se tiene que hacer a la idea de que será un proceso largo y desgastante tanto económica como psicológicamente, en primera, por la lentitud de las autoridades en la investigación y por el otro lado, en la lentitud del proceso judicial. Definitivamente al día de hoy no podemos hablar de una justicia pronta y expedita.

No requerimos de actos protocolarios en donde autoridades conmemoran el día de la violencia contra las mujeres, se requieren acciones y estrategias precisas para la prevención de la violencia contra las mujeres.

Todos los días debemos visibilizar que la violencia contra la mujer va en aumento, y esta debe erradicarse, para ello es necesario emprender acciones que involucren al Estado, a la sociedad civil, a las organizaciones de mujeres, a los jóvenes, al sector privado, a los medios de comunicación, y a la comunidad en su conjunto para el diseño de estrategias y acciones que impacten de manera transversal en la esfera política, económica, social, cultural, civil y de cualquier otra índole en donde la mujer se desenvuelva.

Urge que el Estado asuma sus responsabilidades y su compromiso con la comunidad para eliminar la violencia contra la mujer.

Facebook: Dra. Olivia Aguirre Bonilla