Opinión

La vacuna contra el Covid-19

Algo que no se le puede regatear a los gobiernos del pasado es su enorme capacidad para la aplicación masiva de vacunas

Sixto Duarte
Analista

martes, 30 marzo 2021 | 06:00

Ciudad de México.- Algo que no se le puede regatear a los gobiernos del pasado es su enorme capacidad para la aplicación masiva de vacunas. Por años se le reconoció a México este honroso lugar en el mundo. El sector Salud se encargaba de aplicar distintas vacunas, incluso vinculándose con las autoridades educativas para vacunar a alumnos y estudiantes de distintos niveles, contra distintas enfermedades, muchas de las cuales ya fueron desarraigadas de nuestro país.

La nueva enfermedad de Covid-19 no tenía precedentes, al menos en los últimos 100 años en el mundo. Era más que esperado que los sistemas de salud colapsaran (como lo hicieron) y que la solución a esa enfermedad fuera igualmente accidentada.

En la actualidad, Israel encabeza los esfuerzos de vacunación habiendo ya aplicado cerca de 120 dosis de vacuna por cada 100 habitantes. En términos generales, ya vacunó a toda la población con una primera dosis, y al 20 por ciento ya lo vacunó con una segunda dosis, asumiendo que la vacuna que se esté distribuyendo en ese país, requiera de la aplicación de dos dosis. Le siguen los Emiratos Árabes Unidos, con 81 dosis por cada 100 habitantes, Chile y el Reino Unido con 50 dosis por cada 100 habitantes, y Estados Unidos con 42 dosis por cada 100 habitantes.

En el caso de México, nuevamente volvemos a ser una vergüenza a nivel mundial, pues a pesar de ser uno de los países que peor ha enfrentado la pandemia, solamente se han aplicado cinco dosis por cada 100 habitantes. El presidente López Obrador, se ha convertido en el pordiosero en jefe, pues su plan de vacunación masiva consiste en rogarle al gobierno de Joe Biden que nos mande vacunas. Vuelve a quedar el gobierno de López Obrador como un gobierno de mentirosos, pues en su momento anunció con bombo y platillo ser partícipe de la elaboración de la vacuna Astra Zeneca.

Todos los días, el canciller anuncia la llegada de millones de vacunas al aeropuerto de la Ciudad de México; sin embargo, esas vacunas no están elevando el número de vacunados en México.

La incapacidad del gobierno ya ha quedado probada en distintos frentes. El manejo catastrófico de la pandemia ha sido quizá, la negligencia criminal más grande en que ha incurrido este gobierno, el más inepto de la Historia del país, al menos en lo que llevan gobernando.

Los apologistas y defensores del gobierno más corrupto que hemos tenido (naturalmente el de Andrés Manuel) dirán que países como Japón llevan un ritmo de vacunación más lento que el nuestro. Eso es cierto, sin embargo, olvidan que Japón no está atravesando la crisis que nosotros estamos atravesando, pues al tener una población similar (arriba de 120 millones de habitantes cada uno), ha tenido nueve mil muertes, número que contrasta con los más de 200 mil muertos (según cifras oficiales que se cuestionan) que hemos tenido en México.

En este caso, Japón tomó decisiones que gobiernos timoratos como el de México no se han atrevido a tomar. Actualmente, las fronteras de Japón están cerradas. Además, promovieron campañas para aplicar pruebas masivas de Covid-19 y de esa forma, ir cercando a la enfermedad. Eso sin contar que, no creo, que el primer ministro de Japón se niegue a usar el cubrebocas, o el encargado de la pandemia en ese país oriental se vaya de vacaciones a la playa, o salga al parque cuando está contagiado de Covid-19.

En resumen, el gobierno de México es un gobierno de caricatura; si no vas a vacunar a tus gobernados, cuando menos se deben adoptar medidas para reducir los contagios. En México, ni la prevención, ni tampoco la solución.

La campaña de vacunación inició ayer en la ciudad de Chihuahua. Nuevamente, vemos un centralismo, pues Juárez ha tenido mayores estragos a causa de la pandemia. Esperemos que pronto, todos estén vacunados, para terminar con esta pesadilla.