Opinión

La utopía de la Justicia Cívica en Juárez

La Estrategia Nacional de Seguridad Pública del Gobierno federal presentada en el año 2019 consta de ocho objetivos

Ma. Guadalupe Mancha Valenzuela
Abogada

sábado, 02 octubre 2021 | 06:00

La Estrategia Nacional de Seguridad Pública del Gobierno federal presentada en el año 2019 consta de ocho objetivos, uno de ellos es el objetivo de Seguridad Pública, Seguridad Nacional y Paz, dentro de estas estrategias específicas surge el Nuevo Modelo de Policía y Justicia Cívica, que tiene por objeto el fortalecimiento de las Policías municipales y estatales del país; dicho modelo debe ser integral y transversal en sus componentes y considerar un enfoque de derechos humanos, proximidad y participación ciudadana.

La Justicia Cívica es el conjunto de procedimientos e instrumentos de buen gobierno orientados a fomentar la cultura de la legalidad y a dar solución de forma pronta, transparente y expedita a conflictos comunitarios que genera la convivencia cotidiana en una sociedad democrática. Tiene como objetivo facilitar y mejorar la convivencia en una comunidad y evitar que los conflictos escalen a conductas delictivas o actos de violencia. 

Este modelo se presentó en la ciudad con bombo y platillo por la antigua administración municipal, como se diría coloquialmente “sacado a la carrera” antes de terminar el Gobierno municipal 2018-2021, sin ningún diagnóstico de factibilidad, es decir, actualmente el modelo de Justicia Cívica se está llevando a cabo, existen audiencias públicas con la presencia de un defensor cívico que vela por los intereses y derechos del ciudadano infractor, ante un policía municipal que detuvo en flagrancia al infractor y un fiscal cívico que lo presenta con la respectiva evidencia de la falta administrativa al juez cívico.

¿Pero en dónde queda el tiempo que se tardan dichas audiencias y qué pasa con el policía municipal que consigna? Actualmente una audiencia de Justicia Cívica dura aproximadamente de 2 a 3 horas, y no me refiero a la duración de la audiencia en sí, sino a las filas que se hacen al tomar turno para la celebración de la audiencia, es decir, tenemos a uno o dos policías esperando 2 o 3 horas para consignar a un infractor por una falta administrativa, donde en la mayoría de los casos al llegar su turno se libera al infractor y no se entra al estudio del caso por las horas excedidas de la retención.

Diariamente en la ciudad se cometen delitos como homicidios, robos, narcomenudeo y violencia familiar, delitos que pudieron ser prevenidos o bien en los cuales se pudieran haber detenido a los responsables,  sin embargo, dichos elementos policiacos se encuentran ocupados tomando turno para la celebración de una audiencia cívica. Y no es que la Justicia Cívica esté mal, al contrario, es una gran oportunidad de fomentar la cultura de la legalidad, el respeto a los derechos humanos, la solución expedita de conflictos, una mejor convivencia social y una posible disminución en la reincidencia en faltas administrativas. 

El problema es que Juárez no cuenta con los suficientes elementos policiacos para realizar ambos trabajos, que son la prevención y la proximidad, en una ciudad como la nuestra donde diariamente se detiene a entre 30 y 50 personas por faltas administrativas, es imposible dar abasto también con audiencias de justicia cívica, lo que provoca en el personal operativo municipal inconformidad y desaliento al verse rebasados por tanto trabajo, lo que resulta en no realizar detenciones por faltas administrativas y sólo detener por delito y esto a su vez genera impunidad y va en contra de lo que busca la Justicia Cívica que es evitar la realización de los delitos. Mientras no se voltee a ver a los policías las cosas no mejorarán, lo que se necesita son más policías, no darles más responsabilidades y creer en lo utópico que es la Justicia Cívica en nuestra Ciudad Juárez. 

close
search