Opinión
OPINIÓN

La troncal y el engaño de las consultas

No hay vuelta atrás. Lo hecho, hecho está. No pidió el Gobierno estatal ni permiso ni perdón

LA COLUMNA
de El Diario

jueves, 25 marzo 2021 | 06:00

-La troncal y el engaño de las consultas

-Destroza Corral la 16 y la abandona

-Pide la IP fin al semáforo y vacunar

-Guerrilleros por la dirigencia de Morena

Para efectos de rectificación son dramáticamente irrelevantes los foros, consultas, apapachadas, recorridos por obras y/o exposiciones en power point sobre las obras de la ruta troncal, multimodal, ciclovías, jardineras y otras.

No hay vuelta atrás. Lo hecho, hecho está. No pidió el Gobierno estatal ni permiso ni perdón. Empezó el desorden desde inicios del 2020 por completo a espaldas de los juarenses y así seguirá no sabemos hasta cuándo.

Nadie fue tomado en cuenta en la ciudad, -salvo los beneficiarios con los contratos multimillonarios-, durante la elaboración de los planes, tampoco fueron conocidos los proyectos ejecutivos y ni de chiste sus estructuras financieras.

Hasta un año de retrasos en la conclusión de obras, puentes evidentemente mal hechos y un desorden vial extraordinario fueron las consecuencias de esas imposiciones desde el centro del estado.

Lo advertimos en este espacio antes de que iniciara la ruta troncal por la Panamericana y hacia toda la columna vertebral de esta frontera. Venía algo mucho peor a lo que ocurrido en el Juan Pablo II, Francisco Villarreal y Las Torres.

Ahora la ciudad está inmersa en ese desorden. Hasta ahora el Gobierno estatal pretende “socializar” los proyectos después de dado el golpe. Como lo dijimos ayer en la relación de Javier Corral con AMLO, también en esto sobra cinismo.

Los líderes de las cámaras empresariales, algunos urbanistas, otros especialistas en desarrollo urbano, buscan ahora ser escuchados mientras algunas decenas se manifiestan físicamente por la anarquía en diversos tramos de la Gómez Morín y hasta han reventado una piñata en las afuera de la residencia de Corral aquí.

De manera paralela las obras avanzan y cada día aumentan más cuadras y hasta kilómetros de calles cerradas. Puede llamarse a la operación “socializadora” del Gobierno estatal dedo en la boca, distracción, cortina de humo. Cualquier calificación, menos intento de corrección.

Javier Corral ya mero se va, las obras están pagadas y los diezmos repartidos. Sergio Madero, Ismael Rodríguez y Gustavo Elizondo, sus operadores, radiantes de felicidad.

***

Mención aparte merece hoy el ataque inclemente a la 16 de Septiembre. Hace casi un mes esta obra, que también forma parte de la ruta troncal, simple y llanamente fue abandonada por el Gobierno estatal sin explicación alguna.

Ayer estalló el escándalo cuando el Municipio dio a conocer que la constructora encargada de ese vital tramo para el tráfico vehicular de la ciudad simplemente dijo “hay se ven”.

Resulta que en el proyecto ejecutivo no contemplaron los sabios de la ingeniería estatal, precisamente Madero, Elizondo y Rodríguez, las muy antiguas tuberías de drenaje y agua que corren por debajo de la calle.

Los constructores privados hicieron ver que dichas tuberías colapsarían con el cemento encima, le echaron números y todo el presupuesto debió ser modificado; todo el plan debe ser cambiado.

Desde luego el Gobierno estatal echó la culpa a la empresa privada y la acusó de mala fe porque supuestamente forma parte de los negocios de una de las candidatas a la Presidencia Municipal.

La realidad es que no hay más responsable que el estado y que, igual a la 16, ha ocurrido en otras obras planeadas por genios que solo toman en cuenta la ganancia que obtendrán y no las circunstancias técnicas de las mismas.

¿Dejarán entonces intransitable la 16 de Septiembre o harán un foro con candidatos y cámaras empresariales para explicarles el monto de la inversión?

***

Aunque ya están acostumbrados al desdén presidencial, los empresarios de la frontera enviaron una petición a la delegada federal en Chihuahua, Bertha Alcalde Luján, para que Andrés Manuel López Obrador les atienda unos minutos en su gira relámpago que tiene mañana.

La respuesta no les ha llegado. Seguramente ni les llegará, pues así ha sido desde el comienzo del sexenio y no hay visos de que pueda cambiar.

Por eso es que a través del Consejo Coordinador Empresarial que encabeza Eduardo Ramos Morán, y sumándose a las demandas de los grupos de la iniciativa privada de toda la entidad, de una vez pidieron a la autoridad acabar con el tema de los semáforos epidemiológicos y vacunar.

Esas dos puntas de la pinza se ven en el sector productivo como la única alternativa de salir adelante de la pandemia y la crisis económica que trajo aparejada.

Lo que han acordado los empresarios organizados pedir a la más alta autoridad federal no es descabellado. Ven el semáforo agotado como medida de control y la inmunización acelerada como herramienta verdaderamente útil para recuperar el dinamismo social y económico.

En cuanto a la semaforización -tema polémico porque si fuera por los médicos se mantendría todo en rojo- la conclusión es que hay una gran simulación de las medidas del amarillo. La razón es simple: la población, las empresas, las escuelas, ya no aguantan. La mayoría hace como que cumple únicamente.

En lo que hace a la vacuna, el avance tan lento resta competitividad, prueba de ello son casi 30 mil empresas cerradas durante una pandemia que todavía va para largo.

Además hay otra petición en especial del empresariado fronterizo. Si bien el cierre de la frontera funcionó un tiempo, ahora la medida ya resulta inútil, pues de todos modos hay medio millón de cruces esenciales al mes solo en la comunidad El Paso-Juárez.

Mantener el cierre también parece una simulación, igual que el semáforo, en este caso de Estados Unidos, por lo que tampoco es opción sostenerlo y por el contrario hacen falta gestiones para una reapertura pronta.

Ahí están sobre la mesa las propuestas, que las atiendan sería una verdadera sorpresa.

***

Algunos consejeros de Morena de la vieja guardia se reunieron en Juárez para analizar el camino por el que van a reclamar la dirigencia estatal del partido, luego del reparto de candidaturas del que fueron excluidos olímpicamente.

Se trata de José Mauricio Padilla, consejero nacional juarense igual que Belisario Rodríguez, además de militantes fundadores como el exguerrillero de la Liga Comunista 23 de septiembre, Armando Gaytán, y Juan Chávez, uno de los personajes icónicos del movimiento de 1968.

También buscaron hacer contacto con otros viejos representantes de la lucha social y de la izquierda como la maestra Herminia Gómez y el parralense Guerrero Rodríguez, a fin de fortalecer su inconformidad por la llegada de casi puros externos a las candidaturas, lo que para ellos hace imposible negar que el partido se convirtió en un “Primor”.

El acuerdo, lo que se sabe hasta el momento, es que pasadas las elecciones van a pedir que Morena sea dirigido por gente eminentemente de izquierda, alguien que sea capaz de sanar el resquebrajamiento actual que ya resulta innegable.

Los consejeros fundadores están convencidos de que es necesario rescatar la dirigencia luego del pragmatismo excesivo mostrado por uno de los suyos, Martín Chaparro. Hacia esa lucha se encaminan los que para algunos neomorenistas son considerados como meros radicales.