PUBLICIDAD

Opinión

La temible Constancia de Situación Fiscal

Las oficinas del SAT en Ciudad Juárez se vieron abarrotadas con miles de personas cada día, que desde la cinco de la mañana hacían fila para poder obtener la tan necesaria Constancia

Erasto L. López
Analista Ciudadano

martes, 14 junio 2022 | 06:00

PUBLICIDAD

Desde mediados de mayo el Servicio de Administración Tributaria (SAT), comenzó a generar un dolor de cabeza a los fronterizos que, sin saber de qué se trataba se les pidió obtener su Constancia de Situación Fiscal para que se les pudiera seguir pagando con regularidad. 

De acuerdo con información del portal del SAT, la Constancia de Situación Fiscal es necesaria para realizar el timbrado de la nueva factura 4.0, pues esta incluirá más información, de tal manera que, de mayor seguridad y certeza tanto a la dependencia federal, como a los patrones y a los trabajadores, (al menos eso es lo que dicen). 

PUBLICIDAD

A muchos juarenses les comenzó a generar incertidumbre y miedo, pues la dichosa constancia tiene un título amenazador (lo pondré entre comillas para hacerlo más terrorífico), “situación fiscal”. Este escalofriante título hizo pensar que lo que se estaba requiriendo era un documento con contenido sobre el cumplimiento de las obligaciones; en otras palabras, si es que estaban pagando impuestos de forma correcta. Lo cierto es que dicha constancia no contiene dicha información, ya que lo único que contempla es el nombre del trabajador, el RFC, la fecha en la que se dio de alta en hacienda, el domicilio fiscal (que en caso de los trabajadores casi siempre es el domicilio particular), la o las actividades económicas que tienen registradas ante el SAT, el régimen fiscal y las obligaciones que tienen que cumplir. 

Al inicio, ni las empresas ni los trabajadores prestaron mucha atención a este nuevo requerimiento, el cual comenzó su implementación desde el 1 de enero de este año. Sin embargo, se impondría de forma obligatoria para el 30 de junio; fue cuando todos comenzamos a generar un caos, pues el tiempo comenzaba a agotarse y ni patrones ni trabajadores se habían movilizado para realizar el trámite. Por ello, las oficinas del SAT en Ciudad Juárez se vieron abarrotadas con miles de personas cada día, que desde la cinco de la mañana hacían fila para poder obtener la tan necesaria Constancia de Situación Fiscal. 

Ante la situación, nunca faltan los malditos zánganos que, escudados en el término de “emprendedores” o “tiburones”, tratan de sacar ventaja y provecho del desconocimiento y el miedo de la población. Desconocimiento, porque muchos de los trabajadores no tenían ni idea de que era ese documento ni como se tramitaba; y del miedo porque se rumoraba que de no contar con la constancia el patrón no les iba a pagar su sueldo. Muchos podrían decir, “yo pago para no batallar” y de cierta manera es válido; pero cobrar hasta dos mil pesos por un documento que es gratis, no tiene madre. 

Dada la problemática que se generó, no solo en Juárez, sino en todo México, donde los patrones amenazaban con retener los pagos de sus empleados, el estrés de los trabajadores por conseguir el documento y los usureros que comenzaron a hacer su agosto con el excesivo cobro de “sus servicios”, el SAT declaró que la implementación de la facturación 4.0 será obligatoria a partir del 1 de enero de 2023, por lo que se concedió un plazo de seis meses más. Así que tenemos una segunda oportunidad, para que no se nos duerma. 

Sin ánimos de defender al SAT (que, si es un verdadero dolor de cabeza para muchos, casi todos) la información para la facturación 4.0, no es para el SAT, sino para el patrón, ya que cuando este haga el timbrado del salario de sus empleados, pueda garantizar que la información está actualizada y correcta conforme a la que tiene el SAT en este momento. Dicho de otra manera, lo que el SAT quiere asegurar es que los patrones tengan la información actual y no exista una discrepancia entre la información que tienen los patrones y la que tiene SAT sobre los trabajadores. Así que ánimo y “sin Yolanda” que primero nos vamos a morir a que deje de existir el SAT. 

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search