Opinión

La tecnología en tiempos de Covid

Es indudable que, en los tiempos de la vida, surgen etapas que nos hacen malas pasadas

Víctor Guzmán
Académico

miércoles, 03 junio 2020 | 06:00

Es indudable que, en los tiempos de la vida, surgen etapas que nos hacen malas pasadas, sin embargo, la resiliencia permite que nos adaptemos a las circunstancias y saquemos provecho de lo que pudo ser un problema.

Como ejemplo esta etapa, estamos viendo un gran repunte en el uso de las tecnologías de la información y comunicación (TICS) como una necesidad, pero también como un proceso de interrelación y enseñanza.

En las instituciones escolares, además de utilizar las plataformas virtuales, han tenido que recrear y adaptarse a las nuevas herramientas de conocimiento, para mayor alcance en el proceso de aprendizaje de los alumnos.

El uso de las plataformas educativas se ha actualizado, adecuando formas coloquiales de comunicación usadas por los jóvenes a los modelos de aprendizaje. De esa manera se pretende captar la atención de los muchachos y sobre todo que el conocimiento llegue a sus mentes.

Dejaron de ser atractivas las presentaciones en Power Point, es cosa del pasado, hoy las reglas dictadas por la generación Z, marca que ya no es llamativa a los ojos y gustos de los actuales aprendices, debiéndose ya, usar aplicaciones y herramientas que sean parte de su comunicación actual. Como presentaciones a través de videos interactivos u hojas de trabajo virtuales, entre otras formas de aprendizaje. Quienes no lo han entendido y aprendido estarán fuera de la realidad educativa.

Por otro lado, las actividades laborales, también se han adaptado a las circunstancias, donde las reuniones laborales, se hacen por plataformas o aplicaciones de paga. Entrevistas de trabajo, en vivo, pero a distancia. Trabajo desde casa, donde la comunicación es fluida, como si se estuviera de manera física en la empresa. Las adaptaciones no se hicieron esperar. La necesidad permite la adecuación sin excusas.

En cuanto a la vida cotidiana, la aclimatación virtual abrió camino que se resistía, los pagos de servicios, impuestos, multas y demás son pagados de manera no presencial. Se acabaron las largas líneas para efectuar un abono. El teléfono se convirtió en tarjeta de crédito, débito y banco portátil a la vez. Sólo hay que tener cuidado con estos lobos bancarios, que en el menor descuido te desaparecen el saldo, con mil y una excusa. Como compra de seguros inexistentes o cualquier otro arbitrio.

Con ello todos los aspectos de la vida, de manera casi abrupta, han ido cambiando, adaptándose a la nueva realidad. Que por cierto no sabemos cuánto dure, o será el inicio de la nueva adaptación para seguir existiendo.

Por ello la importancia de actualizarnos. La edad ya no es ningún impedimento para utilizar las TICS, cualquier teléfono inteligente nos ofrece diversas aplicaciones y tutoriales para saber usarlos. Adaptarse a esta realidad que nos apresuró a aprender de manera vertiginosa, siendo un curso intensivo para la sana supervivencia.

Es difícil pensar, que en unos meses volveremos a lo que hacíamos antes de la pandemia. Debemos saber que, de aquí en adelante todo será diferente. Los cuidados de higiene serán continuos, al igual que la sana distancia y la utilización de protectores faciales.

Los aforos deberán cuidarse, no sobrepasen los límites mínimos permitidos, al igual que los lugares mayormente concurridos. Es necesario hacernos a la idea de la nueva realidad. Buscando prevenir nuevos brotes.

Adaptarse o morir.

 

 

 

 

 

 

Te Puede Interesar