Opinión

La salud mental en tiempos de crisis

Todas las situaciones que ocurren en nuestra vida generan un impacto en nuestro entorno

Alejandro Núñez
Catedrático

sábado, 30 mayo 2020 | 06:00

Todas las situaciones que ocurren en nuestra vida generan un impacto en nuestro entorno; actualmente nos encontramos enfrentando una problemática de salud mundial derivado de la pandemia del Covid-19, la cual no sólo ha causado lamentables decesos en todo el hemisferio, sino que también ha generado la pérdida de empleos y con ello una crisis económica mundial. Pero no nos debemos quedar estáticos ante las situaciones. 

Es por ello, que cito la frase del destacado político hindú Jawaharial Nehru: “Las crisis, cuando ocurren, tienen al menos la ventaja de que nos obligan a pensar”, y ante el panorama actual que enfrentamos no sólo debemos quedarnos viendo lo que ocurre sin hacer nada o prever lo que vendrá después de esto. 

Ante este panorama, es fundamental analizar la importancia que tiene el tema de la salud mental en todos los ámbitos; de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) se estima que entre 450 y 500 millones de personas en el mundo han presentado algún trastorno mental, de los cuáles más de 300 millones padecen depresión, 60 millones trastorno bipolar y casi 21 millones esquizofrenia. Además, casi un millón de personas se suicidan al año, lo que representa más muertes que las producidas por las guerras y desastres naturales. 

México, es uno de los países en donde se requiere mayor atención oportuna y efectiva de especialistas, esto de acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud Mental, un 18 por ciento de la población urbana en edad productiva que abarca de los 15 a 64 años, sufre algún trastorno del estado de ánimo como ansiedad, depresión o fobia.  

Opuesto a lo que invierten países con ingresos altos, los países con ingresos bajos y medios únicamente destinan alrededor de un dólar per cápita al rubro de salud mental. Del presupuesto de salud en México, sólo se destina alrededor del dos por ciento a la salud mental, cuando la OMS recomienda que se invierta entre el cinco y el 10 por ciento. Además, el 80 por ciento de dicho gasto se destina a la operación de hospitales psiquiátricos, quedando muy poco para la detección, prevención y rehabilitación.  

Fomentar la investigación en salud mental y el desarrollo de modelos de atención comunitaria, deben ser acciones que desarrollen nuestros gobiernos en conjunto con las organizaciones de la sociedad civil. La situación de la pandemia ha dado muestra de la carencia y necesidad que tenemos de la salud mental; han incrementado los casos de violencia familiar, las situaciones de crisis por ansiedad, depresión, derivado de acatar las disposiciones de las autoridades sanitarias de permanecer en casa el mayor tiempo posible. 

Además de la crisis por la pandemia y la situación económica, en México se vive una situación generalizada que ha causado grandes estragos y particularmente en nuestra ciudad, nos referimos al clima de inseguridad y violencia. Desde el 2010, en Ciudad Juárez se presenta un patrón repetitivo de la violencia, lo cual ha comenzado a provocar problemas de estrés, ansiedad y hasta depresión. Aunado a lo anterior, un estudio realizado por el Hospital Infantil a niños de entre cinco y 12 años, arrojó que el 80 por ciento de ellos padece estrés postraumático por situaciones de violencia. 

No obstante, vemos que nuestras autoridades tanto federales como locales hablan poco o nada sobre la necesidad de fomentar la salud mental, así como el desarrollo de proyectos y acciones tendientes a la prevención, atención y rehabilitación de trastornos mentales. Es importante mencionar que el Desarrollo Integral de la Familia del Estado de Chihuahua, a través del Centro Estatal de Fortalecimiento Familiar en colaboración con Organizaciones de la Sociedad Civil se encuentra llevando a cabo proyectos enfocados a prevenir y atender las situaciones derivadas de la violencia familiar, suicidio y promoción del buen trato al interior de las familias.  

Implementar acciones de prevención y atención a la salud mental y emocional para brindar a los juarenses deberán ser objetivos que se planteen nuestros gobernantes con el apoyo de la sociedad civil organizada, debido a que ignorar estos problemas y no hacer nada al respecto, traerán consigo grandes consecuencias. La salud mental es igual de importante que la salud física y no debe descuidarse. Es por ello, que es de vital importancia que durante estos días de confinamiento mantengamos ocupado nuestro pensamiento en cuestiones positivas y mantengamos la calma.