La salud es un tema de todos

Un mensaje claro, fuerte, contundente fue la carta de renuncia presentada por German Martínez Cazares, hoy extitular...

Daniela González Lara
Analista
jueves, 23 mayo 2019 | 06:00

Un mensaje claro, fuerte, contundente fue la carta de renuncia presentada por German Martínez Cazares, hoy extitular del Instituto Mexicano del Seguro Social quien, en su misiva presentada ante el Consejo Técnico de ese órgano de gobierno, habla de forma determinante sobre su salida de la Dirección General, señalando una supuesta injerencia de las elites administrativas de la Secretaría de Hacienda y Crédito Publico en el presupuesto del IMSS. 

El mensaje que podemos percibir es que la transparencia, el diálogo y la inclusión deberán ser los ejes rectores del actual Gobierno en los próximos movimientos que realice Gobierno federal en instituciones claves para el país, más aun si tienen que ver estas con el bienestar de la gente, dichos elementos, sin duda claves para evitar las imposiciones que degraden el servicio más noble con el que puede contar un ser humano como la atención a la salud. Sin embargo, esta servidora percibe que el problema supera el pretender controlar al Instituto a través de los recursos o de respetar o no la autonomía del Seguro Social, pues ante un problema histórico de corrupción en ese órgano gubernamental debemos ser conscientes que el tema es más complejo que la Secretaría de Hacienda quiera llevarse el dinero de la salud para otros intereses en el país, que por importantes que fueran para la nación, siempre serán menos importante que procurar la sanidad de un ser humano y la tranquilidad de una familia.  

Cualquier persona en su sano juicio deberá estar de acuerdo en abatir los problemas que el mismo Martínez Cazares describe en su carta de renuncia, refiriéndose a los pasillos de espera de los nosocomios repletos de personas enfermas que son mal atendidas por la falta de personal, camas y medicamento, pero para hacer una radiografía completa de esta renuncia/denuncia es justo decir que no es un problema exclusivo de este gobierno, sino que debemos reconocer la situación como un tema de corrupción heredado desde las mismas entrañas de creación del Instituto y que en nombre de las personas enfermas, sobre todo de quienes requieren cirugías o necesitan diariamente dosis de diferentes sustancias para seguir viviendo, es inaplazable que se voltee a ver este problema desde una perspectiva  urgente de atender por la sensibilidad del tópico. Por ejemplo, en marzo del presente año, la plataforma del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) recibió dos quejas de falta de tratamientos para el VIH en la Unidad Médica de Atención Ambulatoria (UMAA), número 35 del IMSS en Ciudad Juárez, es decir, no se equivoca don German en alzar la voz por esta realidad abrumadora que nos aqueja desde hace muchos años en el tema de la salud.

Sin embargo en lo que sí se equivoca don German, es en que iba a llegar a dirigir un sistema de salud de primer mundo, un nosocomio sin enfermos, cuando el mas enfermo en el Instituto Mexicano del Seguro Social es precisamente el Instituto, pues ha sido saqueado sistemáticamente por sus antecesores hasta decir “basta”, claro que hay retos importantes dentro de la institución, todos estamos de acuerdo en que las necesidades de infraestructura, servicios básicos y especializados son apremiantes, pero la solución no llegará de la noche a la mañana, y menos sin hacer un análisis económico y minucioso de los bienes del IMSS y como órgano de gobierno que es, claro que debe existir cierta injerencia de la Secretaría de Hacienda y Crédito Publico, o sea, es comprensible que así sea, siempre y cuando haya respeto a la independencia del mismo como lo mandata su propia Ley.

Por otro lado y en el tema de la autonomía, es importante destacar de dicha misiva de renuncia, la alerta que hace su autor, a propios y extraños, sobre unos supuestos nombramientos de “delegados administrativos estatales” para que ellos, desde los hechos, administren desde lo local al IMSS, es un tema que no suena del todo bien pues no esta bueno tener dos jefes de lo mismo en ningún lado, por lo que como derecho habientes debemos estar atentos pues toda decisión administrativa impacta el servicio que recibimos.

Le invito amable lector a que siga de cerca esta historia que no termina con la multicitada renuncia, sino que más bien apenas comienza. Gracias por leer, yo soy Daniela González Lara.