PUBLICIDAD

Opinión

La peligrosa obsesión contra Calderón

Toda la semana pasada el presidente Andrés Manuel López Obrador machacó su obsesión contra Felipe Calderón, que lo derrotó en la elección presidencial de 2006

Raymundo Riva Palacio
Periodista

lunes, 20 junio 2022 | 06:00

PUBLICIDAD

Toda la semana pasada el presidente Andrés Manuel López Obrador machacó su obsesión contra Felipe Calderón, que lo derrotó en la elección presidencial de 2006. Utilizó una nota vieja reciclada por La Jornada para reiterar que Genaro García Luna, exsecretario de Seguridad Pública, está vinculado al Cártel de Sinaloa, y señalar como responsable de que se hubiera corrompido al expresidente. López Obrador avivó el fuego mediático durante varios días, mientras la violencia descontrolada en el país mostraba los niveles de ingobernabilidad. Tuvo éxito relativo en desviar la conversación, pero al final del camino no está claro cómo resulte.

La apuesta es grande, acusar a Calderón y a García Luna de arietes del Cártel de Sinaloa. Se aproxima el juicio contra García Luna en la Corte Este de Distrito en Brooklyn, programado para octubre, donde los fiscales tendrán que demostrar lo que hoy afirma López Obrador. Los datos, sin embargo, no favorecen los dichos del presidente. Hasta hoy, no hay ninguna figura o cuadro relevante del Cártel de Sinaloa en la cárcel. En el Gobierno de Calderón, García Luna detuvo a 795 miembros de esa organización, incluidos Alfredo Beltrán Leyva, responsable de seguridad del Cártel de Sinaloa, y Édgar Valdés, ‘La Barbie’, lugarteniente de Arturo Beltrán Leyva, abatido por la Marina en 2009.

PUBLICIDAD

El contraste con López Obrador es rotundo. De todos los cárteles que enfrentó García Luna, el de Sinaloa sigue siendo la gran empresa criminal de México. La manera como López Obrador ataca sistemáticamente a García Luna y Calderón debe ser música en los oídos para esa organización, el tener en el presidente a un justiciero contra quienes lo persiguieron.

Los fiscales quieren avivar el debate para apuntalar su estrategia de un jurado secuestrado y testigos anónimos, por lo que también filtraron que una periodista había sido amenazada y tratado de sobornar para que dejara de investigarlo. Puede ser que detrás de ello está el intento para que el juez amplíe el plazo para presentar todas sus pruebas, que vence a finales de mes, pues por lo que ha trascendido en la misma Corte, no parecen tener un caso sólido.

Esto no sería tan malo para el Departamento de Justicia como para el presidente López Obrador, quien ya sentenció a García Luna como narcotraficante y a Calderón por solapador. El presidente está en arenas movedizas al dar por ciertas las afirmaciones de Zambada, que le entregó en un restaurante en 2005 y 2006 dos maletas con seis y ocho millones de dólares, y otros tres a cinco millones en 2006. ¿Caben en dos maletas?

Como referencia se puede tomar al periódico bonarense La Nación, que cuando fue detenido el exsecretario de Obras de Argentina del Gobierno de Ernesto Kirchner en 2016, le encontraron escondidos nueve millones de dólares y otras divisas en 160 cajas de 66 centímetros de largo, por 62.4 de ancho y 22 de alto, en donde cabía, estimó, un millón de dólares en 100 fajos de 100 billetes de cien dólares, con un peso cada una de 10 kilos, al pesar cada billete de papel un gramo, de acuerdo con el cálculo de la Reserva Federal de Estados Unidos.

El dinero al que se refiere Zambada no cabe en dos maletas, pero esto no es lo más delicado para quien haga un acto de fe sobre los dichos del hermano del jefe del Cártel de Sinaloa, quien hizo la misma imputación tras ser detenido en 2008, que fueron desestimadas por falta de pruebas. Hay también otros elementos que no deben soslayarse a Zambada, su captura, realizada por el grupo al mando de Gerardo Garay, uno de los colaboradores más confiables de García Luna, en ese entonces comisionado de la Policía Federal.

No se sabe con certeza si el presidente López Obrador tiene conocimiento de estos detalles, o de las vinculaciones de funcionarios de su Gobierno en la Ciudad de México en el primer lustro de este siglo con el Cártel de Sinaloa. Haría bien en allegarse mejor información y reorientar su odio y enfocar mejor sus críticas contra Calderón y García Luna, para que en caso de que venga un revés, tenga una salida legal y política.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search