PUBLICIDAD

Opinión

La Marea Humana

- En el México de 1940 éramos 20 millones de compatriotas; en 1970 duplicamos la cifra para llegar a los 50 millones

Francisco Martín Moreno
Analista

miércoles, 18 enero 2023 | 06:00

PUBLICIDAD

Ciudad de México.- En el México de 1940 éramos 20 millones de compatriotas; en 1970 duplicamos la cifra para llegar a los 50 millones (el INEGI se fundó en 1983). En 2022 alcanzamos la cifra de 130 millones, o sea que en 80 años sextuplicamos y más, la población, lo anterior, claro está, sin tomar en cuenta los 36 millones de nacionales mexicanos que viven legalmente en Estados Unidos, más 10 millones de la migración ilegal difíciles de cuantificar: o sea, si no hubieran huido al norte 47 millones de nuestro país, al día de hoy seríamos casi 180 millones de paisanos habitando este llamado Cuerno de la Abundancia, más cuerno que abundancia, en realidad.

En nuestro país, solo en el 2021, contabilizamos un millón 912 mil 178 nacimientos, casi dos millones, lo cual implica que al final de esta “administración”, habrán nacido casi 12 millones de mexicanos en el “Sexenio de la Desposibilitación”, un barbarismo propio para describir lo que nos ocurre. Lo anterior, muy a pesar de la existencia de medios anticonceptivos, como el condón, el diafragma, la vasectomía, entre otros métodos de control de la natalidad escasamente utilizados por los sectores de escasos recursos.

PUBLICIDAD

En México, hasta antes de la llegada de la 4T, subsistían 50 millones de compatriotas sepultados en la pobreza. En el 2024, haciéndole justicia a la promesa presidencial “Primero los Pobres”, podríamos alcanzar los 60 millones, cifra temeraria que amenaza el futuro de nuestro país, pero que favorece los intereses políticos de AMLO porque a más pobres, más posibilidades de comprar su voluntad política con limosnas financiadas con los impuestos pagados por la ciudadanía productiva. La marea humana del siglo XX se presentó como un implacable tsunami que impidió las posibilidades de dotar de aulas, empleos, camas de hospital y obras de infraestructura a la población. El bienestar de la nación se volvió a diferir, entre otras razones, cuando Echeverría, el álter ego de AMLO, declaró en plena explosión demográfica, aquello de “Gobernar es poblar”, aun cuando después rectificó para fundar el Consejo Nacional de la Población.

En 1900 existían mil millones de habitantes en el mundo, pero al final del 2022 la población se disparó hasta los ocho mil millones, de los cuales casi el 10 por ciento se localizan en Europa, casi el seis por ciento en América del Norte, el seis por ciento en América del Sur, el 17 por ciento están en África y más del 60 por ciento en Asia. De los ocho mil millones el 49 por ciento vive en el campo y el 51 por cieto, en ciudades. La ONU estima que el 20 por ciento de la población mundial, mil 600 millones, carece de una vivienda adecuada, el 14 por ciento vive en asentamientos informales y el 1.4 por ciento no tiene hogar. El porcentaje de personas afectadas por el hambre en 2015, se disparó hasta alcanzar el casi 10 por ciento de la población mundial. Más de mil millones de seres humanos viven con menos de un dólar por día. Alrededor de dos mil millones de personas en todo el mundo no tienen servicios de agua potable gestionados de manera segura, tres mil 600 millones no cuentan con servicios de saneamiento seguros y dos mil 300 millones carecen de instalaciones básicas para lavarse las manos. Sólo el 12 por ciento de las personas entre 55 y 64 años de edad han obtenido una educación universitaria, mientras que el 23 por ciento de los jóvenes de 25 a 34 años lo han logrado.

Unos datos más: en 2021, China registró casi 11 millones de partos, India, 16 millones, según las cifras oficiales, mientras que en Francia nacieron 738 mil 594 niños y en Alemania, en el mismo período nacieron 795 mil 492 niños. ¿Cómo se pueden satisfacer las más elementales necesidades humanas con 16 millones de nacimientos al año?

En dichas condiciones la migración mundial será incontenible hacia los países poderosos con altos índices de educación, con un Estado de Derecho consolidado, con excelente seguridad ciudadana, hospitales y respeto hacia los derechos humanos. La migración de México a Estados Unidos no se detendrá a falta de todo lo anterior. ¿Por qué la migración nacional no se dirige a Guatemala? El mejor impulsor de la migración en México es AMLO, ¿será por la posibilidad de captar más divisas y presumir el tipo de cambio como un éxito de su gobierno? ¿Será...?

www.franciscomartinmoreno.com

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

close
search