Opinión
OPINIÓN

La imprudente inspección en ‘alta seguridad’

No hubo un solo dato oficial relacionado con la “visita subrepticia” que hizo la tarde noche del lunes Javier Corral Jurado al Cereso estatal 3 de Juárez

LA COLUMNA
de El Diario

miércoles, 05 mayo 2021 | 06:00

-La imprudente inspección en ‘alta seguridad’

-El descarrilamiento de Ebrard... y varios más

-Una fractura quizá hasta necesaria en IP

-Reparten su amor entre ‘El Güero’ y Mocken

No hubo un solo dato oficial relacionado con la “visita subrepticia” que hizo la tarde noche del lunes Javier Corral Jurado al Cereso estatal 3 de Juárez, hoy aparentemente aplacado, pero dueño de un violento historial que incluye masacres de impacto internacional y fama de autocontrol pleno por parte de diversos grupos delictivos que operan en su interior.

Fue desplegado un operativo extraordinario de las policías Estatal y Municipal para resguardar al gobernador y su comitiva en su incursión a esa cárcel. Tenemos algunas fotografías en la versión digital de La Columna.

Ninguna autoridad, ningún vocero del Gobierno del Estado, quiso o pudo informar sobre el hecho. No se trató, desde luego, de una actividad rutinaria. Corral se habrá parado si mucho una o dos veces en un Cereso durante los casi cinco años de su administración.

A pesar del misterio y el secretismo, pudimos saber que Corral Jurado tiene la intención de “inaugurar” en los próximos días una modesta, pero macabra construcción iniciada hace más de un año en el interior del reclusorio.

Se trata de un módulo de unas 40 celdas de “alta seguridad”, donde serían ingresados algunos de los reos considerados más problemáticos o que en el exterior son definidos por las corporaciones policiacas como “objetivos prioritarios” por ser “generadores de violencia”.

Hay retraso de varios meses en la “obra”. A su estilo contradictorio, le pegó tan fuerte regañada el gobernador a su principal acompañante, el secretario de Seguridad Pública, Emilio García Ruiz, que los decibeles fueron sentidos en los otros módulos del propio Cereso.

Obvio no pasó de la amonestación, usa el mandatario al jefe policiaco de su escupidero, pero lo premia con blindada de siete millones de pesos aun con el estado ardiendo en violencia.

De cualquier manera es muy raro lo que hizo el gobernador. Bastante imprudente. Muchos aspavientos “secretos” para supervisar un área de evidente futuro castigo en un reclusorio donde quienes mandan son los reos. Eso lo sabe todo Juárez. Todo Chihuahua.

Y con un agregado escalofriante que pudiera, o no, ser mera casualidad. Ayer temprano, mientras Corral se trasladaba de Juárez a Chihuahua en el lujoso helicóptero Bell 429, en la carretera de esta frontera a Chihuahua sufría un severo accidente la jefa de los penales en el estado, por lo tanto jefa del Cereso 3 de Juárez, Nora Angélica Balderrama. Ella estuvo ayer también de “supervisión” en el penal, pero fue regresada por carretera.

Ni modo de pensar sin malicia.

****

Mal momento para la Cuarta Transformación y sus planes políticos futuros. El meme que presentamos en versión digital es ilustrativo con un Marcelo Ebrard descarrilado por la tragedia en la línea 12 del metro de la Ciudad de México, con un saldo de dos docenas de personas muertas y más de 70 lesionadas.

“Estoy a disposición de las autoridades”, dijo el también secretario de Relaciones Exteriores porque no podía decir otra cosa. Mera lógica. Fue uno de los jefes de la Ciudad de México, autores de la construcción de esas líneas sistemáticamente cuestionadas.

Pero también aparecen en el tema otras figuras descollantes justo hacia la “presidencial” del 2024, como el dirigente nacional de Morena, Mario Delgado; la actual gobernadora de la “megalópolis”, Claudia Sheinbaum, y decenas más.

El jefe AMLO ha de sufrir como nunca en su larga carrera política. Peligra seriamente su arriba del seis en aceptación; y por supuesto, la herencia de la 4T entre los suyos, los íntimamente suyos.

***

En el Hospital de la Mujer, dependiente del Gobierno estatal, están haciendo entrega a las mamás de una pequeña bolsa con “regalos” rotulada con el nombre y logos del equipo de fut Bravos. Foto en versión digital.

Por tratarse de un hospital público, de inmediato se anotaron fans y patrocinadores de Chivas, América, Cruz Azul y otras anestesias del balompié mexicano para solicitar su propio espacio mercadotécnico en el HM.

Mayor felicidad para las mamás, además de sus retoños.

***

Es de conocimiento generalizado la división histórica que sufren las cámaras empresariales en Juárez, regularmente contaminadas por intereses individuales, de grupo, y político electorales.

No fue la sorpresa de la década el anuncio llevado a cabo ayer por José Mario Sánchez y Álvaro Bustillos Fuentes, presidentes de Coparmex y Desarrollo Económico respectivamente, pero sí generaron materia de controversia.

Anunciaron su separación del Consejo Coordinador Empresarial “porque no hay voluntad en hacer cambios de fondo”, y porque buscan que sus asociados “sientan logros y avances que nos permitan combatir la propia apatía y la falta de participación”.

Verdades de kilo, si hubiera más carácter y participación cívica entre los gremios empresariales jamás permitirían que cualquier loquito con poder llegara a destruir sus calles, a construir fraccionamientos en zonas inundables u otras linduras semejantes.

***

Tenemos dos fotos en la versión digital del secretario de Seguridad Pública estatal, Emilio García Ruiz. Una, cuando tomó protesta del cargo, a principios del 2020; otra, de ayer al ingresar a Palacio de Gobierno en la ciudad de Chihuahua.

Son muchos kilos de diferencia, y no son por el estrés de los miles de asesinados en el estado ni la violencia que acosa cada instante a todos los chihuahuenses. Es “la buena vida” generada por una excelente nómina, escoltas, otros ingresos, y un jefe más que pasalón.

***

Esta semana los sindicalizados y jubilados del Gobierno municipal tienen en su agenda recibir a los candidatos a la alcaldía a fin de analizar sus propuestas. Son los principales “clientes” de la administración, los principales beneficiarios o perjudicados del nuevo jefe que llegue.

Nada despreciable es la base votante del gremio que por el lado de los retirados encabeza Juan Étienne Castruita y por los activos Arturo Silva Doray.

La tropa sindical se reparte básicamente entre los candidatos de Movimiento Ciudadano y la alianza PAN-PRD, Rodolfo “El Güerito” Martínez y Javier González Mocken. Es que los dos ya fueron jefes de los empleados municipales, ya los conocen.

Así que de esta forma habrán de repartir su amor los sindicalizados y jubilados, que ya no se mueven con las viejas formas del corporativismo, pero sí guardan mucha lealtad a su gremio. Por obvias razones, ya que serán los más afectados o beneficiados por el siguiente alcalde.

Entre ambos candidatos habrán de llevarse a los empleados y no propiamente al 50-50. En las dos campañas tienen números a su favor en cuanto a los miles de votos de la estructura municipal.

También en ambos equipos juran que Morena tiene poca posibilidad de levantar votos en este sector. Dicen que los trabajadores le apuestan al más vale malo por conocido que bueno por conocer.

Ayer, precisamente, le tocó el turno de ser recibido a Martínez, a quien por cierto nomás le pidieron un trato justo como trabajadores municipales y que no lleguen funcionarios como la actual directora de Desarrollo Social, Laura Domínguez, a la que traen entre ojos por malos tratos, deslealtad y traición. (¡Qué novedad!)

Martínez Ortega aprovechó para ofrecer el mismo apapacho que dio al sindicato en la administración independiente y sobre todo diálogo y apertura. No van a tener de qué quejarse los trabajadores, fue el compromiso.

***

Tania Belkotosky, la ultra corralista secretaria general del Tribunal Superior de Justicia, se resistió a firmar el acuerdo para pagar salarios caídos al magistrado penal, Jorge Ramírez, perseguido casi a muerte por Javier Corral.

Aun cuando un juzgado de distrito ordenó los pagos, apenas ayer recibió Ramírez la notificación correspondiente donde el Tribunal acepta el cumplimiento de la orden, aunque no firmada por la secretaria general, sino por el secretario de la presidencia del Tribunal, Óscar Alejandro Jasso Nevárez.

De ese pelo es el respeto corralista a las instituciones, ninguno, puros caprichos bien amarrados con afanes de venganzas personalistas.