Opinión

La generación de 6.0: Hijos mediocres y padres cínicos

Algunos padres de familia, con el cinismo y descaro que los identifica, celebraron que sus mediocres hijos se hayan graduado, no por esfuerzo, sino por decreto

Erasto L. López
Académico

jueves, 15 julio 2021 | 06:00

En días pasados vimos cómo muchos padres se encontraban orgullosos de que sus hijos hayan podido concluir una etapa más en su vida educativa. Desde primaria, secundaria y preparatoria se podía ver a los estudiantes y a los padres de familia celebrar el logro de sus hijos por haberse graduado. Sin duda alguna, el culminar los estudios, a cualquier nivel, siempre será motivo de orgullo y satisfacción, para aquellos que lo merecen. 

Casi al término de este ciclo escolar 2020 -2021, la Secretaría de Educación Pública (SEP), emitió algunos lineamientos para calificar a los estudiantes, en los cuales se estipuló que la calificación mínima seria de 6.0, lo que quiere decir que ningún alumno sería reprobado. Esto implica que, independientemente de que los estudiantes estén o no preparados, continuarán con su camino hacia el siguiente nivel escolar. 

Desde que se declaró la pandemia por razones del Covid-19, las instituciones educativas implementaron la flexibilidad como una manera de apoyo a los estudiantes que carecían de los medios para atender las clases de forma virtual. Sin embargo, esa flexibilidad se hizo cada vez más notoria, a tal grado que ahora es prácticamente obligatorio exigir menos a los estudiantes. 

Con frases como “graduado y sin hacer tareas” y “de panzazo, pero graduado”, algunos padres de familia, con el cinismo y descaro que los identifica, celebraron que sus mediocres hijos se hayan graduado, no por esfuerzo, sino por decreto. 

¿Qué es lo que están aprendiendo la niñez y la juventud con esta pandemia? Posiblemente estén aprendiendo que pueden obtener lo que quieran sin hacer nada, que dar lástima y estirar la mano es el mejor método para sobrellevar las adversidades. La historia nos ha enseñado que en momentos de crisis los seres humanos han tenido que adaptarse. Es por medio de la perseverancia, la fuerza de voluntad, el trabajo y el sacrificio que las sociedades han podido superar las crisis. Sin embargo, en estos momentos, la mayoría de los niños y jóvenes están sumergidos en el ocio y en la idea de generar resultados con el mínimo esfuerzo. 

Posiblemente sea muy pronto para notar las consecuencias, pero en un futuro, que ciertamente llegará, nos daremos cuenta de lo desatinado de las políticas públicas y de la mal crianza de todos esos padres que con gran cinismo aplaudieron la mediocridad de sus hijos; porque esos niños, esos jóvenes que en estos momentos se sienten triunfadores con cero esfuerzos, serán los políticos, los profesionistas, la fuerza de trabajo del mañana. Ya lo dirá la historia si esta generación de 6.0 fue un error garrafal o un acierto incomprendido. 

close
search