OPINIÓN

La foto que habla por sí misma

La agenda electoral hacia el 2021 demanda concentración, operación política estratégica de primer nivel e ir desbrozando la pista de aquellos obstáculos e inconvenientes que pudieran jugar en contra al momento de la guerra en el campo de batalla

LA COLUMNA
de El Diario
lunes, 08 julio 2019 | 06:00

• La foto que habla por sí misma


• Usan ouija para trabajar... y los premian


• Aquel grupo de apoyo rechaza hoy a Corral


• Va Función Pública contra nepotismo


La agenda electoral hacia el 2021 demanda concentración, operación política estratégica de primer nivel e ir desbrozando la pista de aquellos obstáculos e inconvenientes que pudieran jugar en contra al momento de la guerra en el campo de batalla.

Durante los primeros meses de las administraciones de Javier Corral y Armando Cabada fue impensable verlos juntos. Tuvieron severas dificultades iniciales para sincronizar actividad y discurso. Cada quien por su lado.

Tenemos en la versión digital la foto de la etapa distinta a la que han arribado ambos personajes. Comieron el viernes en La Calesa de la ciudad de Chihuahua. Según testigos que nos hicieron llegar la imagen, fue una plática larga y con buen ambiente.

Salvo su relación con Cabada, Corral sigue acumulando enemistades y peleando visceralmente con todo aquel que le signifique incomodidad o fastidio. Acaso por conveniencia modificó su actitud con el Presidente Municipal juarense.

Armando por su lado ha sido paciente y ha trabajado con persistencia eso que pudiera representar un problema serio en sus aspiraciones futuras. Corral se interesó por ganar la gubernatura; no se ha interesado por llevar a cabo un trabajo ni que pueda llamarse mínimamente decente pero sí tiene acumulado hígado y vísceras de sobra para afectar a cualquiera de quienes pretenden sucederlo.

La comida de La Calesa es uno de los variados encuentros que ha tenido el independiente con el gobernador durante los últimos meses, situación que no ha ocurrido ni siquiera con sus correligionarios panistas que aspiran al mismo cargo.

Aunque la comida fue privada, Corral supo perfectamente que la información llegaría el mismo viernes a los distintos actores políticos, sociales y empresariales del estado que no duermen de pensar cómo enfrentar el 2021 y ganar más posiciones de poder o al menos no perder las que ahora tienen.

Cabada está haciendo lo que considera debe hacer.

El mensaje de La Calesa es de Corral, ciertamente, pero el beneficiario de ese momento es el juarense.

***

Retorciéndose del coraje se quedaron algunos empleados de Servicios Periciales en Juárez y Chihuahua porque sólo unos cuantos fueron llevados de paseo a la Ciudad de México a un congreso internacional de nuevas técnicas de búsqueda de personas desaparecidas.

Se llevaron a unos cuantos favoritos y principalmente de Chihuahua, cuando es obvio que existen necesidades mayores en la frontera de contar con profesionales para atender este renglón tan sensible de la seguridad y la justicia.

Fueron solamente los de la Unidad de Peritaje Estratégico, al mando del genetista Eberth Castañón, quien ocupa una posición que debería tener un antropólogo forense y no otro profesionista cualquiera.

El grupo se hace llamar “Equipo Ouija”, conformado por varios que ni siquiera cuentan con título profesional alguno, mucho menos carrera afín en las materias que abordan.

El grupito de la Ouija tiene como fin contactarse con las personas fallecidas de manera trágica, violenta o natural. Deben hacerlo de manera científica a través de la evidencia de interés criminalístico, mediante una investigación bien fundamentada.

La verdad es que el grupo deja mucho que desear.

Su líder y sus integrantes se preocupan más por traer el logo con una calavera y el nombre “Ouija” en sus unidades y camisetas, que por dar resultados en el procesamiento de evidencia clave para lograr tanto encontrar a personas desaparecidas, como obtener sentencias contra los criminales.

Dónde está el respeto a los familiares de las personas fallecidas, dónde su profesionalismo, su ética e integridad moral.

Todo eso se ha perdido en un área cuyo nombre, con referencia a un tablón de madera poseído por supuestos espíritus, explica por qué ciertas investigaciones y periciales son un fiasco.


***

Lo que queda del grupo de apoyo del PAN en el sector empresarial ya se organiza con el fin de encontrar candidato a la gubernatura para 2021 y cerrarle a Javier Corral la posibilidad de dejar sucesor.

Si alguna vez tuvo el mandatario la oportunidad de controlar su relevo, ya la perdió.

Las causas son los heridos que ha dejado en el camino, el daño a la marca azul, las sospechas sobre la labor de los cuerpos de seguridad en complicidad con poderosos grupos criminales, la tremenda opacidad con que se manejan ciertos asuntos como la reestructura de la deuda y el gasto en áreas clave del presupuesto.

El discurso anticorrupción, agotado; la causa antiduartista, desgastada; el pretexto de que no hay dinero para justificar una pésima administración, invalidado ante la realidad del Gobierno que encabeza, ineficiente en prácticamente todas las materias.

Ante el disparo de todos los índices delictivos y el descontrol de la seguridad, además del ejercicio presupuestal austero a conveniencia, es obvio dónde crece la disidencia al corralismo.

En los organismos empresariales y en las fundaciones donde tienen participación, en las que se habla de un necesario quiebre para mostrar su malestar, desatendido totalmente por el Palacio de Gobierno.

Y es necesario porque otra administración estatal del mismo corte no la van a aguantar.


***

La novedad de las denuncias de nepotismo contra los delegados federales es que la Secretaría de la Función Pública ya les dio entrada .

La dependencia a cargo de Irma Eréndira Sandoval mandó notificaciones a Chihuahua al abogado de Namiquipa Leobardo Monreal Ontiveros y al excandidato a diputado Aldo Loya, donde se les indica que sus quejas fueron turnadas al órgano interno de la Secretaría de Bienestar.

Mediante oficio signado por David Herrera Rosales, de la Dirección de Denuncias e Investigaciones, los denunciantes fueron avisados del trámite a sus quejas.

Falta la sustanciación y la investigación correspondiente, que podría llevarse de tres a seis meses y debe realizarse por la contraloría interna del Bienestar, que le reporta a la Función Pública cualquier anomalía encontrada.

La admisión es apenas el primer paso del proceso, pero si los quejosos ya se tomaron la molestia de ir hasta la Ciudad de México para denunciar de manera formal, nada les cuesta esperar y cooperar con los requerimientos de información que les hará el organismo investigador.

Loya Morales denunció a Luis Fernando Duarte, subdelegado de Bienestar de Parral; Ishtar Ibarra, su esposa; Juan Carlos Loera, junto con su hermano, y a la subsecretaria Ariadna Montiel.

Leobardo Monreal hizo ocho denuncias contra varios subdelegados como Leticia Loredo, de Delicias; Francisca Contreras, de Guachochi; Fernando Duarte y sus familiares.

Así que después de un aparente silencio de las autoridades federales, surge esto que pone de nuevo a Chihuahua en la mira nacional.

Se espera una reacción en esta semana de los aguerridos militantes de Morena, quienes no van a quitar el dedo del renglón por el desprestigio que generan los delegados federales a los que sólo les faltó incluir a sus mascotas en la nómina.

También es probable que reaccionen contra la Comisión de Honestidad de Morena. Ésta sí se ha quedado callada ante las denuncias que recibió mediante oficio de los mismos inconformes.