Opinión

Cultura de la paz para el buen vivir

La escucha, el diálogo y la paciencia como motores e impulsores de justicia y paz

La creciente violencia en nuestro país es innegable

Mtra. Mónica Mendoza Martínez

lunes, 22 noviembre 2021 | 06:00

La creciente violencia en nuestro país es innegable, quizá para algunas personas los índices sean mayores o quizá menores; la discusión y el punto de vista radican en lo que nos dice la percepción respecto a la cantidad y el lugar donde se manifiesta, mas no respecto a si existe o no violencia e inseguridad en el país. En mayor o menor cantidad, en un lugar o en otro de nuestro México, ahí está, nos acompaña, se le considera ya como parte de la vida diaria. 

La violencia se ha enquistado en nuestro tejido social a lo largo de años, lustros y décadas; de igual manera las propuestas de proyectos de paz requieren de atención y creación pronta, elaboradas y puestas en marcha con paciencia y seguridad de que sus frutos se verán en años, lustros y décadas. 

Recientemente llegué a una escuela primaria… Muchos compañeros docentes me orientan, dan lecciones de organización, consejos de atención a alumnos, a padres de familia. Soy la recién llegada, no me conocen, así es que por qué creerían que tengo experiencia y que también puedo darles mi punto de vista más allá de que me lo pidan o no, como lo hacen ellos. Tal vez en otros momentos yo también he actuado así, desde lo que veo, desde lo que creo que está bien, desde lo que necesitan los demás de mí, puede que los haya violentado sin darme cuenta porque creo tener la razón en todo. La reflexión me ha llevado a decidir tomar una actitud de agradecimiento y tratar de mirar todo de la manera más positiva posible: sin prejuicios, sin juzgar, sin enojarme y darme a conocer como la persona que tiene 20 años de experiencia docente, con estudios suficientes que enriquecen tal práctica. Trato de ver las cosas más allá de la empatía, más allá de ellos mismos, más allá de mí misma, con agradecimiento, diálogo y escucha. 

Creo que el agradecimiento, el diálogo y la escucha son actitudes congruentes con la búsqueda de una cultura de paz; sin embargo, agradecer en un contexto de demasiada violencia es una actitud que dejaré para después y por tal motivo no abordaré. 

Mi propuesta es la búsqueda del diálogo y la escucha en todo momento: en los pequeños detalles que son los que tejen la vida, no importa que no estés de acuerdo, no importa que sea algo opuesto o casi en contra de ti mismo, el esfuerzo vale la pena; la escucha y el diálogo son el primer paso para respetar a los demás, para considerarlos tan dignos y humanos como yo, para pensarlos semejantes, si es que eso es lo que pretendo. La escucha y el diálogo nos preparan para un escenario de consensos, acuerdos, de búsqueda de soluciones más allá de nuestras posturas ideológicas. 

Conviene, pues, que en los grupos de encuentro formal e informal –llámese escuela, trabajo, iglesias, restaurantes, cafeterías, en fin, en todo lugar en donde socialicemos– comencemos por escuchar, dialogar y no juzgar. Esto abrirá mi horizonte, mi mente y me permitirá ser constructor de paz, constructor de una sociedad donde todos somos iguales y tenemos mucho que aportar desde una mirada y posición diferentes. 

Es un reto personal pero al mismo tiempo una tarea de conjunto, con mis hijos, mi esposo, mi esposa, mi familia, mis amigos, mis conocidos. Es así como quizá, con paciencia, en un par de años mi actitud cambie e invite a mis hijos, a mi familia, a mis conocidos, a ser apacibles, pacientes, a escuchar a los demás para poder dialogar y ejercer un verdadero intercambio de experiencias, ideas y sobretodo de solidaridad y justicia. 

Semblanza

Mónica Mendoza Martínez ha colaborado con distintas organizaciones cuyo enfoque es humano y social. Actualmente se desempeña como docente de educación básica en la Ciudad de México, es licenciada en Educación, Maestra en Pedagogía por la UNAM y Maestra en Desarrollo Humano por la Universidad Iberoamericana.

Cultura para la Paz es un proyecto de El Diario de Juárez en alianza con el Tecnológico Nacional de México, campus Juárez, el Comité de Pacificación y Bienestar Social (Copabis) y el Centro Familiar para la integración y Crecimiento A. C. (CFIC).

close
search