Opinión

La dualidad de las detenciones arbitrarias

Hemos escuchado hablar del tema de las detenciones arbitrarias que se realizan a diario en Ciudad Juárez

Ma. Guadalupe Mancha Valenzuela
Abogada

sábado, 10 julio 2021 | 06:00

Hemos escuchado hablar del tema de las detenciones arbitrarias que se realizan a diario en Ciudad Juárez, por parte de las Policías preventivas de la localidad; para poder hablar del tema primero debemos entender en qué consisten dichas detenciones.

Se le llama detención arbitraria a aquella realizada por parte de una autoridad preventiva o de alguna Policía sin existir una causa justificada o evidencia de que se ha cometido un delito en flagrancia, es decir, es aquella que se realiza porque el policía quiere, puede y se le da la gana.

Todos sabemos que en Juárez, como en cualquier frontera del país, se cometen prácticamente todos los delitos del Código Penal y las leyes especiales en la materia. Sobresalen los delitos en materia de narcomenudeo, migración y delincuencia organizada en donde se involucran los homicidios; al ser una ciudad con una alta actividad delincuencial las policías básicamente tienen la instrucción de detener a cualquier persona que se les cruce, sin mediar una justificación jurídica que fundamente dicha revisión o en su caso detención.

Si vives en Ciudad Juárez y te gusta vestir ropa holgada o como decimos coloquialmente “ropa chola” ten por seguro que alguna de las Policías te va a detener para realizarte una revisión precautoria, como llaman a estas revisiones, sólo por el hecho de tu vestimenta. Aumentan tus probabilidades a una revisión si tienes tatuajes o si eres joven.

Esto ocurre por la cultura policial donde se les enseña, por costumbre no por manual, el perfil de delincuentes que pueden encontrar en las calles de nuestra ciudad y la forma en cómo se visten o por dónde caminan y hasta las horas donde pueden toparse con ellos. 

Pero ¿qué sucede cuando un policía revisa sin una causa justificada a una persona sólo por su vestimenta y se da cuenta que no participó en ningún delito? Pueden suceder dos cosas: una, que se disculpe el policía cuando la persona que retuvo no opone ninguna resistencia y coopera a la revision, o dos, detener a la persona cuando opone resistencia y pide una explicación del porqué se le revisa y consignarlo por algún delito como puede ser el de desobediencia y resistencia de particulares, entre otros.

Claro está que es totalmente violatorio de garantías el que te detengan de esta manera, imagínense que por el solo hecho de que te guste cierta forma de vestir, llegues a parar a la cárcel donde te pudieras topar con verdaderos delincuentes. Cómo cambiaría la vida de aquella persona privada de su libertad arbitrariamente con la convivencia con delincuentes, qué pasaría con esa persona que es arrojada a una incubadora humana para delinquir, este es un panorama actual en la ciudad y un tema que no se soluciona.

Sin embargo, en varias de estas revisiones al azar que se realizan por la simple sospecha de que la persona que viste holgadamente esconde un delito y muestra una actitud evasiva, se han descubierto varios delitos y se han asegurado drogas, armas, dinero; en dichas detenciones también se han salvado víctimas y evitado la comisión de varios delitos como secuestro, robos, homicidios, etc.

La dualidad de las detenciones arbitrarias se compara con la doble moral de la sociedad juarense, donde queremos y les exigimos a los policías que detengan y demuestren resultados, esto sin denunciar ni poner de nuestra parte como ciudadanos; asimismo juzgamos a los policías porque violan los derechos humanos, pero no les señalamos a los verdaderos delincuentes, entonces nos enojamos con los policías porque no hacen su trabajo y queremos tener policías superhéroes y adivinos que mantengan al margen el crimen sin involucrar una real y verdadera seguridad ciudadana. 

close
search