Opinión

La crisis no es obstáculo para que el país avance

El país tiene que seguir avanzando a pesar de los fenómenos sociales, políticos, económicos y hasta los de salud que tenemos encima los mexicanos

Cruz Pérez Cuéllar
Político

domingo, 04 abril 2021 | 06:00

El país tiene que seguir avanzando a pesar de los fenómenos sociales, políticos, económicos y hasta los de salud que tenemos encima los mexicanos, baste con mencionar la pandemia que a la fecha ha cobrado más de 204 mil muertes desde que apareció hace un año, y cuando empieza amainar la tempestad, cuando parece que la virulencia retrocede, de pronto se siente otro chubasco por nuevos brotes y la llegada de otras cepas, etcétera. 

Si a esto le sumamos las crisis generadas por la contingencia sanitaria, sobre todo la económica que ha dejado estragos por todo el país, y por todo el mundo, la situación parece menos que favorable. Pero también se suman los conflictos consabidos por el tema político-electoral, y otros tantos, que no deben amilanarnos, debemos seguir avanzando.

Hay una agenda legislativa en la Cámara de Senadores que no debe esperar, hay temas que merecen nuestra atención, ya sea por la necesidad social del momento o por el cumplimiento de los términos legales que nos obligan a someterlos a consideración del pleno.

Por ejemplo el tema del “outsourcing” o la subcontratación es un tema que se ha ido postergando, pero que no debe frenarse por más tiempo porque hablamos de un incentivo para la economía de los trabajadores de nuestro país. Se trata de una regulación necesaria porque contempla la modificación y armonización de varios ordenamientos jurídicos para regular la subcontratación de personal, los servicios y obras especializadas y las agencias de colocación.

Se trata de reformas a la Ley Federal del Trabajo, la Ley del Seguro Social, Ley de Infonavit, el Código Fiscal, la Ley del Impuesto Sobre la Renta y la Ley del IVA; se busca regular, entre otros, los servicios y obras especializadas que no forman parte del objetivo social, ni de la actividad económica de la beneficencia. 

En la bancada de Morena tenemos claro el objetivo: que es la estabilidad en el empleo, que se concrete el pago de reparto de utilidades para todos los trabajadores, al igual que las liquidaciones o indemnizaciones de acuerdo con la ley.

Es importante considerar el tamaño de la subcontratación y el número de trabajadores que son desechados sin ordenamientos jurídicos que los respalden. El 94.9 por ciento de los micronegocios emplean 9.5 por ciento del personal subcontratado y las pequeñas y medianas empresas subcontratan a 44.7 por ciento de sus empleados; mientras que las grandes empresas subcontratan el 45.8 por ciento del personal. En el caso del sector de servicios, este ocupa el 34.8 por ciento de subcontratados; el de comercio, el 30.5, y la industria, 24.9.

Si la economía del país está lista, creo que debemos dar ese paso adelante.

Sobre el polémico tema de la reforma energética, quiero aclarar que no nos oponemos a las energías limpias, eso es mentira, lo digo con todas sus letras; lo que Morena sostiene es que la legislación actual en materia de energías, articulada y maniobrada en el sexenio pasado, se olvidó por completo de la Comisión Federal de Electricidad, privatizando prácticamente el servicio; pero algo peor: dejaron a la CFE al servicio de las empresas, con un alto costo para el estado, que ahora no encuentra la salida ante tamaño disparate.

Con más de 80 años de existencia y siendo la empresa del sector eléctrico más grande de América Latina, fue puesta al servicio de unos cuantos, y es fundamental que se genere una reforma que venga a equilibrar un exceso cometido en el gobierno de Enrique Peña Nieto, donde por cierto recibió la CFE con una deuda de 130 mil millones de pesos  y la entregó con un incremento de 100 mil millones de pesos más, para quedar en 230 mil millones, además de una empresa a cargo del Gobierno federal atada de pies y manos.

Me parece que toda esa infraestructura puede rendir muchos frutos más, y poco a poco se debe ir combinando con las energías limpias, que por supuesto estamos totalmente a favor, sobretodo de la energía solar, eólica e hidroeléctrica, entre otras; en todo el país hay condiciones muy favorables para apostarle a las energías renovables, para que podamos reducir emisiones de gases con efecto invernadero, emisiones de carbono negro y más.

Pero también es fundamental que pongamos orden en casa, para que aquello pueda ser una realidad, de lo contrario se ha convertido en una falacia que ni el gobierno ni el sector privado podrán resolver sin un altísimo costo para las y los mexicanos.

Otro tema que no podrá aplazarse por ordenamiento legal es la regulación del consumo de la mariguana que obedece a un mandato de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, que en el 2018 declaró inconstitucional la prohibición del consumo recreativo del cannabis, así que el tema deberá abordarse sin mayor dilación en este mes, debido a que el alto tribunal estableció el 30 de abril de 2021 como fecha límite para que el Congreso lo regulara.

Se debe destacar que el dictamen crea la Ley Federal para la Regulación del Cannabis y modifica la Ley General de Salud y el Código Penal para legalizar el cultivo, la producción, el consumo, la distribución, la industrialización y la venta de la mariguana bajo control federal.

Esto viene a generar un cambio total de paradigmas respecto de la mariguana, cuyo tráfico y control de su venta ha generado enormes daños a nuestro país y se espera que dicha reforma resuelva en cierta medida el gran conflicto suscitado por tráfico del cannabis.

Estos son sólo tres ejemplos del desarrollo de la agenda legislativa pese a las condiciones que mantienen acaparada la atención en el país, habrá otros asuntos que podrán quedarse al margen por un tiempo para dar paso a los que en este momento se necesitan o a los que estamos obligados por ley a resolver en beneficio de las y los mexicanos.