Opinión

La ciudad se tiene que reinventar

Ciudad Juárez requiere someter a una seria transformación algunas de sus zonas. La urbe fronteriza ha ido creciendo de forma desmesurada, anárquica y descontrolada en muchas áreas

José Ignacio Gallardo
Analista

miércoles, 28 julio 2021 | 06:00

Ciudad Juárez requiere someter a una seria transformación algunas de sus zonas. La urbe fronteriza ha ido creciendo de forma desmesurada, anárquica y descontrolada en muchas áreas. Es perfectamente visible la falta de un crecimiento ordenado sobre la mancha urbana. Por muchos años surgieron asentamientos humanos sin la adecuada planeación. De poco ha servido el Instituto Municipal de Investigación y planeación (IMIP), ya que finalmente son intereses políticos, pero sobre todo económicos, los prevalecen por encima de argumentos técnicos.

Aquí lo contradictorio es que mientras Ciudad Juárez crece en zonas cada vez más alejadas y sin la infraestructura necesaria, la zona Centro luce cada día más despoblada. El panorama que presenta el primer cuadro de la ciudad y colonias aledañas es preocupante, pero a la vez representa una área de oportunidad para las autoridades entrantes.

Porque a diferencia de otras ciudades del país, el Centro Histórico de Ciudad Juárez se está quedando vacío y es necesario tomar medidas. Son muchas cuadras en donde lo único que se ven son casas y vecindades abandonadas, oficinas y edificios desocupados y vandalizados.

Esta situación además de contribuir al deterioro de la imagen de la ciudad, también propicia que estos abandonados lugares se conviertan refugio de indigentes y guarida para los delincuentes que deambulan por la zona Centro.

Por otro lado, en contraste con otras urbes de México, la plusvalía en el Centro de la ciudad está cayendo debido a las condiciones de la zona. Lo cual suena ilógico y contradictorio, porque estando tan cerca de puentes internacionales y teniendo muchos servicios al alcance, no se entiende por qué están tan depreciadas las propiedades en ese sector. 

Ha existido desinterés y apatía de parte de autoridades de los tres niveles de gobierno. Y ha llegado a tal nivel esa falta de interés que un claro ejemplo es el edificio que fue el Hotel Juárez y que se encuentra en la avenida Lerdo casi con 16 de Septiembre. 

Este inmueble ubicado en medio de la antigua guarnición de la plaza y la Dirección de Desarrollo Urbano, está convertido en un tenebroso y peligroso refugio de indigentes y delincuentes.

Y esto viene ocurriendo desde hace buen tiempo ante la mirada omisa o cómplice de las autoridades. Bastante exigentes los funcionarios municipales sancionando negocios o edificios por toda la ciudad, pero ciegos y sordos ante lo que ocurre con edificios contiguos a estas dependencias.

Pero este edificio abandonado no es el único que sirve de guarida a indigentes, el Centro está lleno de inmuebles en esas mismas condiciones. Tan solo en el primer cuadro en todas las manzanas hay edificios grandes y pequeños desocupados.

Por la avenida 16 de Septiembre en el tramo comprendido entre la calle Constitución y la avenida Juárez son visibles una veintena de edificios abandonados. Por eso es muy necesario que la próxima administración municipal y los diferentes organismos empresariales impulsen un proyecto para cambiar el paradigma inmobiliario del Centro de la ciudad.

Tal vez dotando de incentivos a constructoras e inmobiliarias para que se edifique vivienda vertical en esta zona, es como se pudiera lograr repoblar el centro.

Porque mientras que en el suroriente de Juárez es difícil conseguir cupo en alguna escuela primaria, en el Centro por lo general, siempre se consigue lugar para los alumnos.

El reto es mayúsculo, pero ya es impostergable la decisión de transformar y de reinventar esa parte tan importante de la ciudad. Ya son muchos años de estar viendo el deterioro, el abandono y el éxodo de juarenses de esa zona que fue el origen de esta importante ciudad.

close
search