Opinión

La campaña del PAN está en crisis

Mientras la población de Chihuahua recibe con enorme optimismo la vacuna contra el Covid, la clase y la política local entró en una profunda crisis

José Díaz López
Analista

sábado, 03 abril 2021 | 06:00

Mientras la población de Chihuahua recibe con enorme optimismo la vacuna contra el Covid, la clase y la política local entró en una profunda crisis. La vinculación a proceso de Maru Campos, pone igual que el Covid al mundo, a la política local toda patas para arriba.

Las redes sociales estallaron a plenitud todo el día de antier al diferirse muchas veces, lo cual fue inédito en la administración de justicia local, el fallo sobre la vinculación de los tres imputados por la “nómina secreta de César Duarte”. Y aún faltan más carpetas, el 16 de abril viene otra audiencia.  

La crisis de la clase política es muy profunda, por disfrutar a lo máximo las mieles ilícitas del poder que le compartía César Duarte. 

Sin embargo, el punto central del cataclismo político, se centra en la candidatura de Maru Campos.

En efecto, las consecuencias de estar vinculados en el proceso penal, tiene efectos distintos, según sea el nivel de competencia de cada figura política involucrada en el escándalo social, político y penal. 

Por ende, la vinculación a proceso de la candidata del PAN es la que recibe la mayor concentración de atención social y en las redes sociales. Y la obliga a ponerse a la defensiva en todos los frentes de la campaña, lo cual le obstaculiza el tomar impulso a su proyecto político. 

Y si bien es cierto que, hasta nuevo aviso, la vinculación a proceso teóricamente no suspende sus derechos políticos para ser votada, también lo es, que políticamente la vinculación es un golpe descomunal al marketing e imagen de las campañas del PAN. El escándalo salpica, desestabiliza a todo el partido.

Las crisis que genera esa vinculación, son varias. 

Una crisis existencial, que sólo puede ser superada por la fortaleza o no de las cualidades del liderazgo político. Fuerza, rapidez, imaginación del liderazgo para poder  sobreponerse al golpe político del momento difícil. Y analizando el discurso y la comunicación verbal y gestual de la conferencia de antier en la que Maru Campos salió a medios para fijar su posición política contra su vinculación a proceso, evidencia que sigue adelante, que no la arredra ni la tumba esa vinculación penal. Y que, está intentando seguir caminando para adelante. Evidentemente continúa el marketing de “victimización como perseguida política y por ser mujer”. Lo cual le ha dado frutos hasta hoy. 

Esta crisis personal se nota que la está superando, pero … ¿y las otras crisis también? He ahí el problema.

Otra crisis, que apenas está surgiendo  dentro del PAN nacional y estatal,  es el del debate de cambiar o no de candidato, antes de empezar la campaña. Este debate ya enseñó los dientes pues ya existe al interior del PAN. De ahí las expresiones como “no renunciaré”; “nadie me detendrá”. Que son una respuesta a las fuerzas que al interior del PAN presionan para que renuncie o la cambien. 

Pero es al exterior del PAN y del grupo de Maru Campos, donde la vinculación está causando estragos. Las redes sociales están con todo en pro o en contra de la candidata. Aunque esta circunstancia era previsible, también lo es que la vinculación fortalece a los segmentos de las redes sociales adversarios del PAN. Les da legitimidad moral para la disputa política en las redes. Habida cuenta de que las granjas de boots de Palacio, que deberían estar operando en una situación de “normalidad”, a favor de Maru Campos, hoy guardan silencio y en muchos casos hasta se unen a los comentarios de los adversarios de ella. Es decir, que el PAN está muy dividido. 

Y obviamente repercute mucho en la predisposición electoral y que no ha sido sondeada ahora que ya sabe el electorado que ya están vinculados. Pronto sabremos hasta donde afectó o no, en la predisposición  electoral esa vinculación a proceso. 

Es la vorágine de expresión política en las redes sociales la que no es manipulable fácilmente y excede los límites del  liderazgo político; la cual se sigue expresando apasionadamente en pro o en contra de muchas cosas, pero esta semana, el tema de la vinculación inundó todo el espacio público. Y seguramente toda la campaña, continuará esa pasión social por participar en la cosa pública. La sociedad está más despierta que nunca en la política. 

Y esta última es la gran crisis que no se puede controlar fácilmente.