Opinión

Juárez, un enorme rancho

Nuestra ciudad, un enorme espacio, con personas sumamente trabajadoras y de gran presencia a nivel mundial, reconocidos por mano de obra calificada, que por años han puesto en alto la entidad

Víctor Guzmán
Académico

miércoles, 28 julio 2021 | 06:00

Nuestra ciudad, un enorme espacio, con personas sumamente trabajadoras y de gran presencia a nivel mundial, reconocidos por mano de obra calificada, que por años han puesto en alto la entidad. Con relación a ello, múltiples personas llegan con la idea de cumplir sus sueños para mejorar su calidad de vida; otros vienen para dar inicio a sus trámites legales, inversiones y múltiples actividades que Juárez les ofrece.

Sin embargo, al llegar a esa ciudad, ver sus calles y avenidas, se dan cuenta de las enormes carencias que se padecen y que la misma ciudadanía es denostada con la pésima infraestructura que por años han tolerado, donde los recursos invertidos parecen no ser el principal problema, sino la ineptitud de quienes por una u otra circunstancia no ejecutan en tiempo y forma las acciones de obra.

Industrias, empresas trasnacionales e inversionistas se ven impactados y afectados al llegar a esta frontera, de la cual se habla como una entidad propicia para generar nuevos espacios de empleo e inversiones millonarias. La ciudad parece no tener resuelta una de las principales prioridades que son calles en buen estado, transitables haya lluvia o no, con un drenaje pluvial que no se colapse a los primeros 10 minutos de tormenta.

Pareciera pueblo o un ranchote, donde las obras se hacen sin sentido, con puentes chuecos e inundados, aunque parezca de risa, pasos a desnivel que se convierten en balnearios que se continúan construyendo y se siguen anegando cada tormenta. 

Ni hablar del bacheo, inservible, desde que tengo uso de razón es igual, lo aplican en las calles y solo es cuestión que caiga la lluvia para que de inmediato se abran los baches aún en mayor cantidad y dimensión. Calles construidas por lomas de baches tapados. No se ha podido solucionar ese problema, que más bien pareciera un buen negocio.

Pésima comparación, en El Paso, Texas se podrá inundar, pero una vez terminada la tormenta, las calles continúan intactas, caso contrario en nuestro lado, donde la mala calidad de los materiales es evidente. 

¿Cuál es la razón? Si los contratos de construcción que vemos en las páginas de transparencia son altos. Por ejemplo, un solo puente costó 60 millones de pesos.

Es evidente que algo mal está sucediendo con las obras en la entidad, es necesario embellecer los espacios en común, concretar buenas ideas que no afecten a la ciudadanía, pero hacerlo de manera inteligente y con un plan aprobado no por conveniencia, sino con la venia de la ciudadanía. 

Si en verdad se desea hacer una ciclovía, que se lleve de manera consensuada por los posibles afectados y beneficiarios, que no sea solo por gastar el recurso, donde lo único que provoca es malestar, como es el caso actual de las 11 calles donde redujeron su amplitud y existe una confusión con los carriles.

Ir al Centro, ni pensarlo, sucio, siempre en construcción o mantenimiento que jamás termina, puestos y templetes improvisados en las aceras, sin control, locales deprimentes, etc. Es una pena, lo que principalmente se desea visitar en cualquier ciudad es el Centro Histórico, aquí si lo piden las visitas, se piensa dos veces.

Determinantemente, esta gran ciudad de un millón 650 mil habitantes, la más grande y habitada del Estado y la representante de la mayor cantidad de empresas internacionales, además de ser la generadora de la máxima cantidad de recursos e impuestos de Chihuahua siga en estas pésimas condiciones de infraestructura. Necesitamos calles, carreteras y espacios que sean acorde a lo que esta entidad representa. Basta de construcciones mal hechas y con tiempos de espera desmedidos. La ciudadanía merece todo lo contrario.

close
search