Opinión

Juárez directo al colapso por la inseguridad

La nota más sobresaliente de la visita del presidente Andrés Manuel López Obrador fue que hizo fila para bajarse en el avión comercial donde viajó

Carlos Murillo
Abogado

domingo, 28 marzo 2021 | 06:00

La nota más sobresaliente de la visita del presidente Andrés Manuel López Obrador fue que hizo fila para bajarse en  el avión comercial donde viajó. El presidente es humilde, es un humano, esa es la nota que más se comenta. Así de gris y triste fue el paso de AMLO por la frontera. 

Para no variar, -en su visita- el presidente dijo que Chihuahua tenía posibilidades de ir al semáforo verde y, unas horas después, López Gatell, el timonel de la pandemia, anunció lo contrario; Chihuahua estará en naranja a partir del lunes. Todo un fiasco. Las contradicciones en el gabinete son frecuentes, pero ya ni la burla perdonan. 

Es irónico, pero a pesar de esos errores frecuentes, la mejor campaña del momento no es de ningún candidato, es el marketing gubernamental de las vacunas contra el Covid-19 y de la ampliación de los apoyos para adultos mayores, porque se reduce el requisito de la edad, pasando de 68 a 65.

Por un lado, es perverso el plan de vacunación, porque necesariamente discrimina a alguien. Como siempre, los epidemiólogos de gabinete -ahora con la impronta del populismo-, imponen criterios que solamente funcionan en su mente de burócrata bien pagado. Pero la realidad siempre es distinta de los planes. No han podido dar el salto del discurso a la realidad y el caos se ha apoderado del proceso de vacunación.

Sin embargo, como los Reyes Magos, el Gobierno federal trae en sus alforjas la promesa de las vacunas. Ojo aquí, no traen las vacunas, solamente es la promesa de las vacunas. Entonces, la atención se centra en una estrategia amorfa donde hoy puede ser una cosa y mañana otra. Mientras tanto, México es de los países más rezagados en la vacunación, Chihuahua entre los últimos y Juárez ni siquiera tiene para cuándo.

La otra táctica electoral que atrae los reflectores, es la disminución de 68 a 65 años el requisito para recibir un apoyo de adulto mayor, lo que representa una idea electoral genial, porque los primeros en la fila para votar siempre son los adultos mayores, esa es una constante en todas las elecciones. La medida se presenta 90 días antes de la primera elección intermedia y eso garantiza un resultado favorable para el nuevo partido hegemónico, Morena.

Las vacunas y los apoyos a los adultos mayores son los temas que encandilan a la opinión pública. Pero AMLO no dijo nada sobre la violencia que crece en Chihuahua, del problema migratorio por el retorno de migrantes mexicanos y centroamericanos que está colapsando a los servicios de la ciudad, ni una palabra de la tragedia financiera que tiene al gobierno estatal contra la pared, ni del terrible desorden en las obras públicas estatales como el BRT, nada, absolutamente nada. La visita fue inocua para las necesidades de Juárez.

Según el Observatorio de Seguridad y Justicia de Ficosec, en los primeros tres meses del 2021 se han cometido 299 homicidios dolosos en Ciudad Juárez. Nos dijeron que era cuestión de tiempo, que había una estrategia nacional, pues ya entró la Guardia Nacional y no hay resultados, estamos igual o peor que los años anteriores. Ese dato no lo quiso analizar el Presidente López Obrador en su visita.

En las últimas semanas, miles han sido deportados por Juárez, hace un mes retornaron a 269 migrantes de Guatemala y Honduras, así como 15 de Jamaica por el Puente Zaragoza ¿a dónde van todos esos migrantes? ¿a dónde irán los miles de deportados de Biden que están por llegar?. Tampoco esa cifra fue importante en la mini gira presidencial.

En la terrible situación de la desorientada obra pública, ya conocemos el desorden de la Ruta Troncal BRT y sus consecuencias, pero esta vez me interesa apretar otro botón para hacerlo más dramático: ahí sigue echándose a perder el hospital que han visitado varias veces y hasta la fecha no le han metido un clavo. Ahí sigue en los terrenos del antiguo galgodromo durmiendo el sueño de los justos. De eso tampoco se habló en la rueda de prensa de López Obrador.

El gobernador Javier Corral anduvo tratando de congraciarse con el presidente y el alcalde Ponce Torres ni siquiera pintó en la gira. Fue el desprecio total para la política, para el diálogo y para las alianzas entre gobiernos. Para acabar pronto, cuando llega AMLO es como si no existieran las autoridades locales.

¿Y Juárez para cuándo? No hay para cuando. Los tres órdenes de gobierno están empatanados por la transición y, en los procesos locales, las candidatas y los candidatos ya están  en la misma dinámica tóxica de siempre, no hay demócratas, la pelea es paleolítica, simplemente “quítate tú para ponerme yo”. No entienden más. 

Pero ¿qué hemos ganado divididos? Nada. El momento que nos ha tocado vivir nos exige abandonar liderazgos mesiánicos que nos van a salvar y tener un solo objetivo: Juárez.

Ni AMLO, ni Corral, ni Maru, ni Juan Carlos Loera, ni ningún otro político va a ver por Juárez si no lo hacemos nosotros. Le hago un llamado a las y los aspirantes de todas las fuerzas políticas, González Mocken, Cruz Pérez, Adriana Fuentes, el “Güerito” Martínez y todos los demás, no es el momento de perderse en el discurso, ni ser displicentes con los santones de la política, es el momento de ver por Juárez.

Nadie va a venir a resolver nuestros problemas, es hora que las candidatas y los candidatos a la alcaldía construyan un acuerdo por Juárez, sin partidos, sin colores (de todas formas ya les valen los partidos) y que dejen a un lado la esperanza de que vendrá AMLO o el próximo gobernador o gobernadora a salvarnos, eso no va a suceder, el estado está en quiebra y al Gobierno federal no le interesa Juárez.

Si no tenemos un acuerdo por Juárez, vamos de nueva cuenta al abandono sin remedio y, tarde o temprano, de nueva cuenta al colapso por la inseguridad, como sucedió en 2009.