PUBLICIDAD

Opinión

Javier Corral Jurado, el ´chueco´

Javier Corral Jurado protagoniza escándalo por la clausura de un changarro “literario” que no contaba con los permisos correspondientes para operar

Manuel Narváez
Analista

lunes, 23 enero 2023 | 06:00

PUBLICIDAD

Javier Corral Jurado protagoniza escándalo por la clausura de un changarro “literario” que no contaba con los permisos correspondientes para operar.

La malilla por no consumir la vitamina “P” de poder, dejó ver sus efectos el pasado jueves 19 de enero, cuando el texano quiso abrir al margen de la ley, una librería en uno de sus tantos inmuebles que ha acumulado a lo largo de 30 años como legislador plurinominal y gobernador, la cual fue clausurada por no contar con la documentación en regla.

PUBLICIDAD

Más veloz que un alma que lleva el diablo, el exgobernador convocó a sus adictos para reprochar mediáticamente el acto jurídico y acusar una supuesta venganza política.

Entre las cobijas de impunidad con las que se arropa el paseño, sobresalen el senador sin partido Gustavo Madero Muñoz y la escritora Beatriz Gutiérrez Müller, cónyuge del titular del Ejecutivo federal.

Ambos personajes se sumaron al desplante mediático del exmultilegislador plurinominal. Madero acusó “revanchas personales” y la esposa del presidente pidió “una explicación convincente” de las autoridades para evitar suspicacias.

Ignorantes de la ley y adictos al foco, cuestionaron la actuación de la autoridad municipal de Chihuahua, pero jamás exhibieron la documentación que acreditara la legal apertura del changarro.

Fue el secretario del Ayuntamiento, y exparticular del exgobernador Corral, el que sí mostró las violaciones a la norma vigente. 

Huelga recordar que el pasado 29 de septiembre de 2022 agentes de Gobernación estatal y municipal clausuraron “La ruta del Sotol”, un evento que duraría cuatro días, asistirían miles de personas y dejaría una derrama económica de 15 millones de pesos.

Dicho evento fue apoyado por el presidente municipal Marco Bonilla, sin embargo, fue clausurado desde el primer día porque los organizadores violentaron el reglamento municipal al vender bebidas alcohólicas sin contar con el permiso correspondiente, y permitir la reproducción de narcocorridos.

La clausura generó molestia entre los cientos de asistentes que fueron desalojados para colocar los respectivos sellos. Al respecto, el alcalde dejó en claro que la ley se aplica sin distinción. Esto fue hace más de tres meses. Quiubo.

Ah, pero la incontinencia verbal de los adictos al corralato acusaron ataque a la cultura. Vaya entraña parasitaria, ni pío dijeron cuando cerraron en el país las estancias infantiles y dejaron de surtir medicamentos contra el cáncer a los menores de edad.

Otro que se trepó al cayuco de la iracunda reacción fue el delegado federal Juanca Loera. El perdedor de la elección gubernamental de 2021 calificó de “increíble e inaudito” la clausura del changarro literario de su apoyador en campaña.

Increíble e inaudito es el nivel de cinismo de este burócrata que, aun y cuando es corresponsable de las políticas públicas del Gobierno de la República, enmudece ante los reclamos de los usuarios de los tramos federales de carreteras que fueron abandonados por su patrón, al igual que lo hace frente ante la crisis migratoria que afecta a Juárez y Chihuahua capital.

De Gustavo Madero es entendible que esté frustrado porque no va a ser gobernador de Chihuahua. Nunca. En todo caso habría que preguntarle al magnate qué beneficios ha traído para Chihuahua en su paso como diputado federal, dirigente nacional del PAN y dos veces senador.

Este nuevo escándalo mediático de Javier Corral Jurado confirma que:

1.- La esposa de López Obrador rebautiza a JCJ como monaguillo del culto a la 4T.

2.- El siempre chueco exgobernador apuesta por una defensa mediática en vez de jurídica, frente a las carpetas de investigación abiertas por presuntos delitos cometidos durante su administración.

3.- JaviCo se sintió intocable como para burlar la ley y quiso apantallar con otros soberbios igual que él, para abrir su changarro.

4.- La mezquindad del supuesto intelectual no tiene parangón que, no obstante querer hacer negocio con la cultura, jamás ha destinado un peso cachito de los 70 u 80 millones de pesos cobrados al erario en los tiempos del conservadurismo, a causas sociales, educativas o literarias.

Es cuanto.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

close
search