Opinión

Jaque a la reina

A pesar de haber ganado la partida, como en el juego de ajedrez, en este momento la gobernadora electa se encuentra literalmente en jaque, prácticamente sin opciones para moverse

Francisco Ortiz Bello
Analista

domingo, 29 agosto 2021 | 06:00

En diez días dará inicio el gobierno de María Eugenia Campos Galván, aun alcaldesa con licencia de la capital del estado y triunfadora en la pasada elección del 6 de junio donde obtuvo la gubernatura del estado, misma que ahora se convierte en pesadísima loza para la política panista al iniciar su gestión el próximo miércoles 8 de septiembre.

Sin embargo, a pesar de haber ganado la partida, como en el juego de ajedrez, en este momento la gobernadora electa se encuentra literalmente en jaque, prácticamente sin opciones para moverse, ya que de entrada, le faltan más de 14 mil millones de pesos para arrancar su gobierno, como ella misma lo declaró el pasado viernes en reunión con empresarios de esta frontera, empezando por la nómina de los trabajadores estatales del día 15 de septiembre.

Aunque la gobernadora electa no lo dijo explícitamente, debemos entender pues que las arcas del gobierno están completamente vacías, que no hay dinero ni para lo más esencial, lo que por supuesto tiene muy serias implicaciones para el gobierno saliente del también panista Javier Corral Jurado. ¿Qué fue del dinero presupuestado para este año? ¿Por qué están vacías las arcas estatales?

Todo hace suponer una perversa y deliberada maniobra de los financieros del actual gobierno, precisamente para dificultar el inicio de la nueva administración estatal. De todos es conocida la feroz animadversión que Corral siente por Maru Campos, y todo lo que hizo para impedir que fuera la candidata de su partido, primero, y luego la gobernadora de Chihuahua.

Algo huele muy mal en todo esto. Es evidente que, ante la falta de liquidez para cubrir los gastos más básicos del aparato de gobierno, la nueva administración estatal tendrá que recurrir a diversos mecanismos que le permitan afrontar dichos compromisos financieros, pero desde luego que no será nada fácil.

“Se necesitan 14 mil 300 millones de pesos, estoy ahorita en negociación con la Secretaría de Hacienda para que me dejen contratar un corto plazo, un corto plazo que lo más que me deja el techo financiero son 5 mil millones de pesos, el problema es que la ley dice que yo puedo contratar hasta el 8 de septiembre, y la nómina se me viene el día 15, lo que implica convocar, licitar, etcétera para tener 5 mil millones de pesos ¡nada más! Eso es todo el dinero que yo tendría, me faltan 8 mil trescientos millones de pesos, ¿de dónde voy a sacar 8 mil 300 millones de pesos?”, dijo la gobernadora electa ante empresarios en su reunión del pasado viernes.

Puesto de esa manera, la situación es muy delicada y comprometida para Maru Campos, ya que dispone de muy poco tiempo para maniobrar, pero más delicado y grave aún serán las implicaciones que esto tenga, es decir, incrementar la deuda pública estatal ya de por sí abultada, comprometiendo seriamente la operatividad financiera de su gobierno.

Todo esto en medio de un montón de pretendidas obras en esta frontera, todas a medias, que suponen también diversas obligaciones de pago, lo que complica todavía más el arranque de gobierno de Maru Campos.

No es tarea sencilla, definitivamente. En esa misma reunión del viernes con empresarios, la gobernadora electa habló de algunas medidas necesarias. “Se están buscando formas, por ejemplo, poner en orden esta parte de los derechos en educación, en el registro público de la propiedad, en el registro civil, estamos tratando de disminuir las secretarias, estamos buscando formas y analizando para tomar la mejor decisión”, afirmó Maru Campos.

Sin duda alguna que la gobernadora electa va a requerir de todo el apoyo de la sociedad, del Gobierno federal y de instituciones financieras privadas, porque el reto es enorme y más aun por las complicaciones inducidas deliberadamente, así como por un gobierno de Corral ineficiente, oneroso, indisciplinado financieramente y desordenado, que en cinco años no solamente no pudo sanear y estabilizar las finanzas estatales, sino que además contribuyó a agravar su precaria condición a través de gastos excesivos en eventos y viajes, mantenimiento de la flotilla aérea, y otras trivialidades similares, incrementando de manera importante la ya de por sí fuerte deuda pública estatal.

De lo dicho por la gobernadora electa el pasado viernes, aquí en la ciudad, se desprenden algunas conclusiones.

Maru recibirá un Gobierno estatal prácticamente quebrado, es decir, sin dinero para lo más básico lo cual resulta un hecho sin precedentes porque si bien es sabido que todos los cambios de administración los que se van dejan muy pocos recursos, apenas lo más indispensable para operar al menos, no recuerdo un caso en el que el gobernador saliente deje las finanzas literalmente quebradas, o sea, en cero pesos.

También, una vez controlado y superado el complicado arranque de gobierno, sin duda que Maru Campos y su equipo financiero deberán realizar un detallado análisis, incluidas auditorias contables por supuesto, que los lleve a fincar las responsabilidades correspondientes por el desaseado manejo de los recursos financieros en la administración de Corral. Ese es un tema obligado.

Otra conclusión es que, debido a esa precaria situación financiera con la que Maru arrancará su gobierno, los juarenses deberemos resignarnos y prepararnos a soportar por un buen tiempo el tiradero que nos dejó Corral en la ciudad. Las supuestas obras del BRT a todo lo largo de la Panamericana, Tecnológico y 16 de Septiembre, así como en la Gómez Morín, seguirán siendo causa de fuertes embotellamientos viales y molestias para todos los juarenses.

Otra conclusión es que Maru tendrá que realizar un enorme esfuerzo para sanear y estabilizar las finanzas estatales, como una tarea urgente, prioritaria e indispensable, para tener viabilidad a sus demás propuestas o compromisos de gobierno, sin eso su gobierno tendrá viabilidad, y además deberá lograrlo en el menor tiempo posible.

No en vano, en su mensaje a los empresarios Maru Campos, además de agradecer la participación del sector productivo, destacó la importancia de realizar esa clase de eventos en los que se presentan las necesidades de la ciudad, pero también propuestas sobre cómo dar solución a las mismas, con el ánimo de sumar fuerzas para multiplicar los resultados en pro de la ciudadanía.

“Yo me comprometo con ustedes a trabajar con mucha transparencia, con toda la verdad, a decirles lo bueno y lo malo; a decirles la verdad de lo que está subiendo, de lo que podemos y de lo que no hacer. Yo les ofrezco un Gobierno del Estado trabajando 24/7”, afirmó Maru.

También ofreció un gobierno creativo porque, precisamente por los recursos limitados y necesidades ilimitadas, es necesaria mucha creatividad; ofreció además ser una gobernadora conciliadora y que va a proteger a Ciudad Juárez.

En resumen, Maru Campos iniciará su gobierno en una franca cuesta arriba, con muy pocas opciones para actuar, con infinidad de problemas acumulados y para rematar, sin dinero. No es poca cosa ese reto.

Sin embargo, hay que decirlo, la mujer ha mostrado una entereza a toda prueba en las más adversas situaciones, en la capital del estado ha entregado buenos resultados en dos administraciones municipales y lo más importante, ha mostrado una gran capacidad de liderazgo e inclusión, todo lo que significa un buen augurio para los chihuahuenses al menos en cuanto a esperanza de mejores tiempos en el futuro. 

Ojalá que le vaya bien a la gobernadora electa en sus propósitos porque, en muy buena medida, de eso depende también que nos vaya bien a todos los chihuahuenses.

Notas de Interés

close
search