Opinión

Inútiles cierres

- El director regional para Europa de la OMS cuestionó ayer los cierres de escuelas y los confinamientos que se están aplicando ante la segunda oleada de la pandemia de Covid-19

Sergio Sarmiento
Periodista

viernes, 20 noviembre 2020 | 06:00

"Tenemos una riqueza de prácticas nacionales sobre como ir en contra del virus sin ir en contra de la gente".

Hans Kluge

Ciudad de México.- El director regional para Europa de la Organización Mundial de la Salud, el médico belga Hans Henri P. Kluge, cuestionó ayer los cierres de escuelas y los confinamientos que se están aplicando ante la segunda oleada de la pandemia de Covid-19. "Si todos cumplimos con nuestra parte, los confinamientos son innecesarios", dijo. "Mantengo mi posición de que los confinamientos son un último recurso. El uso de mascarillas no es una panacea, y tiene que hacerse en combinación con otras medidas; pero si el uso de mascarillas llegara a 95 por ciento, los confinamientos no serían necesarios. Con tasas de 60 por ciento o menos, es difícil evitarlos".

Más controvertida fue su afirmación de que deben evitarse los cierres de escuelas. "Los niños no son considerados como vehículos principales de transmisión y, por lo tanto, los cierres de escuelas no son una medida efectiva para el control del Covid-19. A los países que consideran este curso de acción, les pido que tomen en cuenta los efectos adversos en los resultados educativos y en el bienestar mental y social. Donde se lleven a cabo cierres de escuelas, pedimos que los niños en situaciones vulnerables y con necesidades especiales tengan prioridad para recibir apoyo y recibir enseñanza en persona".

Desafortunadamente, en México y en otros lugares del mundo los políticos toman medidas como el confinamiento, el cierre de escuelas o la prohibición de la venta de bebidas alcohólicas, sin que haya realmente justificaciones de salud para ellas. Omiten, en cambio, las medidas que han resultado más eficaces contra la pandemia, como el uso de mascarillas o la aplicación de pruebas para aislar contagios en lugar de encerrar a la sociedad entera.

México está a punto de llegar a las 100 mil muertes oficiales y hace unos días rebasó el millón de contagios. Debido al bajo número de pruebas, lo más probable es que las cifras reales sean mucho más altas. El subsecretario de Salud Hugo López-Gatell consideró que las notas periodísticas que registraron el millón de contagios representan "una visión limitada de la información. Es un poco intrascendente, pero en términos de noticias pareciera atractivo, cada vez que hay un número redondo, anunciarlo".

El gobierno mexicano impuso un confinamiento parcial, aplicado a actividades que consideró no esenciales, del 23 de marzo al 1 de junio, cuando empezó de manera gradual la "nueva normalidad". El cierre no ayudó a detener la propagación de la enfermedad, mientras que el subsecretario López-Gatell desaconsejó el uso de mascarillas, que "tienen una pobre utilidad o nula utilidad", y descartó la aplicación generalizada de pruebas, que consideró "inútil, costoso e inviable".

A casi nueve meses de la detección del primer caso en México, nuestro país es uno de los más afectados en el mundo por la pandemia. En número total de casos estamos en undécimo lugar global, cuarto en fallecimientos totales. En muertes por millón de habitantes, ocupamos el duodécimo puesto, pero el bajo número de pruebas falsea nuestras cifras. Hemos aplicado solo 20 mil 337 pruebas por millón de habitantes, el lugar 157 del mundo. La falta de pruebas, y el mal estado de nuestro sistema de salud, hacen que tengamos el mayor número de muertes por contagios confirmados, 9.8 por ciento.

Si los países con mayor éxito en la lucha contra el Covid han promovido el uso de mascarillas, la aplicación de pruebas y el aislamiento de contagios, en México se han cerrado escuelas y negocios. Los pésimos resultados revelan cuánto se han equivocado nuestros políticos.

Borrachos

Para detener la propagación del Covid, el gobierno de la Ciudad de México está considerando aplicar la ley seca. Supongo que tienen miedo de que los coronavirus se emborrachen.

Twitter: @SergioSarmiento