Opinión

Incompetencia de Corral limita a nuestros deportistas

La crisis sanitaria que hoy padecemos todos los mexicanos, pero también los habitantes de todo el globo han puesto a prueba las capacidades de las autoridades gubernamentales,

Cruz Pérez Cuéllar
Político

domingo, 18 abril 2021 | 06:00

La crisis sanitaria que hoy padecemos todos los mexicanos, pero también los habitantes de todo el globo han puesto a prueba las capacidades de las autoridades gubernamentales, del sector económico que está sufriendo una de las peores partes, y sobre todo los ciudadanos, que estamos pagando con la vida de familiares y amigos, con un desgaste físico, económico y emocional, que nadie tenía contemplado soportar, y menos por tanto tiempo.

A todos nos ha pegado de un modo u otro y cada quien trata de sobrellevarlo de la mejor manera, pero todos hemos caído en cuenta que la vida debe seguir, a pesar de las graves dificultades que nos presenta la pandemia, de la amarga carga por la pérdida de un ser querido, la baja o pérdida de ingresos, el aislamiento para realizar diversas tareas, etcétera.

Es cierto que tenemos que hacer más sacrificios que antes, hay que ajustar planes de crecimiento, hay que buscar alternativas para cubrir los ingresos que ya no tenemos, para disfrutar a nuestras familias, aún con las limitantes que imponen las autoridades; todos hemos cambiado, hemos eliminado actividades de nuestra rutina, pero hay otras que necesariamente deben seguir porque son fundamentales para nuestro desarrollo, inclusive son necesarias para vivir.

Los gobiernos, de la misma manera habrán ajustado sus presupuestos, habrán eliminado programas y actividades no básicas de sus planes de trabajo, las condiciones de la pandemia han postrado hasta las mejores economías del mundo. Pero al igual que lo hace la gente común hay cosas que son indispensables para vivir, que las autoridades no pueden prescindir de ellas, si se quiere con limitantes, con restricciones, pero no pueden hacerlas a un lado; el rubro de Salud, es una de ellas por supuesto, que al contrario se fortaleció para hacerle frente al problema, en algunos casos con éxito y en otros con las dificultades consabidas, la epidemia ha superado todas las expectativas.

Pero hay también otras actividades y programas que si bien no entran en el primer plano de atención, son fundamentales para que aún cuesta arriba nuestros niños y jóvenes puedan seguir avanzando, y me refiero al deporte, en todas sus expresiones.

Los gobiernos no deben ser obstáculo para que nuestra juventud se prepare y se desarrolle en este ámbito, porque es precisamente la actividad física un estímulo que ayuda a superar la propia virulencia, que la evita y rechaza, según expertos en la materia.  

La propia Organización Mundial de la Salud (OMS) ha reconocido que la falta de actividad física es un factor de riesgo importante para aumentar el número de personas que enferman y la consecuente mortalidad prematura. Las estimaciones del año pasado indican que no cumplir con las recomendaciones de actividad física es responsable en todo el mundo de más de cinco millones de muertes.

Por lo anterior y más, es hasta cierto punto irracional que el Instituto Chihuahuense del Deporte y Cultura Física haya cancelado la participación de la delegación de Chihuahua en los Juegos Nacionales Conade 2021, contraviniendo las recomendaciones de la OMS, pero también incumpliendo con su compromiso para con los deportistas locales, que todo el año se preparan para estas justas nacionales y otras de tipo internacional.

Se sabe que la Olimpiada Nacional, ahora llamada Juegos Nacionales, reúne en su etapa estatal a más de cinco mil atletas chihuahuenses, en la regional a más de dos mil, y el selectivo final se compone de mil 200 jóvenes, además de todos los acompañantes de estos, por lo que hablamos de más de 10 mil personas defraudadas por esta administración estatal.

Es reprobable que se utilice la pandemia como un pretexto para no apoyar a los deportistas, el argumento de las autoridades deportivas en el estado se sustenta en una medida preventiva, para no exponer a los atletas, pero curiosamente durante todo el año se les exigió entrenamientos extraordinarios, se incentivaron disciplinas que les permitiera estar en condición de competir en estos juegos nacionales y en otros. Se sabía desde el principio el reto que implicaba tanto la preparación física de los jóvenes como la logística de las competencias mismas, pero con ciertas exigencias sabían que era posible llevarlas a cabo.   

“Ha sido un año muy duro y no existe la certeza de cuándo se podrá regresar con seguridad, mientras, continuaremos con las medidas que nos exija el semáforo epidemiológico, esperando que nuestros atletas y entrenadores puedan retomar el camino hacia las competencias”, informó en un comunicado el director del Instituto Chihuahuense del Deporte y Cultura Física, Juan Pedro Santa Rosa, quién expresa más bien un lavado de manos, un no queremos gastar en los viáticos y apoyos a los deportistas, y háganle como puedan.

Él sabe, y los padres de muchos deportistas lo han hecho saber también a través de redes sociales, que si el Gobierno del Estado no les apoya ellos buscarán, por sus propios medios y con todas las dificultades que implica, ir a dichas competencias. Los familiares de los deportistas reclaman la manera cómoda y mezquina de quitarse el compromiso, cuando desde el año pasado sabían del reto que representaba ir a los juegos nacionales y otros de tipo regional. 

Otros padres de familia y los atletas mismos han señalado que sólo es una medida de la autoridad deportiva para ahorrarse unos cuantos pesos, en realidad es eso. Y es curioso porque hay derroches impresionantes y en ellos no escatiman gastos, como es el caso de los constantes viajes del gobernador Javier Corral en aviones privados, en helicópteros, donde se gastan millones de pesos mensuales. Varios registros periodísticos e informes del Instituto Chihuahuense de Transparencia revelan que en cuatro años el gobernador y su esposa (directora del DIF) acumulan más de mil vuelos privados, todo a cargo del erario estatal.

La cancelación de la participación de los chihuahuenses en los Juegos Nacionales de la Conade 2021 no es fortuita, el año pasado el mismo ICHD suspendió la entrega del Premio Estatal del Deporte que se llevaba a cabo desde 1992, al cual recientemente se había celebrado la inclusión del deporte adaptado, así como grupos especiales, adulto mayor y grupos étnicos. Pero otra vez, con el pretexto de la pandemia prefirieron no gastar, declararon desierta la convocatoria y dejaron colgados a miles de deportistas locales.

La autoridad estatal debe concentrar su atención en los temas verdaderamente importantes, sabemos que el deporte y la juventud son un rubro más de desatención durante todo el quinquenio, que se suma a la lista de fracasos del gobierno de Javier Corral, pero independientemente de ello, deben hacer un esfuerzo por responder a nuestros jóvenes, y que este sencillo pero importante evento de los deportistas no sea una raya más al tigre, por lo menos que una vez concluida la administración les permita mirar a los ojos a los miles de chihuahuenses que confiaron en este deslucido gobierno.