PUBLICIDAD

Opinión

OPINIÓN

Imponen orden en ‘inteligencia’ criminal y delictiva

Hay revolución al interior de algunas áreas de la Fiscalía General del Estado

LA COLUMNA
de El Diario

martes, 07 junio 2022 | 06:00

PUBLICIDAD

-Imponen orden en ‘inteligencia’ criminal y delictiva

-Pagar mil millones o seguir regateándolos

PUBLICIDAD

-Hace todo por evitar audiencia penal

-Sienten pasos en la azotea los Corral-Chavira

Hay revolución al interior de algunas áreas de la Fiscalía General del Estado.

Esas instancias han venido operando desde hace al menos un par de décadas con los mismos actores que se venden lo mismo a gobernantes del PAN, que del PRI, o hasta los que son término medio como Javier Corral Jurado, con disfraz hasta de 4T o naranja cuando es necesario.

Nos aseguran que ha sido colocado por lo menos en calidad de stand by el titular de la Dirección de Análisis de Estructuras Delincuenciales, Froylán Rojero González, quien desde tiempos inmemoriales ha hecho desde esa oficina una mina de oro informativa para intereses de grupos y facciones políticas.

En las mismas condiciones ha sido dejado Gerardo Oyervides, con un buen cargo en la Dirección General del Centro Estatal de Información, Análisis y Estadística Criminal.

Ambas funciones en realidad son de “inteligencia”, pero por obvias razones no son denominadas como tales en la estructura de la Fiscalía.

A lo largo de muchos años, ambos personajes han logrado empoderarse de tal manera que usan más la información para pelear hacia el interior de la institución buscando conservar espacios y enormes privilegios que para ubicar a los llamados “generadores de violencia”.

Nos aseguran que finalmente han sido extirpados porque fueron pillados armando grillas cibernéticas a los nuevos jefes de la Fiscalía General, entre ellos al director de la Agencia Estatal de investigaciones, Arturo Zuany (AEI); y al jefe Jurídico, Daniel Terrazas. Sobre todo el primero no es nada maneado y sabe de ofensiva y defensiva, más de lo segundo.

En el mismo equipo de los dos removidos permanecen todavía en funciones menores, Luis Molina, jefe de Analistas; y Patricia Venzor, jefa Administrativa, quien enfrentó una investigación por acoso laboral y aparentemente llegó a un acuerdo con la víctima y conservó la chamba. Oyervides fue involucrado en el mismo tema.

Extremo cuidado deberá tener el Fiscal General, Roberto Fierro, para ocupar de nuevo esos espacios. Son muchísimos los grupos de interés que los pretenden por razones más que obvias, sean políticos o sean delictivos, o sean un explosivo coctel de ambos.

Para asuntos de “inteligencia política” en el nuevo régimen puede seguir el Secretario de Seguridad, Gilberto Loya, pero para efectos de seguridad, para efectos de las investigaciones requeridas por la AEI, sin duda debe operar una área eminentemente técnica sin más interés que la representación social por disminuir los índices de inseguridad.

***

Ayer anduvo despidiéndose en Palacio de Gobierno el ahora magistrado en retiro del Tribunal Superior de Justicia (TSJ), Gabriel Ruiz Gámez.

Durante buen rato, el suficiente para obtener al menos una foto de él que compartimos en digital, estuvo Ruiz haciendo antesala en la oficina del cero-dos, el Secretario General de Gobierno, César Jáuregui Moreno.

El ahora exmagistrado de la primera sala de lo Familiar agarró fama al finalizar la administración del corralato e iniciar el período de Maru Campos. Fue puesto a prueba como integrante también del Consejo de la Judicatura. Jaló con los recién llegados, pero no alcanzó la confianza para mantenerlo en el cargo y prefirió la jubilación.

Su despedida ante el pleno del Tribunal sonó a queja, pero hasta ahí la dejó:

“Yo no tengo nada que reclamarle al Tribunal, sí a algunas personas, desde luego, y la historia se encargará de ponernos frente a frente, pero mi gratitud al TSJ, a mis compañeros y compañeros magistrados y magistradas, a mi compañera consejera, a mis compañeros consejeros”.

Su despedida en Palacio seguramente no fue estrictamente personal ni gratuita. Deja intereses familiares en el Tribunal cuya permanencia futura debió garantizar a través del cero-dos.

***

Tras el acuerdo para finiquitar el litigio por la construcción de la Ciudad Judicial, en la Secretaría de Hacienda analizan otros 15 casos de adeudos fuertes con proveedores estatales que dejaron pendientes las administraciones de César Duarte y Javier Corral.

En el caso del todavía nuevo edificio del Poder Judicial del Estado que se ubica en la capital, la negociación con los acreedores que habían puesto al gobierno estatal contra las cuerdas fue suficiente para lograr un ahorro de 150 millones en el adeudo.

Así, a cinco grupos constructores que reclamaban sus pagos se les habrán de liquidar 513 millones de pesos de un total que, con intereses y penalizaciones, sumaba 663 millones de pesos. Todavía no fluye el recurso, pero la palabra está empeñada.

Eso le dio algo de oxígeno al secretario de Hacienda, José de Jesús Granillo, para cumplir con los quejosos, pero no fue el suficiente porque todavía pesan contra el estado los otros litigios de quienes prestaron servicios o proveyeron bienes por unos mil millones de pesos.

Todos son adeudos de los gobiernos del hoy extraditado Duarte Jáquez y del escondido Corral Jurado, que en algún momento, en casi todos los casos, deberán cubrirse, con mayores perjuicios a las finanzas estatales entre más pase el tiempo.

Los reclamos que ya están en instancias judiciales van desde pequeños contratos no cumplidos por algunos servicios, hasta obras medianas por toda la entidad que se pagaron a medias o de plano no fueron saldadas.

Por eso la sumatoria es tan alta, porque son varios casos y porque entre más meses pasan, más costos se suman a los reclamos que prácticamente todos pueden ganar en tribunales.

Debido a esto, Granillo Vázquez está en el dilema de pagar esos mil millones quién sabe de dónde o seguir dándoles batalla a los quejosos para retrasar otros años la inevitable liquidación.

En Hacienda quieren apostar al acuerdo para quitarse de problemas y actuar de forma responsable, pero la realidad del presupuesto estatal parece no dar para tanto.

***

Debe andar desesperado el exsecretario de Administración del Congreso del Estado, Jorge Luis Issa, pues lleva cuando menos tres intentos fallidos por retrasar la audiencia en la que la Fiscalía Anticorrupción pretende formularle una imputación de desvío de recursos.

Issa González debatió infructuosamente el llamado que hizo la instancia ministerial, con el argumento de que la petición de audiencia había sido firmada por la exfiscal de Combate a la Corrupción, Gema Guadalupe Chávez, ya cuando había renunciado al cargo.

Con ese argumento desechado por la justicia estatal buscó impedir que fuera válido el llamado a la audiencia de formulación de imputación, que hasta ayer estaba firme para el 15 de junio, en poco más de una semana.

La defensa del médico deliciense -empoderado por Javier Corral para llevar las riendas del Legislativo junto al que fuera coordinador de la bancada panista, Fernando Álvarez Monge- ahora pretende la vía del amparo para evitar la diligencia judicial.

La razón detrás de la insistencia para ni siquiera acudir a audiencia es que todavía no hay acuerdo político firme con los que ahora mandan en el PAN y tienen el control del Poder Judicial.

No quiere ir, pues, con la incertidumbre de no conocer cuál resolución podría dictarse, en un caso en el que todos los vientos le soplan en contra. Pero por ahora parece que no tendrá certezas hasta que acuda voluntariamente ante el juez para ver de qué lo acusan, aunque bien sabe cuál es el fondo del asunto.

***

Si en realidad la señora doña Cinthia Chavira y su don nadie marido, Javier Corral, tuvieran las manos limpias y la conciencia tan blanca como la de un bebé no tendrían porqué enojarse cada que vez que sus nombres provocan ruido. Obviamente es enojo de nervios.

Un portal, La Opción, publicó ayer un video con un encabezado; eso sí, con alguna dosis de veneno no fatal: “abandonan Corral y esposa el estado”.

El exgobernador y la que fue presidenta del DIF estatal se aprestaban a abandonar el aeropuerto de la ciudad de Chihuahua para lo que podemos presumir se trata de un viaje de placer pues eran acompañados por la ahora hermana incómoda de Corral, Leticia Corral. Ahí se logra apreciar en el video, adelante de ambos.

“Que alguien les explique (a los que se creen periodistas) que todos tenemos derecho de libre tránsito en nuestro país sin que eso signifique que se huya de nada”, escribió en Face Chavira, incumpliendo aquella promesa de no andar más en boca de las redes sociales.

Es obvio que sienten pasos de Maru en la azotea. Así lo interpretaron incluso quienes escribieron comentarios: (Les faltó) “una camiseta que diga... CUALQUIER COSA ESTAMOS EN LAS ISLAS CAIMÁN”.

El bruto de Ramón Galindo, despistado como otros corralistas, cómicamente adjudicó la publicación del video a El Diario porque la señora Cinthia no tuvo la seriedad siquiera de manejar el nombre del portal autor del video.

Así empezaron y así sigue el dúo Corral y Chavira de Corral, como se coloca los apellidos la exprimera dama.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search