Opinión

Impactos adicionales al SM en costos de operación

La resolución del nuevo salario mínimo fue tomada por decisión dividida, como en el boxeo

Armando Sepúlveda Sáenz
Analista

sábado, 26 diciembre 2020 | 06:00

La resolución del nuevo salario mínimo fue tomada por decisión dividida, como en el boxeo. De los tres sectores concurrentes a la votación, uno se manifestó en contra, el empresarial, por primera ocasión en la historia; y la razón que aducían, es que ponía en riesgo la supervivencia de las micro y pequeñas empresas, o ajuste en las plantillas laborales. 

En general las empresas industriales y de servicios, que están incorporadas al IMSS y pagan impuestos, están obligadas a respetar los salarios mínimos, y efectivamente las rigideces que presentan las empresas de estas escalas para compensar los impactos en costos de operación y producción, y dependiendo del bien o servicio, trasladar al consumidor toda o parte del impacto en costos, los pone en la necesidad de ajustar contra el margen de utilidad –si es que existe--. Las empresas medianas pueden sacrificar, por ejemplo, publicidad o alguna prestación al personal de confianza, renta de vehículos y gasolina; salidas que no tienen los estratos que comentamos.

Las pequeñas empresas ocupan de 11 a 30 trabajadores y las microempresas 10 y menos. Sin embargo, son la base predominante de la ocupación. Su peso deriva de su número: son millones de establecimientos.

En las condiciones que presentan estos grupos, el argumento de los representantes de los empresarios ante al Conasami, cobra cierta validez.

Sin embargo, desde la perspectiva de los costos de operación o de fabricación, la argumentación de los empresarios está incompleta, y oculta las repercusiones reales que les significan a los pequeñas y microempresas. Los representantes dejan la impresión ante el público que el impacto en costos en las empresas formales se reduce sin más al importe del salario mínimo oficial y su complemento, el MIR (Monto Independiente de Recuperación), que es un monto fijo en pesos.

Si se hurga en la contabilidad de las empresas de este rango, en general, ante el caso de un empleo nuevo con salario mínimo, el impacto en costos es del orden de 26.5 por ciento adicional. Esta proporción se integra con los siguientes conceptos: Aguinaldo, vacaciones pagadas, prima vacacional (primer año), IMSS, Seguro de retiro, Infonavit e Impuesto sobre nómina. Excepcionalmente y dependiendo del tipo de servicio o producto se llega a tener otras prestaciones, que son más o menos estándar en las medianas y grandes empresas. Éstas, también se ven impactadas por una diversidad de Reservas financieras que, entre otras, sirven para solventar el costo de despidos. Al no contar con estas, en las micro y pequeñas empresas, el impacto de las indemnizaciones por despido afectan directamente los costos.

La situación de paro por medidas de política sanitaria y recesión agudizada, han puesto a muchas de estas empresas en el límite de la existencia y le consta al que escribe. Dependiendo del giro del negocio algunos establecimientos podrán pasar a la informalidad, otras simplemente desaparecerán desocupando a sus empleados con o sin indemnización. O bien, si tienen margen desocuparán unos con menor preparación, con otros mejor preparados y entrarán a procesos intensivos en capital (automatización y digitalización de canales de comercialización, programación en computadora de operaciones contables, entre otros). Dada la heterogeneidad en la composición de los factores productivos y el desconocimiento de ésta, los pronósticos sobre la ocupación en el sector formal, no es posible medir la deserción de empresas, por baja o cambio al sector informal, el tipo de capital humano nuevo o en sustitución de los menos productivos, etcétera. El efecto agregado será medible a través de los tabulados de indicadores estratégicos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del segundo trimestre o en los comunicados y estadísticas de trabajadores asegurados del IMSS. 

Para las micro y pequeñas empresas que en el segundo semestre del año 2020 han estado a punto del colapso, el nuevo salario mínimo y sus costos asociados, no son una buena noticia, y para sus actuales trabajadores tampoco, pues pende sobre ellos la amenaza del desempleo.

Te Puede Interesar