Opinión

OPINIÓN

Hora de cortar a hospital por paramédica en coma

El calvario que ahora sufre la paramédica Karla Jaqueline Herrera en el hospital privado Poliplaza es desafortunadamente solo uno de las centenas de casos que afectan a empleados de la Presidencia Municipal

LA COLUMNA
de El Diario

sábado, 04 diciembre 2021 | 06:00

-Hora de cortar a hospital por paramédica en coma

-El software inservible de 35 millones

-Consideran insulto letrero de bienvenida

-Fraude del foro moreno y de Vitas

El calvario que ahora sufre la paramédica Karla Jaqueline Herrera en el hospital privado Poliplaza es desafortunadamente solo uno de las centenas de casos que afectan a empleados de la Presidencia Municipal.

Es mucho, muchísimo, el dinero que los juarenses pagan a través de la Alcaldía para que Poliplaza brinde un servicio de calidad a los empleados municipales y es todo lo contrario. Los pagos mensuales van de 15 a 18 millones de pesos.

Karla Jaqueline fue ingresada el lunes al nosocomio tras sufrir una intoxicación aparentemente con medicamento. Empezó a ser “tratada” ocho horas después de ingresar solo con paracetamol y omeprazol, según la correspondiente denuncia de su familia. Ahora permanece en estado de coma.

Es otro tema harto delicado para la administración municipal que encabeza Cruz Pérez Cuéllar, bastante similar en quejas a la empresa recolectora de basura PASA y sus pagos superiores a los 22 millones de pesos por mes.

El alcalde y su equipo seguro ya indagan el caso de Karla Jaqueline y deberán poner orden general a Poliplaza, cuyos directivos solo saben guardar silencio frente a las críticas, señalamientos y hasta denuncias por negligencias que han provocado ya varias muertes.

Si bien es un hospital privado, su principal cliente es el Municipio y el Municipio paga por el servicio a sus empleados con recursos públicos. Entonces está también obligado a ofrecer explicaciones de la misma índole a la comunidad juarense.

Durante la administración de Armando Cabada hubo serias amenazas de retirar a Poliplaza como prestador del servicio médico al Municipio justo por las severas deficiencias. Quedó en advertencia.

Hoy quizá Cruz deba tomar esa determinación ante la persistencia de severas irregularidades; cerca de 200 quejas en solo tres meses.

***

Ahora que el auditor Superior del Estado, Héctor Acosta Félix, reveló la denuncia administrativa por un inservible software de 35 millones de pesos comprado por la Secretaría de Hacieda, salió a relucir el nombre de la exsecretaria de la Función Pública, Mónica Vargas Ruiz.

Debido a que la irregularidad viene de los años 2017 y 2018, le correspondió a otra titular de la SFP, Rocío Stefany Olmos, comenzar a investigar y proceder contra la dependencia que durante cinco años encabezó Arturo Fuentes Vélez.

Olmos llevaba cierto avance e incluso había dispuesto la suspensión de funcionarios de Hacienda mientras realizaba las pesquisas del software que resultó un fiasco, pero a la llegada de Vargas la investigación estatal se diluyó.

Así fue que se protegió de procedimientos a Fuentes Vélez y sus funcionarios; de inicio, porque todavía al final de la pasada legislatura, el Congreso instruyó a la ASE que procediera por la vía administrativa, cuando el monto de la irregularidad y el modo de operar ameritaban la vía penal.

El jefe tanto de Olmos, quien renunció llorando en marzo de 2019 al gabinete estatal, era el mismo que el jefe de Vargas, el entonces gobernador Javier Corral.

Si no fue Corral el beneficiario directo de la transa con el software, entonces fue alguien muy cercano a él con tal influencia para presionar a una titular de la SFP. Cualquiera de las dos cosas puede ser real.

***

Ayer se fue por jubilación uno de los malabaristas de la nómina pública expertos en hacer poco o nada para la función por la que cobran pero logran pasar de administración en administración gracias a su ductilidad para embonar de jefe en jefe sin reparar nada en los engorrosos asuntos de la dignidad ni el decoro.

Humberto Jáuregui fue hasta ayer el director de Vinculación de la Coordinación de Comunicación Social del Gobierno estatal. Esa era su jerarquía en la estructura gubernamental actual, pero antes fue director general de la misma oficina y titular en otros cargos en administraciones de Javier Corral, de César Duarte, de Reyes Baeza y hasta de Patricio Martínez. 23 años a razón de unos 60 mil pesos mensuales más la incuantificable cantidad de prestaciones.

Era su función la de Vinculación, pero de puro membrete. No vinculaba nada si de lazo con los medios de comunicación o hacia la misma sociedad se trataba. Fue igual que muchísimos de los llamados “enlaces de comunicación” que cada secretaría del Gobierno del Estado tiene por todas partes sin fiscalización ni rienda de nadie.

En el caso de “Beto” su especialidad fue la guerra sucia de los jefes en turno. Bueno para el chisme, el secreto y el ataque a opositores desde la comodidad del presupuesto público.

Con Javier Corral siguió en las mismas bajo la variante de que sus objetivos fueron los periodistas y medios informativos a los que por igual atacó su patrón con tan mala fortuna que su imagen quedó al final del régimen reducida a cenizas.

Dinero tirado a la basura en el sueldo de “Beto”; Corral concluyó como el peor gobernador entre los 32 mandatarios del país.

***

“Bienvenido a Heroica Ciudad Juárez”, reza un letrero en mayúsculas espantosas en una de las intersecciones del libramiento Juan Pablo II, como si la frase bastara para ocultar la mala planeación y la deficiencia en las obras públicas recientes.

Pero no es la queja por los malos proyectos peor ejecutados en Juárez, sino el letrero de bienvenida lo que llevó a comisarios ejidales y pobladores de San Isidro, El Sauzal, San Agustín, Tres Jacales, El Millón y otros, a protestar ante autoridades municipales.

Hace unos días fueron a exponer a diferentes dependencias de la administración municipal que durante años les han hecho creer y los han tratado como pobladores de segunda, como si no fueran parte de Ciudad Juárez.

Al ser tratados de esa forma, no recibían ni el mínimo de los diferentes servicios públicos municipales básicos por parte de anteriores administraciones.

La mejor muestra de discriminación -según los quejosos- es ese letrero de bienvenida dentro de la misma mancha urbana, como si ahí comenzara la ciudad y quedara fuera del fundo legal toda la extensión suroriente.

Si bien antes las tierras ejidales eran usadas para otras actividades, ahora son parte del desarrollo urbano de la frontera. Han sobrevivido los ejidos por cuestiones jurídico-territoriales, pero eso no puede excluirlos de los planes de crecimiento de la urbe.

Con actividad industrial, comercial y amplias zonas habitacionales, el sector cuenta con casi medio millón de habitantes a los que, consideran, se les falta al respeto con la bienvenida oficial que los segrega de la ciudad.

Con su reclamo, esperan que el alcalde Cruz Pérez Cuéllar, sus funcionarios en la Coordinación Zaragoza que encabeza Andrés Domínguez y sobre todo las áreas de Desarrollo Urbano, Servicios Públicos, Seguridad Pública y otras involucradas, volteen a ver a todo el sector.

No habría mejor señal de que son escuchados si el letrero de bienvenida se tira a la basura o se coloca en un punto más adecuado de la ciudad, en alguna de las verdaderas entradas, para que no sirva de separador entre ciudadanos de primera y los de segunda.

***

El fraude que resultó el foro de políticas públicas para Juárez, organizado por un ala acomodaticia del morenismo encabezada por el expriista Fernando Villarreal, puso en la mira a la financiera Vitas Financial, una empresa casi igual que la quebrada Aras Business Group.

Se recordará que el foro de la semana antepasada primero fue criticado por tener como ponente a Jovanny Arturo, director de Vitas, mezclado con un cartel de conferencistas de alto nivel como el canciller Marcelo Ebrard; el director del IMSS, Zoé Robledo; y el director de Aduanas, Horacio Duarte.

Al final, el mentado encuentro fue un vil fraude del que todavía se habla en las redes sociales morenistas (imagen en versión digital, tomada de un video que circula en Youtube), pues ningún ponente importante hizo acto de presencia.

El escenario se limitó al llamado “rey de los chairos”, Antonio Attolini, y al de la cuestionada financiera, que ahora es de las que tiene en la mira la Comisión Nacional Bancaria y de Valores tras los escándalos de las “Sapis” (sociedades anónimas promotoras de inversión).

Lo más interesante de todo lo que dicen los morenos es que hay una vinculación vergonzante entre los organizadores de ambos fraudes, el de Vitas y el del foro con el que se trató de embaucar a los juarenses.

close
search