Opinión
OPINIÓN

Hay ‘piratas’ porque los policías quieren

Es evidente la mafia que protege a ese tipo de unidades. No se trata de un caso excepcional. Son recurrentes los percances

LA COLUMNA
de El Diario

martes, 10 diciembre 2019 | 06:00

• Hay ‘piratas’  porque los policías quieren

• Otro encuestazo mantiene en su lugar a Corral

• Hay pelea por presupuesto para Fiscalía 

• Exclusión de panistas juarenses en video

Llegó al estado de Chihuahua el 6 de agosto pasado con el nombramiento de coordinador operativo de la Policía Federal; ahora es comisario de la Dirección General de Seguridad en Carreteras de la Guardia Nacional. Prácticamente es la misma cosa pero con nombre distinto. Ideas del presidente Andrés Manuel López Obrador y sus asesores en materia de seguridad.

Teófilo José Francisco Gutiérrez es, pues, ese nuevo jefe federal desde el pasado agosto. Es muy dado a enviar algunos boletines sobre “servicios” que hacen sus agentes a conductores en problemas en las carreteras.

Cuando hacía mucho calor Teófilo enviaba paisajistas imágenes y comunicados de sus patrullas y de sus agentes ubicados en alguna lateral de la carretera “vigilando para ayudar”. Hace lo mismo ahora en temporada de frío.

Pero el jefe federal y sus agentes han cerrado los ojos por obvio interés lucrativo a la gran cantidad de carros y camionetas ilegales que se internan de norte a sur por las carreteras chihuahuenses... y peor aún, de los camiones también ilegales que trasladan pasajeros en las dos vías, de norte a sur y de sur a norte del propio estado.

Ha sido uno de esos camiones el protagonista del accidente ocurrido el jueves pasado en la región de Delicias con saldo de 14 personas muertas y más de 40 heridas. “Pirata”, innegablemente la unidad. A todas luces irregular.

Es evidente la mafia que protege a ese tipo de unidades. No se trata de un caso excepcional. Son recurrentes los percances. 

Significa entonces que son muchos los camiones que transitan en condiciones de ilegalidad y que gozan sin duda no sólo de la protección de Teófilo y compañía como principal autoridad que debiera evitar su circulación, sino también de policías estatales (división carreteras) y de agentes de Tránsito cuando las unidades se internan en las zonas urbanas, donde además tienen sus “oficinas de boletaje”.

Ese camión del accidente salió de Ciudad Juárez y se hizo pedazos en Delicias. Ningún celoso guardián del orden detectó que no llevaba seguro de daños, que el chofer iba drogado, que iba a exceso de velocidad y sepa Dios cuántas anomalías más...

Había todo para detectar la irregularidad y evitar no únicamente la tremenda fatalidad de 14 personas, sino la otra tragedia de caer en distintos hospitales sin el respaldo de seguro alguno.

La omisión policiaca es simplemente criminal por la mera complicidad con los dueños de los camiones ilegales.

***

Javier Corral se ha ganado a pulso la repulsa y el desprecio de los chihuahuenses porque justo mientras sus gobernados sufren momentos de trance doloroso como ese accidente de camión con más de una docena de víctimas fatales y muchos heridos, él no modifica su agenda personal insustancial y muchas veces frívola.

El gobernador del estado como primera autoridad de los chihuahuenses debió condolerse y apersonarse con las víctimas del camionazo ‘pirata’. Nada de ello, igual que en ocasiones similares, prefirió lo secundario.

Mantuvo su agenda para ayer en la Ciudad de México con un “foro federalista” sin más propósitos que político-electorales.

El reproche de los chihuahuenses se refleja no específicamente en ese evento pero sí en el historial de los tres años idénticos. Mitofsky presenta a Corral como el 30 de los que tienen peor “situación personal”.

En los resultados de la encuesta levantada en noviembre, el régimen de Corral aparece en el número 30 de las 32 entidades federativas en materia de percepción económica, en el número 31 de seguridad y en el 24 de aceptación general o aprobación: 26.5 por ciento; ni siquiera el 30.

Ahí está condensada gran parte de la imagen del mandatario como gobernador: no se aparece en los funerales de los policías estatales que son asesinados, incrementa e incrementa la deuda pública; dejó solos a los LeBaron contra el crimen organizado igual como ha dejado a todos los chihuahuenses, etc., etc.

Por lo demás, eventos como ése de la Ciudad de México son tan intrascendentes que significan una auténtica pérdida de tiempo.

Hubo tan escasa convocatoria que no alcanzó a llenar el reducido Claustro del Monte de Piedad y al final del día se hizo perdedizo uno de los principales académicos que daría legitimidad al acto; Mauricio Merino no acudió.

Así se explica la baja aceptación que tiene entre la opinión de sus gobernados. Mantiene lo importante a un lado para atender lo nimio.

***

En la Comisión de Programación, Presupuesto y Hacienda Pública, encabezada por el panista Jesús Valenciano, estará la atención en estos días en los que debe discutirse y aprobarse el Paquete Económico 2020 del Estado.

De todos lados hay jaloneo por pequeños montos y asignaciones, pero el rubro de la seguridad es el que muestra un mayor incremento propuesto entre el año actual y el siguiente. 

Por eso es el punto de la polémica incluso entre los diputados del albiazul, que se supone deben defender el proyecto enviado del Palacio de Gobierno, con un fuerte aumento del 13 por ciento a la FGE y su área preventiva, la Comisión Estatal de Seguridad.

Esto es considerado injustificado, increíble, innecesario, impensable por quienes han profundizado en el análisis del gasto para que el fiscal César Augusto Peniche –citado ayer a comparecer ante la comisión– y el comisionado Óscar Alberto Aparicio, sigan cómodamente operando.

El incremento proyectado, de cuatro mil 794 a 5 mil 518 millones de pesos entre 2019 y el año que viene, es nada si se compara con el más de 200 por ciento de aumento que ha tenido el renglón de la seguridad en la última década.

Han sido miles de millones de pesos tirados a la basura, echados al barril sin fondo de la Fiscalía del Estado, como para echarlo todo otra vez sin cuestionar. 

Son recursos que se han ido a financiar indirectamente al crimen organizado, pues equipamiento, agentes pagados, armamento, termina por ponerse al servicio de grupos delincuenciales.

***

Un video navideño puesto a circular por la presidenta estatal del PAN, Rocío Reza Gallegos, rápidamente se convirtió en el mejor ejemplo de la exclusión panista.

Fuera de las consideraciones históricas –porque hace referencia a que sólo unos cuantos y desconocidos panistas son los que construyen la historia albiazul– el material se ha vuelto vivo ejemplo de lo excluyente que se ha vuelto la dirigencia.

Eso sin tomar en cuenta la frivolidad del regalo navideño que aparece en el video: un libro en blanco en el que los privilegiados plasman alguna palabra y con eso, se supone, hacen la historia del PAN, olvidándose los 80 años previos.

Los panistas cuentan que para hacer el video se citó a muchos liderazgos de todo el estado, pero sólo unos cuantos pudieron (o quisieron) asistir en la fecha y hora indicada. 

A Reza poco le importó, lo hizo con los fieles que tenía a la mano como el coordinador de la bancada local, Fernando Álvarez Monje: algunos de los legisladores sometidos al nuevo amanecer, uno que otro alcalde desconocido. Con algo de mala leche puso a cuadro a la mejor pieza albiazul para el 2021, la alcaldesa Maru Campos, pero sin destacarla en medio del corto.

Panistas juarenses ni uno, como si en la frontera no hubiera militantes destacados, como si no concentrara el 40 por ciento del padrón electoral del estado. 

La representatividad fue de lo menos en tan banal ejercicio, que no vio más allá de las fronteras de la capital, Cuauhtémoc, Delicias y Ojinaga, con tan anónimos personajes que cargan sus puntos negativos tanto dentro como fuera del PAN.

El trivial mensaje navideño pasó a segundo plano con tan evidente señal de falta de fortaleza partidista.