Opinión

¿Hacia dónde se dirigen las políticas públicas en cuestión de movilidad?

Resulta que el tema de la movilidad es un tema que ha tomado auge no sólo para los juarenses por el momento actual que estamos atravesando, sino para todo el país

Elvira Maycotte
Escritora

miércoles, 29 julio 2020 | 06:00

Resulta que el tema de la movilidad es un tema que ha tomado auge no sólo para los juarenses por el momento actual que estamos atravesando, sino para todo el país.

Desde siempre se ha reconocido el rol que la movilidad tiene en el funcionamiento de las ciudades, mas fue hace casi dos décadas, a partir del crecimiento desproporcionado de las ciudades, que se ha convertido en un tema focal. De hecho, el índice de Movilidad Urbana, IMU, que calcula el Instituto Mexicano para la Competitividad, IMCO, es uno de los factores elementales que permite analizar y comparar las condiciones urbanas para alcanzar mayor nivel de competitividad. De acuerdo al IMCO, la movilidad en una ciudad competitiva debe reducir las horas que las personas destinan al realizar sus traslados y los impactos sobre la salud y el medio ambiente; de esta manera establece la estrecha relación entre desarrollo urbano y transporte público, calidad del aire y desarrollo económico, que a mi juicio se queda corta ya que no incluye el aspecto social; ciertamente no podía esperarse algo diferente pues pareciera que para este tipo de organismos lo económico y social tienen pocas posibilidades de reconciliarse. En 2019 se calculó el IMU para las ciudades mexicanas y, lamentablemente, Juárez no figura entre las 20 principales, sin embargo ciudades como Saltillo, León, Chihuahua, Veracruz, Tijuana, Tampico y Villahermosa, que pudieran compararse con nosotros, acompañan al Valle de México y a las típicas Guadalajara, Monterrey, Toluca y otras más en el “cuadro de honor”.  

En cuanto a políticas públicas se han definido directrices muy específicas en torno al tema de la movilidad, por lo pronto, sólo mencionaré dos de ellas. Este año desde la Sedatu se busca apoyar a los municipios a actualizar los Planes Municipales de Desarrollo Urbano colocando en el rol protagónico a las personas. En ese sentido, en el apartado “Hacia un desarrollo territorial y urbano justo” expresa que se privilegiará una distribución más equitativa de la infraestructura y el equipamiento y, subraya, que lo hará especialmente en términos de la movilidad, servicios, espacios públicos, vivienda y empleos, priorizando las zonas en condiciones más desfavorecidas. Agrega que se pretende equilibrar el actual modelo de movilidad para alcanzar un reparto modal más equitativo en el cual se fomenten: los desplazamientos no motorizados, el transporte público, y los viajes de conexión de media y larga distancia, a fin de reducir el uso del transporte privado.

También señala que favorecerá el mejoramiento de las infraestructuras, principalmente las de movilidad; en este sentido se debe enfatizar que en el marco de la planeación urbana, el gobierno federal establece la estrecha relación entre el tema de la movilidad de las personas con las viviendas abandonadas, un tema este último en el que indiscutiblemente destaca Juárez. Por tanto, no cabe duda: en congruencia, si la Federación habrá de apoyar obras en Juárez, serán aquellas que atiendan la movilidad porque además reconoce que las decisiones en torno a ello tendrán incidencia en la salud, la seguridad en las calles y en la transformación, o continuidad en su caso, de la profunda inequidad social que existe en el país e, incuestionablemente, también en nuestra ciudad.

Otra política pública es el Plan de Movilidad para la nueva Normalidad, o Movilidad 4S para México, que se ostenta como saludable, segura, sustentable y solidaria. Reitera la necesidad de un transporte público que facilite su uso a personas discapacitadas, mayores, mujeres y niños. Particularmente en el tema de solidaridad, y esto quizá no les guste a algunos automovilistas y grupos que privilegian el uso del vehículo particular sobre la consideración de los usuarios del transporte público y el impacto al medio ambiente, el primer rubro al que hace referencia a favor es el de los carriles exclusivos y priorización semafórica para el transporte público, incentivos para uso de bicicleta y ampliación de espacios de servicio sobre tráfico vehicular.

El gobierno está actuando en cumplimiento de compromisos internacionales asumidos en torno a los Objetivos de Desarrollo Sustentable de la ONU y el Acuerdo de París; por ahí viene también otro tema que podría molestar a los amantes de las calles: su diseño que da prioridad al espacio público, a los peatones y a los ciclistas.